Cáritas Parroquial celebró su colecta del Día del Amor

Como cada año por el Jueves Santo, Cáritas Parroquial de Saladillo organizó su tradicional colecta por el Día del Amor con una importante movilización de voluntarios pero también con estrictas medidas por la pandemia del Covid-19.

Desde las 9 de la mañana aproximadamente adultos, jóvenes y familias recorrieron las calles de la ciudad, visitando casa por casa y recibiendo las donaciones que la gente hace en esta jornada de solidaridad. Cerca del mediodía el operativo terminaba con la recepción de los donativos en la sede de Cáritas, en la esquina de Cabral y Toledo.

Estela Lázaro, coordinadora de Cáritas Parroquial, indicó que este año quisieron salir y realizar esta colecta en la cual se implementaron los protocolos de cuidado como el distanciamiento y el uso de alcohol en gel en todos los participantes. Como en todos los años, la jornada fue descentralizada por medio de las capillas y organizaciones católicas de la ciudad, como los Scouts, quienes se organizaron en grupos para cubrir todo el casco urbano.

“Lo importante es que todos estemos presente como iglesia en los barrios, buscando la ayuda que siempre es necesaria”, afirmó.

En general, detalló Lázaro, se pidió alimentos no perecederos y dinero a los vecinos y recordó que hace tiempo vienen solicitando que los donativos de ropa los hagan directamente en la sede de Cáritas durante el año, o bien en la caja que la parroquia Nuestra Señora de la Asunción dispuso a tal fin.