Buscador de Noticias

Купить новостройку с отделкой. Где купить однокомнатную квартиру в новостройке? Купить новостройку недорого. Оценка стоимости недвижимости. Какая рыночная оценка недвижимости? Принципы оценки недвижимости. Теплый пол своими руками. Как сделать теплый пол в доме. Монтаж водяного теплого пола. Не включается ноутбук. Скажите почему не включается ноутбук. Ноутбук включается и сразу выключается. Быстрый кредит наличными. Где быстро взять кредит без справок. Оформить быстрый кредит. Топ wow сервера. Где скачать последний клиент wow? Самый лучший сервера world of warcraft. Ленточная пилорама цена. Ленточная пилорама своими руками чертежи. Скачать чертежи ленточной пилорамы. Аренда квартир без посредников. Длительная аренда квартир без посредников и прочих. Аренда однокомнатной квартиры.

                                               

06 Jun

Pobreza e inflación

Publicado en Editorial

Uno de cada tres argentinos tienen problemas para alimentarse. El dato lo reveló un Gobierno que ya no miente con las cifras del Indec, pero que tiene pendiente una mejora en el bienestar general de las personas. La tarea no es sencilla porque además de las condiciones económicas se trata también de un problema cultural y educativo, pero está claro que deberá potenciarse el trabajo. No hay otra forma de combatir números que duelen. Ayer, un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA), reveló que ocho millones de personas viven en situación de pobreza. Y son 6 millones las que padecen hambre. El dato auspicioso es que el porcentaje bajó el año pasado, pero la gravedad no varía.
El dato surge de una investigación que la institución realizó bajo el nombre "Hacia una erradicación de la pobreza, dimensiones de la pobreza y la importancia de su medición multifactorial argentina urbana 2010-2016", pretendiendo determinar cuál es la pobreza estructural que afecta a Argentina en el período señalado.
El director del Observatorio de la Deuda Social Argentina, Agustín Salvia, puntualizó que en 2010, un 15,8% de la población padeció hambre; en 2014, el porcentaje fue prácticamente igual, un 15,9%, y en 2016 bajó a 15,2%.
Cerca del 18 % de la población no tiene acceso a por lo menos tres de estos derechos básicos. "Se trata de hogares donde al menos una persona pasó por esta situación pero el hecho de que la gente sienta hambre no quiere decir que no cubra esa necesidad de alguna manera, a través de comedores, por ejemplo, o de la Iglesia", dijo Salvia.
La estadística difundida por la Universidad Católica Argentina es tan contundente, como las consecuencias de una inflación que no ha mermado todo lo esperado.
Pese a que la administración nacional enfocó sus esfuerzos en reducir significativamente la inflación, presionada además por la necesidad de mostrar resultados positivos de cara al año electoral, e en los primeros cinco meses del 2017 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumuló un alza del 10,8%.
La consultora Ecolatina subrayó que el incremento en lo que va del año es superior a los guarismos observados en igual período de 2013 y 2015, años en que alcanzó 7,6% y 9,5%, respectivamente.
Uno de los factores que explica la inflación acumulada en lo que va del año es el "aumento a los precios de bienes y servicios regulados", no obstante, no considera que en 2017 "el ancla cambiaria fue más operativa respecto de 2013 y 2015 por dos vías".
Por un lado, no existe la restricción a la compra de divisas y el dólar prácticamente no subió en lo que va del año y por otro, el reciente shock de Brasil el dólar retrocedía cuando en los primeros meses de 2013 y de 2015 hubo una depreciación limitada de 5,4% y 4,1%, respectivamente.
La estrategia de acotar los incrementos nominales de salarios para contener el alza de los costos laborales de las empresas "fue exitosa" dado que "logró que las negociaciones paritarias tomen en cuenta la inflación presente y no la del año pasado que rozó el 40%", analizó Ecolatina.
Pese al dólar planchado y la contención de los salarios la inflación promedió 2,1% mensual en lo que va del año. Demasiado.

A Trump le preocupa más la temperatura de la opinión pública que la temperatura del planeta. Y el "negacionismo climático" es un valor seguro en la agenda nacional y populista.
De hecho, él ya le ha dedicado 115 tuits, que es la unidad de medida de Trump, su lenguaje natural. No en vano su iPhone, según asegura un corresponsal de la Casa Blanca, sólo tiene una app: Twitter. Cada vez que hace un tiempo inusual, aprovecha un mensaje ("Hace mucho frío en NY y NJ... ¿Dónde está el calentamiento global?" y cosas así), para descalificar el cambio climático como canard de una izquierda que necesita dosis de realidad.
En campaña ya cosechaba aplausos anunciando la ruptura con el Acuerdo de París "para salvar fábricas y empleos". Alemania ha declarado a los Estados Unidos un socio no fiable en nombre del G7, pero Trump sabe que ahí gana puntos.
Es irónico que el presidente norteamericano apele a la "realidad" mientras se desmarca del consenso científico, en definitiva de la realidad. No es que se sitúe en el 5 por ciento de escépticos convencidos o de académicos pagados por compañías energéticas para divulgar hechos alternativos. Sencillamente el "negacionismo" es un recurso tentador para el populismo nacionalista.
En definitiva para ese populismo de derechas, según la clasificación de Michael Kazin en The Populist Persuasion, lo natural es inventar un enemigo exterior. Y Trump no se lo ha ahorrado: "El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer las fábricas de Estados Unidos no competitivas".
En su discurso del jueves reapareció ese mantra señalando la hora no de París sino de Ohio o de Pensilvania, por cierto estados claves de su victoria. Todo esto forma parte, por supuesto, de una estrategia electoralista calculada.
En la campaña ya le reprocharon que él firmó en 2009 una carta colectiva dirigida a Obama, publicada como anuncio a página completa en The New York Times, pidiendo una acción gubernamental agresiva sobre el calentamiento global: "Si no actuamos ahora, es científicamente irrefutable que habrá consecuencias catastróficas e irreversibles para la humanidad y nuestro planeta (...) un desafío inmediato que enfrentan Estados Unidos y el mundo de hoy".
Entonces Trump se alineaba con los liberales en La Gran Manzana. Todo cambió después de 2011, cuando apareció el objetivo de la Casa Blanca. Sus convicciones, si es que tenía verdaderas convicciones, se transformaron en eslóganes electorales. Para el populismo nacionalista, el cambio climático es una verdad incómoda ya que se trata de un problema insoluble a nivel nacional que requiere una acción colectiva entre los estados. Eso era el Acuerdo de París, del que sólo se excluyeron Siria y Nicaragua.
Y por fuerte que sea la evidencia, el populismo nacionalista de derecha tiende a refutarla para reforzar sus intereses. Trump sabe que el marco mental de America first, Make America Grat Again, incluso Trump contra el mundo, le beneficia.
Ahí carga todo el "ethos" con su latiguillo: believe me (créanme). En sus discursos a menudo se pierde la cuenta de los believe me. Circulan decenas de memes, incluso generadores de memes. De momento parece funcionar, aunque Jon Stewart, en un diálogo con Stephen Colbert, concluía: "Trump miente a propósito. ¿Quieres saber cómo lo sé? Porque constantemente repite la frase 'Créanme'. Y nadie dice 'créanme' a menos que esté mintiendo".

Hace 33 años 25 de Mayo se conmocionaba con el crimen más recordado de los que han sucedido desde entonces. Lidia Noemí "Lili" Fernández, joven, soltera, independiente, que se desempeñaba como secretaria de una clínica médica, aparecía muerta en el departamento que ocupaba en calle 5 casi esquina 35.
Había sido asesinada durante la tormentosa noche del 29 de mayo por alguien que ingresó sin ejercer violencia, por lo que todo demostró que la víctima (la esperaba dentro -ella había salido a hacer un mandado- o tocó timbre y le abrieron) conocía a quien acabó con su vida.
Según información de ese momento, fue encontrada con su cráneo totalmente destrozado y un enorme charco de sangre. También había manchas de sangre en las paredes interiores del living, y fueron hallados cabellos en las manos de la víctima y en el piso del departamento.
No hubo disparos de arma de fuego y las partes de masa encefálica y sangre esparcida en los muros, daban certeza de la feroz saña con la que fue golpeada.
Hubo diversas especulaciones sobre los motivos del asesinato y detenciones decretadas el 15 de octubre de 1985 de dos médicos de la ciudad, quienes recuperaron la libertad en noviembre de ese año, por resolución de la Cámara, que no había encontrado pruebas para inculparlos y para considerarlos responsables.
Las investigaciones nunca lograron develar el misterio y entonces el hecho quedó impune.
Nunca se supo si el crimen fue cometido por un hombre o una mujer, si fue pasional o fríamente premeditado, o autoría de un maníaco sexual. Sólo se descartó que el móvil haya sido un robo, porque nada de valor habría faltado de la propiedad ubicada frente a la plaza Italia.
Lo que agregó dramatismo y abrió nuevas investigaciones fue el fallecimiento de Juan José Cisneros, reconocido personaje pueblerino que recorría las calles pidiendo cartones y botellas, a quien "Lili" siempre le ayudaba. "Pototo", como se lo conocía, apareció ahogado en un zanjón de calle 14 entre 19 y 301 el 19 de junio de 1984.
Se dijo que Cisneros no había perdido su vida porque, alcoholizado, había caído al agua y no pudo salir, sino que había sido asesinado a raíz de que, era la presunción, tendría datos de cómo o por qué habían matado a Fernández. Esa hipótesis no pudo comprobarse y el deseo se consideró accidental.
Treinta y tres años transcurrieron de un crimen que le dolió -y le duele- a familiares y amigos de la víctima, y que enlutó a la comunidad toda. También hubo y habrá dolor en aquellos que, para la Justicia sin pruebas determinantes, fueron sindicados como autores materiales o intelectuales.
Mucho se ha dicho y nada se comprobó. La muerte de "Lili" Fernández sigue impune.

30 May

Tarifas más justas

Publicado en Editorial

Frenado por la Justicia el aumento de la energía en el interior de nuestra provincia, elevado el costo del servicio luego de estar subsidiado en demasía durante años, el objetivo debe ser que entre los argentinos no haya beneficiados respecto a lo que se paga.
Tras esa meta se supo que el Gobierno nacional buscará años equiparar el valor de las tarifas eléctricas en todo el país, que en la actualidad presentan grandes diferencias, sobre todo entre el área metropolitana y el interior.
El Ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, anticipó que en junio habrá un encuentro del Consejo Federal de la Energía Eléctrica (que reúne a representantes del Poder Ejecutivo y de las provincias) para iniciar la discusión en torno a la composición de los costos de electricidad en los diferentes Estados.
Aranguren se quejó porque "ha habido aumentos tarifarios por encima de lo que fue el costo de generación, porque le siguieron sumando valor agregado de distribución (VAD), y como aumentó el costo de generación se lo ponen en la mochila al Estado nacional".
En efecto, el Estado nacional a través de la empresa estatal Cammesa dispone los aumentos del precio mayorista, que es el valor de la electricidad que reciben las distribuidoras, quienes a su vez agregan un incremento de acuerdo a los costos de distribución domiciliaria (el VAD).
Por caso, el aumento en la provincia de Buenos Aires, un 58% en promedio que actualmente se encuentra frenado por la Justicia, tiene una composición del 39% del costo mayorista y un 19% del VAD. Sin embargo, en regiones como La Plata el incremento supera el 100%.
Para Aranguren, la dispersión en las boletas no se debe a una decisión de su cartera, sino de los organismos reguladores provinciales, que dependen de los gobernadores.
En ese contexto, dijo que el año pasado "muchas provincias han continuado con esas políticas de aumentos por encima del costo de generación". Es por ello que en los próximos días publicará en la web del ministerio un cuadro con los valores que cobra cada una de las empresas, con la discriminación de la generación de energía, la remuneración al transporte y los impuestos.
"Con la transparencia de las tarifas de cada uno de los sectores, se podrá observar la dispersión en cada una, y que en un sistema más armónico la única dispersión debería estar vinculada con la cantidad de clientes por metro cuadrado, porque permite diluir el costo de distribución", explicó.
Como ya hemos publicado a través de nuestra agencia Dib, la dispersión de precios entre el interior del país y el área metropolitana es llamativa. En ese marco, las tarifas eléctricas del interior bonaerense se encuentran entre las más caras del país y prácticamente duplican las que se cobran en el Gran Buenos Aires y La Plata.
Según los datos de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), Eden y Edes (las principales prestadoras del interior bonaerense) ocupan el sexto lugar de una lista de 21 empresas concesionarias en todo el país.
El estudio se realizó sobre la base de un consumo bimestral de 500 kWh, sin impuestos ni cargos anexos.
Según esta estimación, un usuario de Capital Federal y el Gran Buenos Aires, cliente de Edenor o Edesur, paga 280 pesos bimestrales, mientras que en el interior provincial un usuario de Eden (Norte provincial) o Edes (Sur bonaerense) abonan prácticamente el doble: 540 pesos. En tanto, en la costa atlántica, área de concesión de Edea, el costo es de 500 pesos para el caso testigo analizado por Fundelec.
Los valores del interior bonaerense solo son superados por cinco jurisdicciones: Jujuy, Santa Fe, Neuquén, Córdoba y Tierra del Fuego. Esta última carga con el valor más caro del país (1.088 pesos) por no estar interconectada a la red nacional de extra alta tensión.

29 May

Menos sal

Publicado en Editorial

La problemática de la hipertensión arterial aumenta en todo el mundo, tanto que es un trastorno de alto riesgo que causa el 51 por ciento de las muertes por ACV y el 45 de los fallecimientos por enfermedades en las arterias coronarias, en todo el mundo.
En Argentina se estima que el consumo diario de sal por persona asciende a 12 gramos, más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. El 25.3 por ciento de la población agrega siempre sal a la comida después de la cocción de los alimentos, según estadísticas. Por eso, en nuestro país se espera que la hipertensión vaya en aumento.
Por eso es imperioso que se implementan más acciones que ayuden a disminuir el consumo de sal, como la elaboración de pan artesanal con menos sodio y la firma de acuerdos con la industria alimentaria que van en la misma línea.
Según proyecciones, la reducción de tres gramos de sal en la dieta de toda la población salvaría unas 6.000 vidas anuales y evitaría aproximadamente 60.000 eventos cardiovasculares y ataques cerebrovasculares cada año.
Como sostiene la OMS, los hábitos que desencadenan la enfermedad cardíaca y otras enfermedades crónicas son más acentuados en países de bajos y medianos ingresos.
Datos oficiales marcan que uno de cada diez adultos en el mundo tiene diabetes y que la obesidad se duplicó desde 1980 a esta parte. Los mayores porcentajes de personas obesas o con sobrepeso se registran en el continente americano. En Argentina, la OMS da cuenta que, en adultos, el 27.4 por ciento de los hombres y el 31 por ciento de las mujeres son obesos.
Un capítulo aparte son los niños. La baja calidad de alimentos que ellos reciben de sus mayores y la ausencia de actividad física diaria, favorecen el crecimiento de la obesidad y de la hipertensión.
Si bien los chicos visitan con frecuencia a los pediatras, la hipertensión, sería una de las afecciones que escapa con frecuencia del ojo clínico del médico, según los datos de un estudio.
La dificultad parecería ser fijar un valor único a partir del cual se establezcan parámetros de conducta porque cuando se trata de la tensión arterial de niños y adolescentes, no existe un valor único de normalidad, y fijar un parámetro para cada paciente requiere de al menos tres controles y su verificación en una tabla de información específica.
Entre un 2 y un 5 por ciento de los niños presentan hipertensión crónica. Este trastorno puede ser secundario a una patología como una enfermedad renal o endocrina. Sin embargo, en la mayoría de los casos no se conoce una causa identificable.
Mala calidad de comida plagada de grasas y saborizantes, y exceso de cloruro de sodio en cada bocado son una bomba de tiempo en la mesa familiar para grandes y chicos.
Tomar conciencia, comer productos frescos y sacar el salero de circulación, son buenas medidas para comenzar a prevenir futuros problemas.