Buscador de Noticias

Как сделать потолок из гипсокартона. Как сделать подвесной потолок в доме. Какой потолок лучше сделать. Отделка ванной комнаты. Быстрая отделка ванных комнат панелями. Отделка ванной комнаты пластиковыми панелями. Кровля крыши профнастилом. Качественные материалы для кровли крыш. Крыша из мягкой кровли. Самоделки для сада. Успешные самоделки для сада своими руками. Самоделки для сада и огорода. Ванная мебель для ванной комнаты. Купить мебель для ванных комнат недорого. Заказ мебели для ванной комнаты. Бизнес малое производство. Самый малый бизнес идеи производство. Новый бизнес производство. Монтаж дверей своими руками. Быстрый монтаж входных дверей. Легкий монтаж пластиковых дверей. С чего начать ремонт квартиры. Быстрый ремонт дома с чего начать. Ремонт своими руками для начинающих.

    

Ni los reclamos de empresas fabricantes de computadoras, notebooks y tablets, ni la presentación la semana pasada de una propuesta alternativa, surtieron efecto. El Gobierno finalmente anunció la eliminación del arancel del 35% para la importación de estos productos, lo que significará precios hasta 50% más bajos para los consumidores, pero se dice que eso acarreará "la pérdida de miles de puestos de trabajo".
"Con el objetivo de potenciar de manera transversal la economía argentina y generar 15.000 nuevos empleos en 3 años, el gobierno eliminará en marzo de 2017 el arancel de 35% para la importación de computadoras, notebooks y tablets. De esta manera, se reducirán precios, mejorará la calidad de las computadoras y aumentará la productividad de miles de empresas del país", se lee en el comunicado del Ministerio de Producción.
El decreto abarca la importación tanto de computadoras portátiles como accesorios informáticos y de telecomunicaciones que quedarán exentos del pago de derecho de importación.
A través del Decreto 117/2017, publicado en el Boletín Oficial, se formalizó la medida en cuyos considerandos se justifica que "redundará en la disminución de los costos de fabricación de diversos aparatos y equipos electrónicos, mejorando las condiciones de competitividad y productividad, y contribuyendo al aumento de la inversión productiva en el sector y de su disponibilidad en el mercado local".
Así, desde hoy se eliminará el arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras en el país, como también el arancel de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras a partir del 1 de abril. La medida se enmarca en las excepciones que tienen los países miembros del Mercosur para reducir los aranceles a diversos bienes, entre ellos los relacionados a tecnología.
"La posibilidad de acceso a las nuevas tecnologías resulta esencial para el desarrollo económico y social de nuestro país, brindando el marco adecuado para alcanzar una mayor eficiencia en el uso racional de la energía", se argumentó en la norma.
El Gobierno espera que de la eliminación de los aranceles resulte una disminución de los valores en el mercado local que revierta la tendencia en la baja del consumo. Sobre todo luego de la aplicación del programa "Precios Transparentes", a través del cual se diferenció el pago al contado del de financiamiento, que provocó el fin de las cuotas sin recargo.
El secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, insistió en que la eliminación de aranceles para la importación de computadoras tiene por objetivo "la generación de empleo de calidad, mejorar la competitividad y profundizar el camino de la productividad".
En ese sentido, sostienen que casi todas las pymes y los emprendedores del país necesitan notebooks y computadoras para trabajar y son quienes generan el 70% del empleo en la Argentina. Se sabe que las computadoras son un insumo básico para todas las tareas productivas y también para la educación, la investigación y las familias".
Para el Gobierno, el costo de la tecnología afecta la competitividad de toda la economía y "no puede ser una barrera para los cientos de miles de jóvenes emprendedores que desean tener sus propios proyectos, y que deben contar con el apoyo del Estado para realizarlos".
"Al tomar esta decisión pusimos foco, además, en acompañar a los trabajadores en la transición, y quienes resultaron afectados ya están en proceso de ser incorporados a nuevas compañías, que tienen proyectos de inversión sustentables aprobados por el Ministerio de Producción y crearán empleos de calidad, como en el caso de Visuar Samsung", indicó Mayer.
El Programa de Transformación Productiva que "llevamos adelante en conjunto los Ministerios de Trabajo y de Producción busca que los puestos de trabajo del sector serán absorbidos por nichos más competitivos, y tenemos el compromiso de no soltarle la mano a nadie", aseveró el funcionario.
Según la última encuesta nacional sobre el acceso y uso de las tecnologías de la información y la comunicación realizada por el Indec, el 67% de los hogares tiene acceso a una computadora, mientras que en Chile el nivel de penetración se acerca del 85%.
Hay argumentos sólidos para la medida. Empero, el impacto es negativo entre los fabricantes locales que advierten por la supervivencia de la industria. A corto plazo se verán las consecuencias y se sabrá si la iniciativa fue positiva o no.

Fueron muchos años de sufrimiento. A mi padre no le va a devolver la vida, siento mucha nostalgia... Es una leve brisa de justicia, nunca creí que iba a ver a Milani preso", dijo Alfredo Olivera, que declaró que, junto a su padre Pedro Adán, fueron torturados por el ahora detenido.
El ex dirigente político de izquierda denunció que él y su padre fueron detenidos ilegalmente por el ex jefe militar, en 1977, y que fueron golpeados y hostigados. Su padre, que falleció años después, quedó con el 60 por ciento de su cuerpo discapacitado. Ramón no tiene dudas de la relación entre una cosa y la otra, y responsabiliza a Milani.
Podría ser un testimonio más de un militar argentino que se excedió en su poder y que obró en forma maliciosa. Es más grave. Milani fue jefe del Ejército argentino. En 2013 lo eligió la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner para liderar unas Fuerzas Armadas que acompañaran su política de Derechos Humanos. Singular, ¿no?
Milani ahora está tras las rejas por delitos de lesa humanidad en la provincia de La Rioja (noroeste), acusado de secuestrar en 1977 a Pedro y Alfredo Olivera.
Milani negó siempre su responsabilidad y durante el kirchnerismo, cuando ya estaban en curso las investigaciones, logró incluso el apoyo de la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. El ex militar enfrenta también una causa por enriquecimiento ilícito.
La historia reza que en marzo de 1977 un comando militar secuestró a Pedro Olivera, un sindicalista ferroviario. Dos días después, Olivera fue abandonado en la puerta de su domicilio con una hemiplejia, producto de las torturas que había padecido. El comando que lo dejó libre secuestró luego a su hijo Ramón, quien fue pasado a la justicia ordinaria diez días después de sufrir largas sesiones de tormentos. Durante su declaración en 1979, Ramón reconoció a Milani como jefe del grupo que allanó su casa y responsable de la custodia que lo llevó a declarar cuando fue legalizada su situación. Cuando Milani fue propuesto por la ex Presidenta Kirchner para el puesto de jefe del Ejército, distintos organismos de Derechos Humanos recordaron aquel testimonio de Olivera e intentaron bloquear su designación. No les hicieron caso.
Más, Milani acusó entonces a la oposición de impedir las reformas que el kirchnerismo pretendía introducir en el Ejército. Su designación pasó finalmente el filtro del Congreso y se convirtió en el jefe del Ejército, símbolo de unas Fuerzas Armadas alineadas con la política de Derechos Humanos impulsada por la Casa Rosada.
Cuando Mauricio Macri asumió Milani pasó a retiro, pero la causa judicial tramitada en La Rioja siguió su curso. El militar intentó detenerla con un recurso ante la Corte Suprema que le fue denegado. Y el viernes quedó arrestado tras presentarse a declarar en un trámite que consideró solo de rutina. Explicará el contexto histórico y cuál era su conducta y sus funciones y rebatirá cuestiones que se pretenden semiprobadas (por la querella) en el expediente y ofrecerá ampliar pruebas, declaró su abogado, Gustavo Feldman, antes del interrogatorio. La estrategia, por ahora, no funcionó.
La de la familia Olivera no es la única causa que enfrenta Milani. Un tribunal de Tucumán, donde Milani estuvo destinado durante la última dictadura, investiga su presunta responsabilidad en la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo. Su hermana Graciela celebró la detención y negó cualquier trasfondo político: "Estas son causas e imputaciones graves, que se denunciaron en 1979, y en 1984 nuevamente, donde no había ninguna combinación política con estas denuncias".
El jefe del Ejército se decía defensor de los derechos humanos y hasta imaginaba ser candidato por el peronismo afín al kirchnerismo. Que la política no se inmiscuya. Que pague con años de cárcel si es encontrado responsable de tamaño delito.

04 Feb

Economía de mujeres

Publicado en Editorial

La palabra feminismo es tan polémica como sus concepciones. En diferentes ámbitos se habla del feminismo y sus variadas interpretaciones y connotaciones. Resulta interesante ver la simpleza con la que define el término el diccionario de la Real Academia Española: “m. Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”.
Tan simple y concreto que pareciera algo obvio. Hablar de feminismo es hablar de igualdad. Sin embargo aún hoy, en el siglo XXI es necesario de-construir algunas ideas sobre lo obvio y lo que creemos resuelto en el seno de nuestra sociedad. Debates urgentes para la construcción de un tejido social formado por vínculos entre iguales.
Se estima que 52 por ciento del trabajo en el mundo es contribuido por mujeres, sin embargo ellas reciben menos remuneración, ganan 24 por ciento menos que los hombres. La brecha salarial es solo justificada por la discriminación sexista. En términos generales las personas que accedieron a mayores niveles de educación reciben mejores salarios, pero esto no se refleja de igual manera en hombres y mujeres.
Según las estadísticas del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, una médica cirujana gana el 64 por ciento de lo que gana un médico cirujano con igual formación y experiencia. Una cajera de supermercado gana solo el 86 por ciento de lo que ganan sus pares varones por realizar la misma tarea. Está claro que no es una cuestión de formación o academicismo, la discusión está atravesada por la injusticia.
En nuestro país, esta diferencia en los salarios es de las más altas en Latinoamérica: “La brecha salarial entre varones y mujeres en la Argentina es del 27,2%, de los cuales solo un 12,6% puede ser explicada por elementos que corresponden al mercado de trabajo (factores como educación, experiencia laboral, sector económico, región, intensidad laboral y ocupación)”, explica Violeta Guitart, economista y autora del blog “Economía Feminista”.
La segregación ocupacional son los estudios sobre la composición por sexo de los mercados de trabajo occidentales. Referentes de este campo de investigación de la economía postulan que existen dos tipos de segregación una horizontal y otra vertical. La primera hace referencia a la segregación entre hombres y mujeres en diferentes áreas de la estructura productiva.
Existen grandes dificultades para acceder a determinadas disciplinas y profesiones que parecieran solo ser para mujeres y otras solo para varones, y a su vez las profesiones feminizadas son menos pagas que las consideradas masculinas.
La segunda, la segregación vertical, explica la dificultad de las mujeres para acceder a puestos jerárquicos de mayor responsabilidad y toma de decisiones. En todo el mundo, menos del 25 por ciento de mujeres ocupa posiciones administrativas y gerenciales, revela un informe realizado por el programa de las naciones unidas para el desarrollo y agrega que, para el año 2015 sólo el 22 por ciento de los miembros de parlamentos en el mundo eran mujeres.
Las mujeres, mitad de la población mundial, hoy son minoría en todos los ámbitos en donde se toman decisiones y se piensa nuestra época: parlamentos, gobiernos, ciencia, medios de comunicación, literatura, universidades. Disputar el acceso a estos lugares implica re pensar el rol de la mujer en la historia y el futuro de la sociedad.
No solo los datos objetivos alarman y levantan el velo a una situación de injusticia y desigualdad aceptada y avalada en la mayoría de los países, sino también desde la construcción de la subjetividad en los discursos que circulan de manera cotidiana. “Mi mamá no trabaja, es ama de casa” es una frase común y no cuestionada, que oculta la idea de que las tareas realizadas en el ámbito doméstico son un “no- trabajo” y pertenecen a las mujeres como si fuera algo natural. Desde los años ‘60 y hasta la actualidad la incorporación de las mujeres al mercado laboral va en aumento pero no se han alterado sus responsabilidades en el área reproductiva, por lo que su trabajo es doble: dentro y fuera del hogar.
Resulta necesario repensar aquellos marcos que reproducen la asimetría entre géneros para visibilizar y cuestionar lugares asignados, roles y estereotipos. Abordar la Economía desde el feminismo es hacerlo desde la igualdad.

Francia estrenó 2017 con la aplicación del “derecho a desconectar” para limitar la conexión a Internet por parte de los trabajadores tras varios años de negociación entre la patronal de empresarios y los sindicatos.

Se ha convertido en práctica habitual recibir llamadas, correos electrónicos y mensajes de Whatsapp de jefes y compañeros de trabajo a cualquier hora. Las nuevas tecnologías contribuyen a la eficacia y a la rapidez en la respuesta a cuestiones que antes llevaban horas y días. Pero este aumento en eficacia ha ido acompañado de un incremento en el número de tareas que se pueden resolver y, por tanto, en la carga de trabajo.

La acumulación de minutos dedicados a responder fuera de horas de trabajo no suele ir acompañada de una flexibilidad en los horarios presenciales en la oficina. Esto, junto con secuelas en la salud, llevó a los trabajadores en Francia a negociar con los empresarios para que, cada día, tuvieran derecho a 11 horas de desconexión cada día laborable y a no recibir correos, llamadas o mensajes los fines de semana.

Pudo jugar un papel importante el caso del expresidente de France Telecom Didier Lombard, procesado por acoso tras el suicidio de unos treinta empleados hace unos años.

Una persona que tenga una jornada laboral de diez horas vuelve a su casa a las seis de la tarde. Como mínimo. Eso deja unas cuatro horas de calidad para pasar con la familia, hacer las compras, para practicar deportes, para ir a clases de idiomas o de lo que sea, y a otras actividades.

La irrupción de mensajes impide vivir con plenitud en espacios vitales que son tan fundamentales como el trabajo, aunque éste nos dé el dinero para subsistir y llevar una vida digna. Muchos jefes animan a sus empleados a tener habilitadas sus cuentas de correo en su en su Smartphone “por si entra algún mensaje importante”.

Lo que tiene mucha importancia a veces no suele resolverse con una llamada o con una gestión, lo que implica a conectarse a la computadora de casa o a hacer malabares con el teléfono celular.

Todo esto quita tiempo y atención a la familia. O refuerza el phubbing, como se denomina a  ignorar a una persona por atender un dispositivo móvil. Se repiten cada vez más las escenas de niños que demandan atención de unos padres poseídos por la pantalla de su teléfono. Estos mismos padres no podrán rasgarse las vestiduras cuando esos niños, dentro de unos años, deambulen como zombies por sus casas con los audífonos puestos y sin comunicarse con nadie.

La tecnología puede convertirse en un obstáculo más a la conciliación familiar a la que algunas patronales de empresarios parecen oponerse aunque, por otro lado, muchos se lleven las manos a la cabeza por las bajas tasas de natalidad de algunos países. Muchas parejas pierden la comunicación, se multiplica el estrés por la sensación de “no llegar nunca” y el agotamiento impide entregarse más a los hijos, lo que desemboca en sentimientos de culpa más adelante.

Llevar el abuso de las tecnologías del ámbito laboral al personal no sólo perjudica la vida familiar y los tiempos para la expansión de las personas, sino también con la propia salud. Se ha comprobado que la utilización de aplicaciones en los minutos previos a dormir altera el sueño e incluso produce insomnio. Mucha gente reconoce despertarse varias veces a la mitad de la noche para ver si alguien les ha escrito algún mensaje. Incluso “aprovechan” sus visitas al baño.

La creencia extendida de que hay que estar disponible para los demás las 24 horas ha desembocado en la creación de herramientas como los “manos libres”. Sin embargo, el repunte de accidentes automovilísticos en Estados Unidos ha llevado a un cuestionamiento de su uso porque se demuestra que son un elemento de distracción para llevar un vehículo que puede acabar con la vida propia o la de los demás.

En años recientes han proliferado las clínicas de desintoxicación para personas que han desarrollado una adicción a las tecnologías. No se puede culpar al trabajo, pero el derecho a la desconexión contribuye a la erradicación de un problema que nos aísla de los demás y pone en peligro nuestra salud.

Cada invierno, desde 1971, los máximos dignatarios políticos y empresariales del mundo pasean por la estación de esquí de Davos. Este año han sido 40 los jefes de Estado que han asistido al Foro Económico Mundial, de un total de 2.500 participantes, en una edición que ha tenido como objeto de debate el «Liderazgo responsable y receptivo».
Una proclama un tanto imprecisa que, sin embargo, ha revestido con un aura distinta esta ‘montaña mágica’ -como la bautizó el escritor Thomas Mann- de los Alpes suizos. Preocupaciones que nunca antes habían sido centrales en la reunión de la élite capitalista pro globalización por excelencia han eclipsado el debate en este recién estrenado 2017. Hablamos de conceptos como el populismo, la desigualdad, la reformulación del capitalismo o el desarrollo sostenible.
Pero, si en algo se convirtió esta cumbre nevada durante el reciente encuentro, es en una suerte de representación -no simulada- de un nuevo orden mundial que viene a desbaratar los equilibrios de poder establecidos desde el Siglo 20. El mundo ha dado más vueltas de las acostumbradas en cuestión de meses: Reino Unido ha decidido irse de la UE y Donald Trump se ha convertido en presidente de Estados Unidos. Difícil digestión.
Este terreno movedizo e impredecible en que reposa el Siglo 21 viene acompañado de no pocas contradicciones: el último gran defensor de un mundo sin barreras comerciales que aterrizó (por primera vez en sus años de mandato) en Davos fue, paradójicamente, el líder del gigante comunista, Xi Jinping, que ofreció una apasionada defensa del libre comercio y la globalización.
«Algunos culpan a la globalización por el caos en nuestro mundo, pero nuestros problemas no son causados por la globalización. […] No habrá ganadores en una guerra comercial. Seguir el proteccionismo es como encerrarse uno mismo en un salón oscuro: puede que evite el viento y la lluvia, pero también se quedarán afuera la luz y el aire», señaló el presidente chino.
Esto sucede en paralelo a la toma de posesión de Trump -defensor de desechar las actuales reglas del libre comercio- como presidente de Estados Unidos, hogar del capitalismo. «Davos ha ofrecido un anticipo de lo que podría ser esa nueva realidad política, en la que los defensores de la globalización tengan que mirar a Pekín y no a Washington, al menos mientras Trump siga en la Casa Blanca», escribió el editor de la BBC Kamal Ahmed. Irónico, cuando menos.
Un desbarajuste al que se suma la salida de Reino Unido del mercado único. «El camino por delante será en ocasiones incierto, pero a la vez nos llevará a un futuro más prometedor», manifestó en Davos la primera ministra británica, Theresa May». Los británicos eligieron un camino audaz y ambicioso para crear un Reino Unido verdaderamente global», explicó, descartando que el referéndum del Brexit sea un intento de debilitar las relaciones con la UE. Y afirmó que su país asumirá un nuevo papel de liderazgo como el defensor «más fuerte y enérgico» de los negocios, los mercados libres y el libre comercio en el mundo.
Llama la atención que uno de los principales focos de debate del club de poderosos de Davos fuera la desigualdad. «La combinación de desigualdad económica y polarización política amenaza con amplificar los riesgos globales, erosionando la solidaridad social sobre la que descansa la legitimidad de nuestros sistemas políticos y económicos», advirtió el Foro Económico Mundial en su Informe de Riesgos Globales 2017.
En efecto, las amenazas de índole meramente económica han cedido el primer plano en términos de probabilidad a los eventos climáticos extremos, las migraciones involuntarias a gran escala, los ataques terroristas, los eventos masivos de robo y fraude de datos.
Otros desafíos, como la automatización del empleo, también ocuparon buena parte de las conversaciones. El gran salto impulsado por la era digital está transformando nuestra forma de vivir y de trabajar. Y, si no nos preparamos para esta cuarta Revolución industrial, su impacto social será mucho mayor que el de todas las anteriores. Según el informe del Foro, en solo cinco años se perderán 5 millones de puestos de trabajo. Los investigadores de Davos saben que las empresas son las primeras que deben reinventarse si no quieren perder el tren del progreso.
La incertidumbre que se respiró en Davos no fue menor.