Buscador de Noticias

                                               

Se trata de una gran posibilidad para el país, y en especial para la producción ganadera y la industria. Argentina está más cerca de lograr que China habilite el ingreso de carne con hueso enfriada, mientras que hasta el momento sólo recibe el producto congelado sin hueso, principalmente cortes como el brazuelo y el garrón.
La comitiva encabezada por la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, quien también estuvo acompañada por el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, Ulises Forte, mantuvo una muy auspiciosa reunión con el viceministro LI Yuanping del organismo sanitario chino AQSIQ. En ese contexto y con los equipos completos del AQSIQ, se decidió acelerar los procesos para la apertura de mercados de los productos bajo negociación.
Acordaron trabajar intensamente para concluir a la brevedad los protocolos para el acceso de carne vacuna enfriada y carne con hueso, algo muy demandado por la industria frigorífica argentina y como dijo el veinticinqueño Mario Ravettino, presidente del consorcio exportador de carne argentina ABC, los argentinos deberán trabajar con celeridad para responder los formularios cuando lleguen.
"Los propios importadores están muy entusiasmados con la ampliación del protocolo sanitario, que seguramente aumentará significativamente nuestras exportaciones hacia este mercado estratégico", se destacó.
Además hubo acuerdo en acelerar la visita para la inspección de nuevas plantas para carne vacuna y, a pedido de Argentina, la contraparte china acordó revisar los procedimientos para la aprobación de nuevos establecimientos para carne vacuna y que no se demoren las acciones con múltiples inspecciones por parte de funcionarios chinos.
Son muy buenas noticias para la cadena, lo que lleva a redoblar los esfuerzos en el trabajo de promoción y posicionamiento en ese mercado. Por eso, debe lograrse el reconocimiento de calidad que tiene la carne argentina en el resto del mundo, porque en China hay países como Australia que "nos llevan décadas de ventaja".
China representa hoy el mayor mercado de volumen de Argentina y exportó en el mes de julio 9.200 toneladas por un valor de 37,9 millones de dólares, con un sólo protocolo habilitado.
La ciudad de Beijing es un centro de distribución internacional de alimentos que cubre el 46% de todas las importaciones de China.
Durante julio de este año, las exportaciones de carnes bovinas sumaron 18 mil toneladas peso producto, equivalentes a más de 27 mil toneladas peso res, un 8% superior al mes precedente.
El aumento registrado se ha concentrado en el rubro de las carnes congeladas y dentro de éstas ha sido fundamental China que representó prácticamente la mitad del volumen exportado durante el mes, crecimiento que fue acompañado por Israel.
En sentido inverso, se registró una reducción en los embarques de carnes enfriadas, dado que no se sostuvo el nivel alcanzado por Chile, que en el mes anterior tocó el punto máximo de los últimos tres años; su caída compensó holgadamente el ligero aumento de la Unión Europea respecto del mes precedente, informó el consorcio ABC.
"Si bien la Unión Europea es el principal destino en valor de nuestro país, China encabeza el ranking a nivel individual, superando a Alemania que tradicionalmente ocupó ese lugar", explicó Ravettino.
Cabe esperar que, acelerada la ampliación de los protocolos sanitarios, puede exportarse carne con hueso enfriada a China, lo que multiplicará el mercado de Argentina en ese país.

Enfrentamientos, pintada de edificios públicos, roturas de comercios, incendio de contenedores de residuos, son las últimas lamentables imágenes que dejó la multitudinaria manifestación a un mes de la desaparición de Santiago Maldonado. Y lo ocurrido en Capital Federal tuvo su réplica en otras ciudades, con más gravedad en El Bolsón, donde incluso arrojaron bombas Molotov contra una sede de Gendarmería.
No puede hacerse responsable a los miles de manifestantes por el inescrupuloso accionar de algunas decenas, pero está claro que el proceder delictivo mancha un reclamo justo.
Sucede que el pedido por el joven veinticinqueño, en mucho por el obvio aprovechamiento de algunos sectores, parece que también ya se inscribe en "la grieta". Porque no puede desconocerse que, estando sospechada de su desaparición una fuerza estatal como Gendarmería, se trata de un hecho político. Empero, no partidario. No puede ni debe hacerse de la desaparición de una persona una bandera con otros fines que no sea reclamar que aparezca.
Aunque no todos, está a la vista que muchos dirigentes y militantes del kirchnerismo pretenden, como muchos han advertido, "encontrar en el caso de Maldonado un salvavidas para enfrentar la marea electoral en que está envuelto". Y al mismo tiempo, hay quienes, incluso desde el oficialismo, se "agarran" de ilícitos como los de antenoche, o las repudiables acciones de Mapuches incendiando vehículos y viviendas, para quitarle importancia a la desaparición del artesano de 25 de Mayo.
Desde algunos medios de prensa, pero sobre todo en las redes sociales y los teléfonos celulares, se envían informaciones erróneas, aseveraciones incongruentes y acusaciones que sacan el foco de donde debe estar: Santiago.
Banalizar el caso o usarlo partidariamente está mal. No conduce a nada. Deberían saber los "profesionales de la política" y sus ciegos adeptos que, sin quitarle la responsabilidad que le cabe al Estado, no se minará la legitimidad del gobierno atentando contra la sinceridad del reclamo.
"Macri, basura, vos sos la dictadura", es un grito "de guerra" burdo, porque a nadie escapa que estamos en democracia, que no existe terrorismo de Estado. Y seguiremos en ella aunque haya quienes pretenden instalar una soñada y delirante anarquía.
Bajo ninguna excusa pueda compararse a la administración actual con la última dictadura militar. Como tampoco puede simplificarse la desaparición de Santiago en que habría estado apoyando una causa con acciones contrarias al derecho, como es cortar una ruta o atacar a la propiedad privada provisto de capuchas.
Se necesita, por Maldonado y por el futuro inmediato de la República, una visión que no sea ni maniquea, ni parcial. Porque así como en el justo reclamo de su aparición con vida "Santiago somos todos", en el uso partidista o sectario del hecho "son muy pocos", aunque no lo admitan.
La sociedad en su conjunto no puede permitirse que prospere el deseo desestabilizador que tiene algunos, ni tampoco el silencio del Gobierno. Lastiman los extremos y la grieta. Y duele que Santiago no aparezca.

02 Sep

Sordas sin violencia

Publicado en Editorial

La invisibilización de la violencia que sufren las víctimas sordas e hipoacúsicas comienza por el lenguaje. En la lengua de signos que aprenden las personas sordas en la Argentina para comunicarse no existe la expresión violencia de género. Tampoco machismo. La ausencia de palabras para nombrarlo no evita que lo padezcan.
Sorda u oyente, la violencia es igual. Pero todo se complica a la hora de pedir ayuda. Muchas víctimas sordas desconocen la ausencia de leyes que las protegen, las campañas públicas contra la violencia no están adaptadas para ellas, no pueden llamar al 144 ni al 911, falta capacitación entre el personal policial y judicial y escasean los intérpretes. Incluso si logran denunciar y reciben un botón antipánico continúan los obstáculos. Apretar el botón de SOS requiere, a continuación, poder entablar una conversación con el personal que responde a la llamada.
La psicóloga social Ester Mancera se dio cuenta de esta vulnerabilidad cuando hace unos seis años llegó una mujer sorda al refugio para víctimas de violencia de género en el que trabajaba. "No tenía lengua de señas ni lectura labial ni escribía", dijo. En un primer momento se quedaron en blanco. "Me di cuenta que, con más de 30 años de trabajo en derechos de las mujeres nunca había pensado en esa situación".
A raíz de ese caso empezó a buscar información, hablar con organizaciones y contactar a profesionales para intentar asesorar y acompañar a mujeres sordas. La idea tomó forma el año pasado, junto a la mediadora Mariana Reuter y la intérprete de lengua de signos Mariela León Bani.
Desde su creación, Sordas sin violencia ha asesorado a una veintena de mujeres. La primera fue una mujer de 62 años que sufría violencia por parte de su marido desde hacía 30 años. "La maltrataba desde que eran novios", cuenta Mancera. Nació oyente, pero quedó sorda a los 28 años por una enfermedad congénita y su situación de vulnerabilidad aumentó. Su marido la impidió estudiar lenguaje de señas, la mantenía lo más aislada posible, ni la dejaba ir al médico. "La acompañamos durante todo el proceso, para fortalecerla. Hasta que un día decidió denunciarlo e irse porque la amenazaba con que la iba a matar y la llevamos a la Oficina de Violencia Doméstica", relató. Las mujeres tienen que entrar solas allí, pero han llegado a un acuerdo para acompañarlas.
"Cuando fui a la comisaría de Lanús a denunciar, me encontré a la abogada de mi ex. No me podía comunicar con nadie y me tuvieron una hora encerrada en una oficina sin saber qué pasaba", recuerda Lizzi sobre su traumática primera experiencia de violencia machista. Su ex marido, oyente, la echó de casa y la jueza le concedió a él la custodia de los niños. Al intentar rehacer su vida volvió a tropezar con un maltratador, pero esta vez lo denunció junto a Reuter y León Bani. Ahora muestra orgullosa su botón antipánico adaptado, uno de los cinco que hay en Buenos Aires. Está conectado al whatsapp para escribir al Centro Único de Comando y Control en caso de necesitarlo.
"Si no hay un intérprete, a las personas sordas denunciar les parece sospechoso porque es muy complejo", aclara Reuter, sorda de nacimiento, mediadora e integrante de FundaSor, una organización de familiares de personas sordas que trabaja para su integración. Ella está "oralizada", es decir, aprendió a hablar y sabe leer los labios de su interlocutor, pero conoce también el lenguaje de signos.
Explica que a la dificultad del lenguaje institucional usado en comisarías y juzgados se le suma el déficit de lectura y escritura en gran parte de la comunidad sorda argentina, porque aprenden con una gramática y sintaxis adaptadas para su comprensión.
Cuando Laura conoció a Reuter, tardó sólo 24 horas en abandonar su hogar, junto a sus dos hijos, de dos y cuatro años. "Desde el primer momento sentí que me quitaba una mochila", señaló tres meses después de haber dejado atrás la violencia a la que la sometió durante años su marido.
En la Argentina ni siquiera hay datos de la cantidad de personas sordas que viven en el país. Mancera sabe que una de las dificultades que enfrentan es llegar a las mujeres de este colectivo que sufren violencia machista por el aislamiento en el que viven muchas de ellas.
Pero la red no para de crecer y con ella, aparecen las palabras que faltaban. El 3 de junio participaron en la manifestación de Ni Una Menos para exigir el fin de los feminicidios. No había seña para describir este movimiento nuevo y la crearon a partir de la suma de tres: Mujer - Opresión - Basta.

Represores crueles, encarcelados y condenados por delitos de lesa humanidad, aún eran policías a todos los efectos, incluida la pensión. Ahora, después de 34 años de democracia, la gobernadora María Eugenia Vidal expulsó del cuerpo a Miguel Etchecolatz y a otros once policías que participaron en la represión ilegal durante la última dictadura. La Justicia será ahora la encargada de trabar las pensiones que percibían.
Esto fue producto de una investigación interna que permitió elaborar un listado con policías retirados que estaban involucrados en al menos 270 causas de delitos de lesa humanidad por las que habían sido condenados judicialmente con penas privativas de la libertad.
Etchecolatz, retirado de la Policía Bonaerense en 1979, fue condenado hace 31 años como responsable de haber torturado a 91 personas, y con el tiempo llegaron nuevos cargos por robo de bebés, secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones hasta que se conoció que durante la última dictadura militar fue autoridad principal de 21 centros clandestinos de detención y hoy está detenido en Ezeiza con prisión perpetua.
Entre sus víctimas se encuentra el albañil Jorge Julio López, detenido durante el gobierno de facto y vuelto a desaparecer en 2006, pocos días después de que atestiguara en contra del ex comisario en uno de los tribunales que lo juzgaba.
"Para el que está en tema esto no es una novedad", dijo Roberto Cipriano, secretario de la Comisión Provincial por la Memoria, una de las organizaciones que trabajaron en la investigación. "Los querellantes y organismos de Derechos Humanos sabían que no se los había exonerado e hicieron presentaciones a los gobiernos anteriores pidiendo que se tomen medidas, pero les respondieron que hasta que no haya condena firme no iban a tomar la decisión".
Los gobiernos peronistas de Felipe Solá y Daniel Scioli no fueron capaces de expulsar a estos represores durante sus mandatos.
Además de Etchecolatz, los policías que figuraban como retirados y que conservaban sus condiciones son los ex comisarios Carlos García, implicado en la desaparición de Clara Anahí Mariani, nieta de la segunda presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Chicha Mariani; Horacio Elizardo Luján; Bernabé Jesús Corrales y Fernando Svedas, ambos condenados por participar en el Circuito Camps; Miguel Gerónimo Kearney, exjefe del centro clandestino de detención llamado Pozo de Arana y Raúl Orlando Machuca, condenado por el secuestro y la desaparición en La Plata del poeta Daniel Omar Favero y su pareja, María Paula Álvarez, en 1977.
Otros de los ex comisarios exonerados son Sergio Arturo Verduri, acusado por 32 casos de secuestros, torturas y desapariciones cometidos en el centro clandestino de detención Puesto Vasco y Pedro Antonio Ferriole, jefe de la brigada de investigaciones entre diciembre de 1977 y enero de 1979. Su segundo era Corrales y ambos están implicados en la desaparición de Raúl Bonafini, hijo de la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. Se suman los ex suboficiales Luis Vicente Patrault, Santiago Antonini y Mario Víctor Nicodemo Sita, acusado de participar en cinco homicidios y 50 detenciones, entre ellas, los familiares de Hebe de Bonafini y la actual titular de Abuelas, Estela de Carlotto. No obstante, desde el Ministerio de Seguridad confiaron que están en estudio otra veintena de casos.
Cristian Ritondo destacó que es importante está resolución debido a que "no podíamos dejar a estas personas con estado policial, ya que era una falta de respeto a la democracia y un mal ejemplo para la fuerza". En tanto el secretario de Derechos Humanos de la Provincia Santiago Cantón resaltó: "Que hayan pasado más de 30 años para exonerar a Etchecolatz, uno de los peores símbolos de la dictadura, es la evidencia de lo mucho que falta por hacer. Desde el primer día estamos trabajando en la Provincia para lograr justicia, verdad y memoria para todos los argentinos".

28 Ago

Tolerancia

Publicado en Editorial

Los argentinos, sobre todo en tiempos electorales, se empecinan en pelear, no debatir, con quien piensa distinto. Acusar, agredir y en mejor de los casos ignorar es la receta de muchos que no entienden que el fanatismo, en cualquier aspecto de la vida, termina en general por convertirse en falta de respeto al otro.
Tolerar, según la Real Academia de la Lengua, consiste en "sufrir", llevar con paciencia, permitir algo que no se tiene por lícito sin aprobarlo expresamente. Eso implica que existe una persona que posee la verdad, el correcto camino para la perfección, y que esa persona "tolera" las opiniones de los demás, aunque crea que son erróneas.
El único camino para la convivencia y la sana relación consiste en construir espacios de encuentro en donde mirarse en el espejo de las diferencias del otro. Porque, como bien reflexiona el periodista y director de cine Fran Araújo, sin el "otro" nosotros no sabríamos quienes somos.
"Si aceptamos que no estamos en la posesión de la verdad y erradicamos los prejuicios que existen sobre el "otro", podemos empezar a comprender su manera de ver el mundo. Quizá no sea mejor que la nuestra, pero no podemos partir de que no lo es. Seguro que encontramos muchas cosas valiosas para incorporar a nuestra vida", apunta.
La causa de muchos divorcios de matrimonios nace de una situación en la que ambos toleran durante años actitudes que luego acaban por no soportar. La única manera de construir una convivencia es a través del diálogo y de pequeñas concesiones que faciliten la armonía. "Yo soy como soy y no pienso cambiar", pero tampoco te voy a exigir a ti que cambies porque soy tolerante. ¿Existe alguna forma mayor de desencuentro?, interroga Araujo.
Claro que eso no significa caer en el todo vale, ni el relativismo moral.
Porque tampoco se puede imponer la tolerancia hasta niveles absurdos, ni dejar de exponer respetuosamente el punto de vista propio por temor al enojo del otro.
Se trata, más que tolerar las opiniones de los otros, de buscar espacios de encuentro entre todas las posiciones para encontrar un camino común. Y para eso, además, es imperioso evitar juzgar a los demás, sin creernos con el derecho de decir cómo es la mejor forma de actuar, porque para eso debe tenerse en cuenta cuáles fueron las situaciones y circunstancias que llevaron al otro hasta el "punto" en el cual se encuentra.
Puede definirse la tolerancia como la aceptación de la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa. Como la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de otra persona.
Debemos potenciar la consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del pluralismo.
Tolerar y a partir buscar el encuentro aún en la disidencia, debería ser el objetivo de todos para lograr una sociedad más armoniosa. Porque desde la discordia, la tensión y la enemistad nada bueno se consigue.