Buscador de Noticias

                                    

«En esta administración, el bacheo ha sido una de las obras de mantenimiento más importante que hemos tenido. Hemos reparado baches históricos», aseguró el funcionario.

 

El subsecretario de Servicios Públicos, Mauricio Zanazzi, precisó que desde el inicio de la gestión en 2016 hasta la fecha lograron reparar alrededor de 200 cuadras en la planta urbana de Saladillo, muchas de ellas con graves problemas de baches y fisuras.
«De 500 cuadras proyectadas, 200 ya fueron realizadas. Es buen promedio en dos años de gestión. En esta administración, el bacheo ha sido una de las obras de mantenimiento más importante que hemos tenido. Nunca imaginábamos que íbamos a llegar a esa cantidad», expresó el ingeniero Zanazzi.
«Hemos reparado baches históricos, como el de Saavedra y Rivadavia, 12 de Octubre y San Martín, Rossi y Moreno y Frocham y Rivadavia. También hemos trabajado en todas las esquinas de la avenida Mariano Acosta y otras arterias importantes, como la calle Juan B. Justo», detalló el funcionario.
Paralelamente, por administración, el Municipio realiza bacheos de asfalto en frío. «El resultado no es el esperado, pero es un paliativo», dijo el Subsecretario de Servicios Públicos, e indicó que la solución definitiva es la repavimentación, tal como sucedió en las avenidas Rivadavia, Belgrano y Cabral y parte de la calle Taborda.
«Hoy por hoy, no hay una proyección grande de repavimentación, pero las calles más complicadas ya las hemos repavimentado», dijo.

 

Elaboración de tubos
Tras la adquisición de nuevo equipamiento gracias a los recursos del Fondo de Infraestructura Municipal, también se lleva a cabo el sellado de juntas para que el pavimento de hormigón tenga mayor durabilidad.
Zanazzi explicó que, con adecuado mantenimiento, el pavimento dura aproximadamente 50 años.
A su vez, la cuadrilla se abocó esta semana a la elaboración de tubos de hormigón de 60 y 80 cm de diámetro, debido a la alta demanda de reposición de alcantarillas en el sector rural.

 

Cordón cuneta
En estos días, luego de una demora en la provisión de cemento, la empresa Prehorsa comenzó a suministrar hormigón al Municipio para continuar con la obra de cordón cuneta en el Barrio Falucho. De 13 cuadras programadas, ya se completó la cuarta. Previamente, se ejecutó la obra de desagües pluviales.
Finalmente, el ingeniero Zanazzi informó que en los próximos días se hará el corte de la ruta nacional 205 a la altura de la calle Alberdi para que la empresa Bruno Construcciones ejecute el conducto de la tercera etapa de desagües pluviales y conecte el Barrio 31 de Julio.

Realizada con fondos nacionales, la obra comprende también señalizaciones viales, recambio lumínico y obras hídricas. Para celebrar hubo una Calle Libre.

 

La Municipalidad de Saladillo inauguró la obra de pavimento del Barrio Apeadero, en la zona de la Escuela Nº 26, antenoche, con la presencia de autoridades municipales, encabezadas por el intendente José Luis Salomón, autoridades provinciales, vecinos del barrio, veteranos de guerra, representantes de instituciones de bien público, entre otros.
La obra, desarrollada con fondos del Ministerio del Interior de la Nación, comprendió un total de 11 cuadras e insumió una inversión de 15 millones de pesos.
Las calles pavimentadas fueron Sarmiento entre Frocham y De Santibáñes, Mitre entre Frocham y Zamorano y calles Sáenz Peña y Alberdi entre Rivadavia y Sarmiento.
El acto central, con corte de cintas incluido, se desarrolló en la esquina de Mitre y Alberdi. A continuación el padre Marcos Ferreyra elevó una oración por los vecinos del barrio y bendijo las obras.

 

«Esperamos 40 años para esto»
Dos mujeres del barrio expresaron sus sentimientos y su emoción por la obra concretada. Clotilde Bozán, de 88 años, se mostró muy emocionada y agradeció al Intendente, recordando que ella reside en el vecindario desde su infancia y que anteriormente la zona era todo campo, con unas pocas casas y calles de tierra. «Es una alegría muy grande, más para los chicos del colegio porque venían de lejos y se metían en el barro», dijo.
Por su parte, la vecina Graciela Cámara, quien fue docente de la Escuela Nº 26, manifestó que la alegría del barrio es total y lamentó que muchos vecinos que trabajaron tanto por ver esta obra completada no estuvieran presentes. «Siempre nos dijeron que el progreso del barrio era posible pero que había que hacer una obra muy grande de infraestructura. Esperamos 40 años esto, haciendo notas y pedidos, y nunca llegaba. Este encuentro final es una bendición», dijo. Agradeció también al jefe comunal y a las personas que hicieron posible esta importante obra. «Se hizo realidad nuestro sueño», cerró.

 

Una obra prioritaria
Guillermo Candia, secretario de Obra Públicas, expresó su emoción por compartir la alegría de los vecinos por el nuevo pavimento con una obra que surgió por disposición del Ejecutivo municipal para «marcar las prioridades en cada sector de la ciudad», y detalló que la necesidad de este barrio era la comunicación con sus barrios vecinos como el 272 Viviendas, Arquitectura y 96 Viviendas, a fin de ofrecer una alternativa de salida para la avenida Rivadavia mediante la pavimentación, principalmente, de las calles Mitre y Sarmiento.
Estos trabajos, recordó, implicaron además la colocación de tuberías para desagües pluviales que conectan con el conducto del barrio 31 de Julio, con un total de 500 metros de longitud. Asimismo, agradeció la predisposición del Ministerio del Interior de la Nación que facilitó la financiación de la obra.
Aparte del pavimento, Candia detalló que también se realizó el recambio lumínico con faroles de luz LED, gracias a un convenio con el Ministerio de Energía de la Nación, trabajos de señalización horizontal y vertical con aportes de la Provincia, a través del Fondo de Infraestructura Municipal, reductores de velocidad, pintura, cartelería, cordón cuneta, recambio de redes de agua y cloacas, entre otros trabajos menores. Felicitó también a los vecinos por el fondo solidario con el cual permitieron realizar más metros de pavimento que no estaba incluido en el plan original.

 

«Las obras que se inician, se terminan»
Juan Carlos Morán, subsecretario del Ministerio del Interior de la Nación, comentó que el presidente Mauricio Macri les pide a sus funcionarios que en cada inauguración de obra les transmita a los vecinos su saludo, y resaltó la vocación de servicio del jefe comunal saladillense. «En el país se está realizando mucha obra pública nacional. El 2017 fue record en el país. Algunas son de agua potable y saneamiento, mantenimiento de rutas, autovías, viviendas, créditos hipotecarios. No hay duda de que el Presidente tomó la decisión de que se hiciese una gran inversión en obra pública para dinamizar la economía», dijo.
Aseguró que la filosofía del Estado nacional es que todas las obras que se inicien se terminen y se hagan con transparencia. De igual modo, afirmó que los Gobiernos nacional y provincial están invirtiendo en Saladillo más de 300 millones de pesos en distintas obras de infraestructura.

 

«Este barrio necesitaba el pavimento»
Por su parte el intendente Salomón se mostró muy contento y emocionado por esta nueva obra concretada y señaló que en este barrio se dio la conjunción del esfuerzo nacional, a través de una decisión política del presidente a través del ministro del Interior Rogelio Frigerio y de muchos funcionarios con los que, recordó, dialogaron para lograr gran parte de la infraestructura construida. Valoró también que el conducto de desagües pluviales, realizado durante la anterior gestión provincial, permite ahora conectar la nueva red del barrio a la realizada para el barrio «La 31». «Estamos acá porque estábamos convencidos de que este barrio necesitaba el pavimento. No resulta fácil concretar las obras, porque se genera ansiedad, y la misma ansiedad se generará en otros barrios», dijo el mandatario. En un momento, Salomón se emocionó hasta las lágrimas al recordar que su familia proviene del este barrio del Apeadero.
Tras el acto se llevó adelante una calle libre con diferentes actividades. Integrantes de la comparsa Iberá brillaron con su color y belleza, mientras que el taller municipal de Danzas Nativas y el grupo de Danzas Urbanas a cargo de la profesora Paola Harichete hicieron demostraciones de diferentes estilos de danzas. Sobre el escenario amenizaron la velada Javier Sampietro y su banda Izquierdo con un show de música rock, y el cantante Nahuel Flores con cumbia para bailar. Sobre la calle Alberti se montaron food trucks y stands donde emprendedores expusieron sus productos a la venta.

“Cuando se inició la gestión, nos impusimos mejorar la señalización horizontal y vertical y estamos en ese camino, sin dudas, llevando a cabo todo lo proyectado”, destacó Zanazzi.

 

La Subsecretaría de Obras Públicas del Municipio de Saladillo continúa llevando a cabo en la ciudad la puesta en valor de los indicadores de tránsito en las esquinas.
El responsable del área, Mauricio Zanazzi, señaló que están trabajando en el cuadrante comprendido por las calles Alem, Rivadavia, Moreno y Pereyra. Previamente, recambiaron la cartelería vertical de las avenidas Moreno y Belgrano.
El ingeniero manifestó que hace tiempo que los indicadores no son acondicionados. Algunos están doblados, despintados o corroídos por el óxido.
“Es una chapa resistente y cara. Por lo tanto, las que están más dañadas las estamos enderezando. Luego se lijan y se pintan. Todo se hace con personal municipal, a excepción del ploteado de las letras y los números de las calles. Esa tarea se terceriza”, explicó el funcionario, e indicó que mantener los indicadores en buen estado, con su nomenclatura clara y legible, es fundamental para orientar a los vecinos de la ciudad y principalmente a las personas que la visitan o están de paso.

 

Demarcadora vial
Zanazzi indicó que en 2016 se inició un “proceso intenso de recambio y puesta en valor” de la señalización de tránsito. En varios puntos de la ciudad, cuadrillas municipales instalaron sendas peatonales sobreelevadas y lomos de burro. También colocaron cartelería re-flectiva respetando las dimensiones que indica la normativa de tránsito.
Gracias a la incorporación de la demarcadora vial, señalizaron las sendas peatonales con pintura termoplástica para garantizar mayor durabilidad en el tiempo.
También están pintando las líneas de los estacionamientos a 45 grados en diferentes sectores de la planta urbana, mediante el uso de pintura en caliente.
Ya demarcaron ambas manos de la avenida Belgrano entre Toledo y San Martín y en estos días trabajarán en avenida Rivadavia entre Moreno y Ministro Sojo.
Debido a la refuncionalización del microcentro, el Municipio impulsó una ordenanza, a pedido de los comerciantes de la zona, para ampliar el estacionamiento a 45 grados en las avenidas adyacentes. Además, en lo que respecta a señalización, el Municipio tiene previsto reforzar la división de trocha.
Cabe destacar que este plan es costeado por el Municipio, a los fines de mejorar la infraestructura vial. En principio, se destinó una parte de los recursos provinciales del Fondo de Infraestructura Municipal para la compra de equipamiento y cartelería.
“Cuando se inició la gestión, nos impusimos mejorar la señalización horizontal y vertical y estamos en ese camino, sin dudas, llevando a cabo todo lo proyectado”, finalizó Zanazzi.

El Secretario de Obras Públicas se refirió a la expansión de la zona urbana y de los servicios.

 

La ejecución de obras de infraestructura en Saladillo no sólo beneficia a los vecinos de los barrios donde se están desarrollando, sino también a los nuevos habitantes, expresó el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Guillermo Candia, al aludir a la expansión de la zona urbana.
Dijo que si bien la función del Estado municipal es “tratar de ordenar el crecimiento de la ciudad, esta progresión debe realizarse dentro de lo que permiten las leyes”.
En este sentido, señaló que actualmente reciben muchas solicitudes de loteos y que están en conocimiento de “zonas donde no se puede lotear o que sí se puede pero con una determinada condición, como por ejemplo el Plan Hábitat. Con la autorización de la Provincia, permite hacer un loteo siempre y cuando se ceda una proporción al Municipio, además de espacios verdes. Toda esa ampliación de la ciudad, opinó Candia, se debe precisamente al progreso que tiene Saladillo”.
“Hay gente que viene de otras ciudades a vivir a Saladillo, cuando sabemos aún que el precio de las tierras y los inmuebles es mayor que en los pueblos vecinos. El valor del servicio, la seguridad y la proyección a futuro hace que la gente invierta en nuestra ciudad”, destacó; subrayando que invertir en un inmueble, en un comercio o en una industria en Saladillo “fue siempre beneficioso” y desde la gestión pública quieren también mantener esa línea y potenciarla. “Por supuesto falta mucho, pero a Saladillo debemos verlo como un tablero de ajedrez e imaginarse que cada sector que se amplía necesita servicios”, declaró.
A modo de ejemplo, el funcionario detalló que en las últimas obras en la ciudad se recambiaron 10 kilómetros de cañerías de agua potable y otro número similar de cloacas. “Todo eso repercutió en mejorar ambos servicios y llegar a otros puntos del poblado donde no se llegaban. Teníamos tuberías de fibrocemento en cloacas, donde el gas gene-rado por los ácidos propios de los líquidos cloacales fueron consumiendo esas tuberías, perforándolas y debilitándolas ocasionando fugas, vaporizaciones y olores desagradables. El recambio fue por un convenio de la Dirección Provincial de Agua y Cloacas, siendo Saladillo una de las ciudades más beneficiadas de la zona”, puntualizó Candia.

El Gobierno municipal de Saladillo, encabezado por el ingeniero José Luis Salomón, prevé la inauguración de tres obras en lo inmediato.
De no mediar imprevistos, este 16 de febrero será presentado el pavimento que rodea la Escuela Primaria N° 26.
La obra fue ejecutada por la empresa Bruno Construcciones, previo a la realización de los desagües pluviales. Para ello, la Comuna recibió alrededor de 10 millones de pesos de manos del Gobierno nacional. Fueron pavimentadas las calles Sarmiento entre De Santibáñes y Frocham, Mitre entre Zamorano y Frocham, Alberdi entre Rivadavia y Sarmiento y Roque Sáenz Peña entre Rivadavia y Sarmiento.
En tanto, para el 6 de marzo está programada la inauguración del edificio del Centro Universitario Regional Saladillo, obra que se encuentra en su fase final. Restan detalles externos y también el mobiliario, que será adquirido por el Municipio a través de un concurso de precios.
Ubicado en Álvarez de Toledo y Zamorano, el inmueble llevará el nombre del doctor Hugo Daniel Salomón, en homenaje al recordado funcionario que trabajó por la creación de esta extensión universitaria.
El 28 de marzo, finalmente, se llevaría a cabo la inauguración del nuevo edificio del Centro de Atención Integral Saavedra, que llevará el nombre de la profesora Inés Inzaurgarat.
La construcción del CAI se erige en un sector contiguo al Parque de la Cooperación y será de suma necesidad para el servicio que atiende a muchos niños del barrio en condiciones de vulnerabilidad. La obra, de 14 x 4,50, está pegada a los sanitarios y la cantina existente. Ocupa una superficie de 80 m2 y contará con cocina, baño y salón de usos múltiples para el comedor y los talleres a los que concurren los niños.

 

Obras en Del Carril
El Intendente también anunció que este año harán una nueva cuadra de pavimento en Del Carril, inaugurarán un complejo de sanitarios en el parque recreativo de esa localidad y construirán al menos dos etapas más del edificio para la biblioteca Víctor Freiberg.