Robaron en la Capilla de Lourdes

Se llevaron dos ventiladores de pie, dos banderas de ceremonia, una biblia y el sagrario

El robo sucedió entre la noche del viernes y la madrugada del sábado

Ladrones ingresaron a la Capilla Nuestra Señora de Lourdes en Saladillo y se llevaron varios elementos.

Lo hicieron tras barretear una ventana de madera lateral del edificio ubicado en Pereyra entre Bozán y Alisal.

Robaron dos ventiladores de pie, dos banderas de ceremonia –la argentina y la papal– donadas en su momento por don Alejandro Salomón y su hijo, una biblia y también el sagrario, una pieza artesanal de madera que tiene mucho valor afectivo para la comunidad católica del lugar. La obra simboliza las manos de Dios sosteniendo el mundo.

Pensando que se trataba de una alcancía o algo por el estilo, los delincuentes lo abrieron por la fuerza. Como no encontraron dinero, lo arrojaron en el parque.

Dolido por lo sucedido, Pantaleón Ruiz muestra el sagrario que los ladrones abrieron y luego arrojaron en el parque

“Es una pena tan grande lo que pasó. Siento una angustia tremenda”, manifestó Héctor Pantaleón Ruiz, constructor de la capilla que en 2020 cumplió diez años de su inauguración.

Es probable que el hecho haya sucedido en horas de la madrugada de este sábado, porque el viernes a la noche Ruiz pasó por la capilla para apagar las luces y cerrar. En ese momento, estaba todo normal.

Esta mañana, se acercó temprano para abrir las puertas y se encontró con la desagradable sorpresa. “Me temblaban las piernas cuando vi cómo dejaron todo. ¡Qué impotencia!”, manifestó Ruiz, y recordó que no es la primera vez que roban en la capilla.

Veces anteriores, los ladrones se llevaron un rosario que había sido donado por una monja correntina y luces exteriores y de la gruta.

La capilla del barrio del hospital, como se la conoce, permanece abierta todos los días y es utilizada por muchos vecinos y familias para orar. Antes de la pandemia, se realizaban misas y también otro tipo de ceremonias, como bautismos y casamientos.

Dolido por el robo, Ruiz se puso en contacto con la policía para radicar la denuncia. “Dios quiera que esta sea la última vez, porque todo lo que hay en esta capilla fue gracias a la comunidad. Todo esto me hace sufrir mucho”, expresó entre lágrimas.