“Proyecto LUPA” hablará sobre las mujeres en cuarentena

El colectivo independiente “Proyecto LUPA” de Saladillo estrenará una experiencia teatral a través de streaming por medio de la plataforma del Teatro LAM, este domingo a las 20:00, con la realización de un unipersonal que abordará las problemáticas y situaciones de muchas mujeres en el transcurso de la cuarentena. Las entradas se reservan por [email protected]

La propuesta, que se enmarca junto a una serie de cortos caseros que el grupo llevó adelante a través de las redes sociales, se basa en la presentación de una obra unipersonal pensada para teatro y adaptada para streaming, con intención además de generar una reflexión sobre el contexto social en el cual son sometidas algunas mujeres en cuarentena. Según contó el colectivo, “la pieza se apoya en un lenguaje físico, entendiendo al cuerpo como el territorio dónde se alojan las emociones. El unipersonal atraviesa distintas etapas emocionales, haciéndolas carne y palabra en el cuerpo de la actriz”.

En esta versión del streaming, detallaron sus realizadores, adaptaron el material no solo a la tecnología, sino también a una habitación donde el espacio es reducido. “Buscamos aprovechar el error para exaltar las emociones, la cámara que se pixela, una pared con humedad, los ruidos que no son tan claros, la respiración de la artista, entre otros aspectos. Intentamos ir y venir entre el vaivén que propone la tecnología, y el teatro como el arte del presente”, insistieron.

El proyecto teatral por streaming cuenta con el apoyo de la Cooperativa Eléctrica a través de su firma CESTEL, quienes resaltaron que esta iniciativa es otra manera de brindar posibilidades y crear fuentes de trabajo para los actores. El aporte desde CESTEL se complementa con otras acciones junto a la comunidad artística local.

“Proyecto Lupa” está conformado por Rocío González y Pablito Censi, quienes contaron que desde el comienzo del confinamiento impulsan creaciones destinadas a abordar la temática particular de qué pasa con la situación de algunas mujeres en esta cuarentena.

“Nos encontramos con el deseo y la responsabilidad de visibilizar y denunciar parte de las problemáticas de un sistema que no resiste ningún tipo de cuestionamiento hacia adentro. Queremos desnaturalizar y sacar del centro los privilegios sociales y ponerlos en la mira, con el afán de gatillar. Demostrar que el silencio es aceptación, que ver y callar es avalar, que mirar hacia el costado es someter y que el lenguaje también forma parte de esa construcción cultural y colectiva de identidades”, dijeron.