Buscador de Noticias

Снять квартиру посуточно. Быстро снять посуточно квартиру в казани. Снять однокомнатную квартиру посуточно. Помощь в получении ипотеки. Удобное получение ипотеки в сбербанке. Что нужно для получения ипотеки. Отопление частного дома. Как сделать отопление частный дом схема. Частный дом монтаж отопления. Восстановление жесткого диска. Быстрое восстановление информации с жесткого диска. Восстановление данных жесткого диска программа. Кредит с плохой историей. Быстрые кредиты онлайн с плохой историей. Срочный кредит с плохой историей. В какой сервер играть в WOW. Топ world of warcraft серверы. Wow серверы pandaria. Круглопалочный станок чертежи. Круглопалочный станок купить дешево. Самодельный круглопалочный станок. Кредит на покупку квартиры. На долго взять кредит на квартиру. Кредит на покупку квартиры.

    

Por VICTOR ENRIQUE FIGLIOLI

 

Uno los mira y se siente impresionado por esos gigantes del cielo. Son los aviones de pasajeros reconocidos en todo el mundo, su nombre: Boeing. Tras ellos está una historia iniciada por dos pioneros visionarios hace ya ciento un año y transita ya el camino hacia el segundo centenario.
Esos imaginativos se llamaban: William Edward Boeing ( 1881- 1956) y George Conrad Westervelt, (1879-1956), ambos estadounidenses. El primero fue un empresario maderero que se apasionó por la aeronáutica cuando se convirtió en un piloto amateur y el segundo ingeniero y oficial de la marina de guerra de su país.
Amigos ambos, juntaron sus inquietudes, sus visiones de futuro y su esfuerzo y entre ambos crearon una empresa denominada en su principio "B & W" en 1916. Westervelt se retiró y al año siguiente ya se designó como "Boeing Airplane Company".
Se desarrolló rápidamente conducida por Boeing y en 1934 era ya una empresa muy grande. La Compañía estableció un acuerdo con la Pan American World Airways para desarrollar y construir un hidroplano civil, capaz de transportar pasajeros en rutas transoceánicas. Fue el Boeing 314 "Clipper", realizó su primer vuelo en 1938 y era el mayor avión de su época (90 pasajeros), el primero de sus "gigantes" del aire.
Otro peldaño en su escalera de grandes éxitos de aeronavegación fue durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Boeing construyó una cantidad impresionante de bombarderos, tanto que a comienzos de marzo de 1944, y en cada mes, salían de la fábrica 350 aviones de ese tipo.
En ese período bélico las grandes fábricas de aviones estadounidenses colaboraron estrechamente ente sí. Así, por ejemplo, el bombardero B-17 de Boeing fue ensamblado también por Lockheed y por Douglas, mientras que el B-29 Superfortress fue ensamblado también por Bell y por Martin. Todos estos aviones sirvieron para forjar la historia durante la guerra.
Enfrentó una seria crisis económica cuando el gobierno, terminada la Guerra, canceló todos los pedidos de bombarderos. Inicia una política agresiva tendiente a salvar la situación crítica y para ello fabricó el "Stratocruiser", un avión de pasajeros basado en un avión militar, que no tuvo el éxito esperado, por lo que Boeing tuvo que buscar otras alternativas una de ellas fue mediante la venta de aviones militares diseñados para el transporte de tropas reciclados como aviones de carga y nodriza que permitían a otros aviones repostar en el aire.
En la década del cincuenta la tecnología adquiere personalidad propia en Boeing. De esta forma Boeing desarrolló productos totalmente nuevos e innovadores.
Uno de los primeros fue un misil teledirigido de corto alcance, diseñado para responder a ataques de aviones enemigos. En estos años la Guerra Fría ya era un hecho, y Boeing utilizó sus conocimientos de misiles de corto alcance para desarrollar un misil intercontinental.
En 1955 Boeing produce e introduce el primer avión comercial a reacción de los Estados Unidos. Fue el B707 (cuatrimotor con capacidad para 156 pasajeros y destinado a rutas largas), convirtiéndose en el líder de los fabricantes de aviones de pasajeros a reacción. Desarrollo luego una segunda versión de este avión, el B720, para rutas menos largas, y unos años más tarde apareció el B727, un avión de capacidad similar, con tres motores, para rutas medias y corta que tuvo muy buena e inmediata acogida, tanto que, dejado de fabricar en 1984, todavía están en servicio unos 1.300 B727 en todo el mundo.
En el año 1967 la compañía introdujo un nuevo modelo, el B737, (bimotor para para rutas cortas y medias, para 160/220 pasajeros) que se ha convertido en el avión de pasajeros más vendido en la historia de la aviación civil. Sigue fabricándose y renovándose continuamente con mejoras tecnológicas, incluido uno de negocios para grandes empresas, el Boeing Business Jet. En 1983 Boeing entregó el ejemplar número 1.000 de su famoso B737.
Sufrió dos graves crisis financieras, en distintas épocas, producidas por el gobierno al suspender o cesar proyectos como, entre otros, el programa espacial "Apollo", y el avión de pasajeros supersónico que quedó sin financiamiento.
Corría el año 1970 y su nuevo Boeing 747, el famoso "Jumbo" realiza su primer viaje comercial. Un gigante del aire que fue el primer mayor avión comercial de la historia de la aviación. Ha tenido un éxito extraordinario. El competidor fue el Airbus A380, un avión de dos pisos con capacidad de asientos superior al B747, presentado en el 2005. Después del primer par de cientos no se vendieron más. Una década después no tiene compradores y el B747 con sus distintas variantes en el tiempo, sigue, con su tamaño y eficiencia, rigiendo los aires.
A la competencia de Airbus (Actualmente Francia, Alemania, España, Gran Bretaña y hasta China, unidos para competir contra una sola empresa norteamericana Boeing) Boeing respondió con nuevos aviones: el B757 y el B767, de cabina ancha y dos pasillos, para rutas medias y largas, y con licencia para sobrevolar océanos a pesar de ser un bimotor.
En la industria espacial desarrolló y fabricó la lanzadera espacial, el Space Shuttle, en base a su experiencia en la producción de motores para misiles habiendo contribuido, a la vez, con otros productos espaciales.
Militarmente produce varios aparatos militares, como ejemplo, el helicóptero de combate RAH-66, el famosísimo "Comanche", el sistema de defensa Avenger y una nueva generación de misiles de corto alcance
En 1994 introdujo su avión comercial más reciente, el B777, un avión con capacidad para 390 pasajeros y diseñado para rutas largas, dotado también de sólo dos motores, pero con licencia para sobrevolar océanos. Éste avión incorpora la más nueva tecnología, compitiendo con Airbus, y sigue teniendo una excelente acogida.
Dos años más tarde, en 1996, Boeing se fusionó con Rockwell, un importante fabricante aeroespacial y de defensa estadounidense, también absorbió otra importante compañía aeronáutica, McDonnell Douglas, que quedó integrada en la propia Boeing. De los aviones civiles de McDonnell Douglas, el MD 80 y su variante MD 90, que fue introducido en su día por Douglas como DC-9 y que ha ido manteniendo su popularidad a través de versiones más modernas y amplias, es el único que Boeing sigue fabricando, con la denominación actual B717.
En el mundo quedan actualmente únicamente dos grandes fabricantes de aviones de pasajeros por encima de los 100 asientos, Boeing y Airbus. En 2003 el competidor europeo superó por primera vez a su rival estadounidense en número de aviones pedidos. El modelo más nuevo que Boeing está desarrollando para competir con Airbus es el B7E7, unas iniciales provisionales en las que la "E" significan "eficiencia", debido a que la actual apuesta de futuro de Boeing es la de aviones de bajo consumo y de costes de operación ajustados, y no la de aviones por encima de los 500 o de aviones supersónicos.
The Boeing Company está asociada a lo gigante, no sólo por su célebre "Jumbo" sino también por su dimensión empresarial con una planta de personal de 159.000 empleados y filiales en distintos países del mundo. Bien pueden ser llamado su imaginativo fundador William Boeing y su Jumbo, ambos, el señor de los cielos.

Por VICTOR ENRIQUE FIGLIOLI

 

Los titulares de los medios de comunicación, los permanentes comentarios, estudios y campaña de divulgación, machaconamente insisten sobre la expansión económica china que cierto periodismo llamaron rimbombantemente, como es su manía, "el milagro Chino" y así se popularizó.
¿Es realmente un milagro lo logrado por China? Precisemos el término. Se llama milagro, según el Diccionario de la lengua española, a "un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino".
Nada más lejos que lo sucedido en China. Ha sido, es y será un proceso muy humano, que demandó, demanda y demandará mucho esfuerzo y sortear muchos avatares.
Retrotrayendo los acontecimientos a la década siguiente a la victoria de Mao Tse-Tung en el continente, es decir, cuando es impuesto el comunismo en China, ya, desde entonces, se produjeron debates (constantes o casi constates) entre los dirigentes comunistas. Se perciben, en esas porfías, tres líneas: (a) la clásica doctrina marxista-leninista-staliniana, que buscaba en Moscú la dirección, el ejemplo y la ayuda. Esta línea sostenida por Liu Shao-shi, gozó de predicamento durante los primeros años del período dicho; (b) la de Mao, tenía sus raíces en la Larga Marcha, y propugnaba el ideal de la lucha constante y (c) la pragmática ocupada en el desarrollo económico estando dispuesta a pactar y negociar con Occidente. Su sostenedor fue Teng Hsiao-Ping (o Deng Xiaoping), Ésta es la línea que, después de Mao y de las luchas intestinas del Partido Comunista chino, gozó y goza de predicamento.
Al morir Mao (1976), inmediatamente se inició un durísima lucha por el poder hasta que los nuevos líderes lograron expulsar a la "banda de los cuatro" que incluía a la viuda de Mao, que eran fanáticos dogmáticos de la fuerza ideológica. Nuevas ideas y prácticas comenzaron a tomar vida en un proceso de cierta transformación económica.
Pero antes se había producido otro acontecimiento no menor. El 21 de febrero de 1972 el avión "Air Force One" aterrizó en el aeropuerto de Pekín y de él descendió el primer presidente norteamericano que pisaba tierra china, era Richard Nixon. Su reunión reservada con Mao y su estadía estaban señalando que el mundo iba a cambiar, sin posibilidad de volver a ser como era antes.
Nixón, graficó lo que su visita de 1972 significó para ambos países diciendo: "Ésta fue una semana que cambió el mundo, tal como hemos dicho en el comunicado, no es tan importante como lo que haremos en los próximos años para construir un puente sobre 16.000 millas y 22 años de hostilidades que nos han dividido en el pasado. Y lo que hemos dicho hoy es que debemos construir ese puente".
China tenía desde ese momento un contrapeso importante a su favor en su severo diferendo de ese entonces con la Unión Soviética en la disputa por la mando del comunismo mundial y a la vez, Estados Unidos, mejoraba ostensiblemente su posición frente a los soviéticos en la "Guerra Fría" que libraran.
Pero, China, resultó, a más, beneficiada en lo económico, un área complicadísima por su atraso y miseria producto del fracaso de la economía comunista. Iniciaba con esa nueva relación el dificultoso camino del despegue económico tan necesario.
Estados Unidos colaboró en esos tiempos con el despegue económico chino. Una ayuda mayúscula fue cuando en 1980 China lo solicitó y Estados Unidos le otorgó la condición de "nación más favorecida" (MFN) que significa, principal pero no únicamente, que en materia de tarifas aduaneras y regulaciones comerciales el país favorecido (China) es tratado de un modo favorable reduciendo derechos de aduana en las mercancías chinas. Éste régimen convirtió a Estados Unidos, el mayor mercado del mundo, en la catapulta de la economía china que sigue hasta hoy.
Entre 1978 y 2004 ocurrieron hechos impensables en un país "comunista" como China. Fue modificada la Constitución estableciendo: "la propiedad privada y legítima de los ciudadanos es inviolable" y "el Estado, de conformidad con las leyes vigentes, debe proteger los derechos de la propiedad privada de los ciudadanos, como también los de su herencia" y se debatió la nueva "ley de la Propiedad". Se reconocía así la nueva clase media que la transformación económica estaba creado junto a la nueva clase de superricos.
Las inversiones extranjeras fueron incentivadas y protegidas. El artículo 18 de la Constitución consagra que la República Popular de China: (a) permite a las empresas extranjeras, otras organizaciones económicas extranjeras y los extranjeros individuales para invertir en China y que entraran en diversas formas de cooperación económica con empresas chinas y otras organizaciones económicas chinas en conformidad con las disposiciones de las leyes; (b) todas las empresas extranjeras, otras organizaciones económicas con el exterior, así como las empresas conjuntas chino-extranjeras en territorio chino deberán cumplir las leyes chinas; (c) sus derechos e intereses legítimos están protegidos por las leyes chinas.
Esta norma constitucional más numerosas leyes facilitando y garantizando la inversión extranjera han colocado a China del lado de las naciones que atraen capitales (no de las que espantan capitales) haciendo que las empresas internacionales hayan invertido allí más que en ningún otro lado del mundo.
Pero China es un país de contrastes. En una parte de ella su economía avanza rápidamente (aunque está disminuyendo su ritmo), pero, hay otra parte, en que permanece estancada. La China "profunda" es muy distinta a la China de las ciudades de la costa al mar, las que se muestran a los occidentales. En esas mismas ciudades, según relatan Hinde Pomeraniec y Raquel San Martín en su libro ¿Dónde queda el Primer Mundo?, se ven las contradicciones del "milagro" (cuando se quieren ver): "También se deforma en lados más oscuros: crecimiento desigual, millones de inmigrantes rurales que buscan permisos de residencia en las ciudades, autos millonarios que conviven con transportes más imaginativos sobre dos ruedas en ciudades contaminadas, lujosísimos shoppings donde se pasean adolecentes conectados a todo a la vuelta de callejones sucios y estrechos donde se apilan las familias más pobres". Esto, que es sólo una de las facetas desfavorables, es suficiente para percibir que les falta muchísimo aún. Si perseveran en el camino en que están lo lograrán, si no fracasarán.
Los chinos son inescrutables y China siempre son un misterio para Occidente. La primera euforia occidental por la expansión china ha dado paso a la inquietud y la cautela. Las gigantescas inversiones mundiales que China efectúa (o anuncia) en todo el mundo, su expansión militar y su acometedora diplomacia hace pensar que no sólo continúa con sus propósitos expansionistas en el Pacífico occidental sino que puede estar intentando una expansión mundial lo que la llevará a un nuevo e ineludible enfrentamiento geoestratégico con Estados Unidos y Rusia.
Hasta ahora China supo ganarse un lugar en la mesa de los ineludibles protagonistas principales del mundo. Napoleón lo intuyó al decir: "¿China? Es un gigante dormido. Dejémosle dormir porque cuando despierte estremecerá el mundo? ¿Se hará realidad?

Por VICTOR ENRIQUE FIGLIOLI

 

No es baladí que el presidente estadounidense haya fijado como destino inicial de su primera gira internacional a Arabia Saudí, importante país del no menos estratégico Golfo Pérsico y decidido aliado de Estados Unidos en el largo tiempo histórico.
Esa región es históricamente conflictiva entre sus pueblos y con los extranjeros. Hoy su importancia estratégica está centrada en su posición geográfica y en su petróleo (Crucial para Europa y Japón). Richard Nixon, en su momento, advirtió que "determinar quién domina "qué" en el Golfo Pérsico y en el Oriente Medio es la clave para determinar quién domina "qué" en el mundo". Esto permite entender las pujas entre sus protagonistas locales y las potencias extranjeras entre sí.
Estados Unidos quedó en una posición muy disminuida en el tablero del poder en la región del Golfo Pérsico a consecuencia del manejo dubitativo y ambiguo de la administración del presidente Obama.
Esa indolencia estadounidense fue bien aprovechada por el presidente ruso Vladimir Putin que avanzó inteligentemente sus piezas en el tablero estratégico en una buena jugada para defender los intereses de su país. No debe olvidarse que el ajedrez es un juego practicado asiduamente por los rusos.
La presencia de Trump fue su primera movida internacional demostrando su especial interés en la región y con el propósito de recuperar los espacios perdidos en ella. Eligió adecuadamente el momento y demostró realismo político yendo a la a la cuna del Islam.
A más de su reunión con el rey saudí, Rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, "Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas" con el que firmó varios convenios, entre los cuales resalta el de provisión de armamento norteamericano a las fuerzas armadas saudí por un monto multimillonario y durante ocho años (comenzado en tiempos de Obama pero Trump lo finiquitó rápidamente) tomó contacto con los líderes de la región en la reunión del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG organizado este año por el Reino de Arabia Saudita, reunió a 55 líderes (como era de esperar los únicos ausentes los de Siria e Irán) y ante ellos disertó sobre sus propósitos estratégicos.
Los líderes regionales reunidos estaban preocupados por saber si Estados Unidos dejaría o no atrás la política de repliegue y desentendimientos en los conflictos regionales seguida por la administración Obama, al sospechar que el auge del petróleo no convencional y gas en los Estados Unidos (que logró otra vez su autoabastecimiento y ser exportador) alejaría, aún más, a éste país de la conflictividad de la zona y que quedarían librados a sus propias fuerzas en soledad frente a la agresión del Irán persa y chiita.
A ello Trump respondió reconociendo la larga alianza que une a su país con el país saudí, recalcando su apoyo al reino y a los otros países presentes para actuar en conjunto en la estrategia regional.
Los observadores en el Golfo (según el sitio Debka y sus fuentes de inteligencia militar israelí) dicen que la cumbre está diseñada para marcar la expansión de las relaciones de defensa entre los EE.UU. y los países árabes y musulmanes moderados para, entre otros propósitos, librar una guerra combinada con el Estado islámico.
El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel bin Ahmed Al-Jubeir, afirmó que el contenido del discurso del presidente de Estados Unidos Donald Trump en la CCG, incluyen indicadores clave de la política de EE.UU. hacia Oriente Medio y el horizonte de la cooperación entre los Estados Unidos y el mundo árabe y el mundo islámico para enfrentar el terrorismo y el extremismo y construir un futuro mejor para los pueblos de la región y los pueblos del mundo islámico.
El mismo ministro, en conferencia de prensa, junto con el secretario de Estado estadounidenses, Rex Tillerson, recalcó enfáticamente que "La Cumbre árabe-islámico-americana es un punto crucial en la historia del mundo y abre un nuevo capítulo entre el mundo árabe e islámico, por un lado y el mundo occidental y los EE.UU., por otro, lo que contribuirá a la creación de una asociación entre los dos mundos, para contrarrestar el extremismo y el terrorismo, y para mantener la seguridad, la paz y la estabilidad en la región ". Claro, contundente y alentador.
Esta posición es clave y avala la toma de posición de Trump de librar una contraofensiva totalizadora para terminar con ese peligro global.
Trump mostró una nueva posición estadounidense al aclarar que no acudió a la cita para "enseñar ni decirles a otras personas cómo vivir, qué hacer o cómo practicar su fe", sino para ofrecer "una alianza basada en valores e intereses comunes con el fin de conseguir un mejor futuro".
Esa es la posición acertada, por lo sensata ya que se puede un imponer pautas y criterios occidentales a sociedades que no los comparten o le son desconocidos. El cambio en ellas hacia la modernización debe generarse por la acción de sus propios pensadores y líderes.
La agencia de noticias oficial saudí "Saudi Press Agency" informó que la Declaración de Riad (el comunicado final de la cumbre) resaltó la atmósfera de convivencia en un diálogo franco y fructífero en la reunión entre representantes de países árabes, islámicos y los EE.UU., en un movimiento hacia adelante en lo tocante a diversas cuestiones regionales actuales y en relación a cuestiones internacionales, enfáticamente dice "que la cumbre constituye un punto de inflexión histórico, en la relación entre el mundo árabe-islámico y los EE.UU., ya que proporcionará perspectivas más amplias para el futuro". Fijar esta posición es geoestratégicamente trascendente.
Además esos líderes (árabes y musulmanes) valoran el hecho (poco probable en Obama) de que Trump reconozca la amenaza extremista chiíta representado por Irán y sus milicias junto con la amenaza yihadista suní.
Otro punto a favor de Trump es su reciente decisión de no trasladar la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén, sumando aprobación en el mundo árabe.
La estrategia de la administración Trump es la creación de una alianza regional, centrada en los países del Golfo, pero también incluyendo países como Egipto, Jordania y Marruecos.
John B. Alterman, profesor e investigador en el "Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales" en Washington, señala que los Estados Unidos, con respecto a esa región debe, entre otras acciones, desempeñar un papel más activo para resolver los conflictos en la zona, comprometer a los gobiernos a tomar medidas enérgicas contra los facilitadores del terrorismo, no dejándose llevar por los sedantes en la lucha contra el radicalización terrorista y encontrar formas creativas para fomentar una mejor gobernabilidad entre sus líderes previendo un futuro en el que la riqueza petrolera no tendrá el mismo peso internacional. Pero, advierte "Pero, por supuesto, las cosas no son tan simples. En el plano geoestratégico, Rusia y el arco chiíta pro iraní no pueden ser ignorados políticamente".
Parece ser que Trump intenta construir una nueva relación de confianza recíproca con los líderes del Golfo Pérsico buscando recuperar el terreno perdido en el balance de poder regional. Este primer paso exterioriza la nueva estrategia estadounidense.

05 Jun

Un ídolo olvidado

Publicado en Opinión

La década de los sesenta fue para mí uno de mis mejores recuerdos, salvo en sus últimos años por el advenimiento del golpe militar del General Onganía, pero sí porque recuerdo una Argentina alegre, pujante, vivaz, y con deseos de progreso. Seguramente que también por la felicidad que para los más chicos significa estar en familia, iniciar nuevas cosas y aprender todos los días algo distinto, ese período resultó uno de los más fértiles y dichosos.
En esa época los deportes y los grandes líderes ocupaban un espacio en nuestras mentes a las que todo les producía asombro. La llegada de la televisión, el hombre en la luna, la muerte de John Fitzgerald Kennedy, la del Papa Juan 23, el Independiente campeón de América, la aparición de los Torino y tantos recuerdos que aunque lejanos perduran en nuestra memoria colectiva.
Veinticinco de Mayo por entonces se vestía de fiesta de tanto en tanto, o porque Alicia Regina Pinciroli era coronada reina nacional del trigo en Leones, Córdoba, o porque "Juanchi" Taverna debutaba en la primera de Estudiantes o porque Emilio Oscar Parisi convocaba multitudes en la rotonda de acceso a Veinticinco que lo iba a recibir alborozado como legítimo ganador de la "vuelta de la manzana" en Río Negro, con la alegría y la devoción que un verdadero campeón merece.
Recuerdo las titánicas luchas con su eterno rival Rogelio Scaramella y esos domingos de sol y turismo mejorado y luego de carretera que no se borrarán jamás de mi mente.
Esas legendarias competencias de automovilismo en las que Emilio era el centro de la atracción nacional. Radio Rivadavia con Carburando y el avión de Enrique J. Nizzo, Coche a la Vista con Elías Sojit, y tantos programas de entonces hablaban todo el día de él, y nosotros henchidos de orgullo porque era veinticinqueño, era de nuestro pueblo.

Hoy a muchos años de aquellas épicas jornadas, quiero rendir mi sincero pero sentido homenaje a un hombre que emocionó a muchos veinticinqueños con sus triunfos y su hombría de bien; y como creo que los homenajes hay que hacerlos en vida y para que los disfruten los destinatarios, vaya mi más cálido saludo para un deportista cabal que paseó el orgullo de Veinticinco de Mayo por toda la República, llevando nuestras publicidades y demostrando que el esfuerzo y la dedicación son la base de los triunfos.
Salud Emilio. Veinticinco de Mayo te recuerda con el cariño de los grandes.
Claudio Paramio

Por Jorge Alberto Ramirez


Los cronistas deportivos en el año 1999 hicieron una encuesta para determinar quiénes fueron los mejores deportistas argentinos de todos los tiempos. Para la elección se tuvo en cuenta únicamente los logros deportivos y su relevancia en el concierto internacional.
Roberto De Vicenzo -recientemente fallecido- estuvo entre los cinco elegidos, lo que tiene mayor valor por cuanto el golf no era por entonces -y aún hoy- un deporte popular.
De Vicenzo sin dudas acumuló suficientes méritos para estar nominado en tal sentido. Pero su mayor logro seguramente fue su comportamiento dentro y fuera de la competencia lo que le fue reconocido en muchas ocasiones distinguiéndoselo por su caballerosidad.
Existen muchas anécdotas de este extraordinario hombre. Hemos elegido una de ellas que pintan al ser humano por encima del deportista exitoso. Fue contada, hace años, por el periodista Alberto Laya del diario La Nación y dice más o menos así:
Roberto De Vicenzo jugaba el Torneo de Maestros en Estados Unidos de Norteamérica. Se le acercó una mujer y le pidió una importante cantidad de dinero para comprarle unas carísimas inyecciones a su hija, la que, según dijo estaba paralítica.
De Vicenzo se la dio. Al rato lo llamó un jugador norteamericano que estaba próximo y que había asistido a la escena y le dijo: "Roberto, esa mujer te pidió plata ¿no es cierto?" "Si", le contestó De Vicenzo. "Te dijo que tenia una hija paralitica, ¿no es verdad?. "Sí" respondió de Vicenzo.
"Bueno esa mujer es una cuentera conocida. Tan cuentera que no tiene a su hija paralítica". De Vicenzo sin vacilar le respondió: "Es la mejor noticia que me podías haber dado".