Buscador de Noticias

Как правильно класть плитку. Как класть плитку на стену быстро. Класть плитку своими руками. Как выбрать ламинат для квартиры. Какой лучше выбрать ламинат сегодня. Какого цвета выбрать ламинат. Как правильно клеить обои. Как клеить обои на потолок вертикально. Как правильно клеить углы обоями. Интересные самоделки своими руками. Качественные самоделки своими руками фото. Самоделки для дома своими руками. Как сделать потолок в доме. Чем лучше утеплить потолок дома на сегодняшний день. Утепление потолка дома своими руками. Бизнес идеи с минимальными вложениями. Успешные идеи малого бизнеса с нуля. Прибыльные бизнес идеи. Как сделать мебель своими руками. Сделать деревянная мебель своими руками. Сделать мебель своими руками видео. Опалубка для фундамента. Как сделать опалубку для фундамента быстро. Опалубка для фундамента купить.

    

La recesión que atraviesa nuestro país ha llevado la tasa de desempleo hasta el 8,5 por ciento según las últimas cifras oficiales, y roza el 10 por ciento de acuerdo al informe que acaba de difundir la Universidad Católica Argentina. Frente a esa situación, el Papa Francisco ha decidido respaldar explícitamente al principal motor del empleo argentino: las pequeñas y medianas empresas, que generan cerca del 70 por ciento de los puestos de trabajo.
El canciller de la Pontificia Academia de Ciencias Marcelo Sánchez Sorondo, viajó desde el Vaticano hasta Buenos Aires para participar en el lanzamiento de la Red de Industriales y Empresarios Laudatistas (Riel), en la que figura uno de los hombres más cercanos al Papa en la Argentina, el diputado opositor y titular de la Fundación Alameda Gustavo Vera.
"No somos opositores, de hecho vamos a trabajar para el encuentro, aunque eso no quiere decir que nos callemos si atacan al trabajo o a la generación del trabajo", advirtió el empresario Federico Cuomo en el acto de presentación de Riel, celebrado en el convento de los Mercedarios de Buenos Aires.
Pese a sus palabras, en primera fila lo escuchaban referentes opositores como el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires y actual diputado del Frente Renovador Felipe Solá y el senador de Proyecto Sur Fernando "Pino" Solanas.
"Existen personas que quieren destruir a las pymes, crear más pobres", subrayó el dueño de la cadena mayorista Maxiconsumo Víctor Fera. Las pequeñas y medianas empresas se han visto especialmente golpeadas por la severa caída del consumo registrada en 2016 y por el aumento de las tarifas de luz y gas decretadas por el Gobierno de Mauricio Macri.
"Ahora entiendo que tengo que salir a defender todo lo que nos pasa y no por necesidad sino por convicción. No puede ser el abuso de la comida, el precio que le sale a la gente, porque son 10 o 30 empresarios los que se llevan el dinero de la Argentina. Y así ellos son los que generan pobreza", agregó Fera. Para Gustavo Vera, el Pontífice "pone al ser humano en el centro de la escena y dice que esto se va a lograr con el Estado y las pymes".
En la Argentina, quienes conocen a Francisco lo definen como un cura de barrio con una gran vena política. Pocos dudan de que su corazón "pertenece al peronismo", pero en los últimos meses intentó mantenerse apartado de la primera línea política después de que los católicos fieles a Macri viesen con suspicacia la cercanía que mostró con figuras polémicas como la activista y diputada del Parlasur Milagro Sala, investigada y presa en la provincia de Jujuy por presunta corrupción, o la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini.
El acto de lanzamiento de Riel puede ser leído como un nuevo gesto político, pero va en la línea de las últimas declaraciones de la jerarquía eclesiástica en el país.
En su mensaje navideño, difundido esta semana, la Conferencia Episcopal Argentina expresó su preocupación por la situación de pobreza en la que vive el 32 por ciento de la población e instó a las autoridades nacionales y a los empresarios a crear "fuentes de trabajo digno y bien remunerado".
Los obispos atribuyeron la precaria situación social del país "a los cálculos mezquinos, la especulación financiera y la subordinación del bien común a intereses electorales" y afirmaron que "cuesta creer que en la tierra bendita del pan, a uno de cada tres argentinos le falte comida, trabajo, salud, educación e igualdad de posibilidades para progresar".
Las palabras de la Iglesia Católica argentina añaden presión al Ejecutivo de Macri para encauzar el rumbo económico del país y ayudar a la población más vulnerable, que ha sufrido como nadie el aumento del 42 por ciento del precio de la canasta alimentaria en el último año.

La Unión Iberoamericana de Universidades, creada por las Universidades de San Pablo, Buenos Aires, Autónoma de México, Barcelona y Complutense, ha puesto en marcha su primer proyecto conjunto: el Observatorio de Macro ciudades.
Según resaltó Carlos Andradas rector de la Complutense de Madrid, "este es un paso más en esta Unión que hemos creado cinco de las más destacadas universidades iberoamericanas, porque estamos convencidas de que unidas tendremos más fuerza".
"El objetivo -continuó el rector durante sus palabras en el acto de presentación del Observatorio- es tener una voz común, una voz unida para crear opinión, para decir de manera independiente, con rigor científico y también desde el ámbito del pensamiento, nuestra opinión sobre temas de actualidad: de educación, de economía, sobre desigualdad o, como es el caso, sobre las macro ciudades".
El pasado 23 de noviembre, coincidiendo con la celebración del I Congreso Internacional de Macro ciudades celebrado en Buenos Aires, los rectores Alberto Barbieri (Buenos Aires), Jordi Alberch (Barcelona) y Carlos Andradas (UCM), y los vicerrectores Ken Oyama (Autónoma de México) y Raúl Machado (Sao Paulo), presentaron el proyecto.
Según explicó el rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Barbieri, el objetivo de este Observatorio es constituir un foro para el tratamiento de los desafíos y oportunidades que presentan las macro ciudades en pos de su sostenibilidad y mejora de la calidad de vida de sus habitantes, de manera que se puedan encontrar soluciones conjuntas y lograr cambios necesarios.
Los rectores también anunciaron que ya hay otros proyectos muy avanzados para abordar otros temas concretos, ligados tanto a investigación como docencia.
De hecho, coincidiendo con la celebración de este I Congreso Internacional de Macro ciudades, que se celebró del 21 al 24 de noviembre organizado por la propia Unión Iberoamericana de Universidades, se produjo también en la Universidad de Buenos Aires un encuentro entre expertos de las cinco universidades en enfermedades transmisibles.
"La universidad es una usina de ideas, y acá las estamos alimentando", concluyó el rector Alberto Barbieri.
Los rectores anunciaron que en los próximos meses se irán inaugurando Observatorios de Macro ciudades en cada una de las universidades de la UIU, "con la convicción de que las ciudades pueden aprender de las experiencias de cada una, que se pueden compartir los conocimientos e identificar las solucionas más efectivas para problemas similares; y que las universidades públicas tiene un rol destacado en este proceso, como responsables de la producción del conocimiento científico".

Cuando los estadounidenses eligieron a George Bush algunos lo saludaron como la posibilidad de que una persona normal llegara hasta allí y ahora podemos asegurar que la democracia es un sistema tan abierto que puede llegar a ser presidente incluso alguien muy por debajo de lo normal.
¿Qué está pasando para que los populistas parezcan disfrutar de tantas ventajas competitivas? "Mi hipótesis es que nuestros sistemas políticos no son capaces de gestionar la creciente complejidad del mundo y son impotentes ante quienes ofrecen una simplificación tranquilizadora, aunque sea al precio de una grosera falsificación de la realidad y no representen más que un alivio pasajero" dice el profesor universitario español, Daniel Innerarity.
Quien hable hoy de límites, responsabilidad, intereses compartidos, tiene todas las de perder frente a quien establezca unas demarcaciones rotundas entre nosotros y ellos, o entre las élites y el pueblo, de manera que la responsabilidad y la inocencia se localicen de un modo tranquilizador.
Las recientes elecciones en Estados Unidos han sido la apoteosis de algo que se observaba en muchas democracias: más que elegir, se "des elige"; hay mucho más rechazo que proyecto. Estos comportamientos del "soberano negativo" manifiestan una profunda desesperación: no se vota para solucionar sino para expresar un malestar. Y son elegidos quienes prefieren encabezar las protestas contra los problemas que ponerse a trabajar por arreglarlos. Por eso la competencia o incompetencia de los candidatos es un argumento tan débil. Lo decisivo es representar el malestar mejor que otros.
La extrema derecha no está en mejores condiciones de hacer frente a los desarreglos de la globalización sino la que ha ofrecido el relato más verosímil para los enfurecidos. Otra parte ha ido a buscar esa explicación simple en otros políticos que no tienen la misma ideología, pero sí la misma lógica simplificadora.
Se equivoca quien juzga este incremento de los extremismos a partir de los movimientos antidemocráticos que dieron lugar a los totalitarismos del siglo pasado. Estos utilizan un lenguaje democrático. Tienen una idea simplista de la democracia y absolutizan una de sus dimensiones. No haremos frente a esta amenaza mientras no ganemos una batalla conceptual que haga inteligible y atractiva la idea de una democracia compleja. La democracia es un conjunto de valores y procedimientos que hay que saber orquestar y equilibrar (participación ciudadana, elecciones libres, juicio de los expertos, soberanía nacional, protección de las minorías, primacía del derecho, deliberación, representación…). Los nuevos populismos tienen una retórica democrática porque toman uno sólo de ellos y lo absolutizan, desconsiderando todos los demás. Se degrada la democracia cuando se absolutiza el momento plebiscitario o cuando entendemos la democracia como soberanía nacional impermeable a cualquier obligación más allá de nuestras fronteras. Si los populismos resultan tan aceptables para sectores cada vez más amplios de la población no es porque haya cada vez más fascistas entre nosotros, sino porque hay más gente que se deja convencer de que la democracia es sólo eso.
Una democracia de calidad es más compleja que la aclamación plebiscitaria; en ella debe haber espacio para el rechazo y la protesta, pero también para la transformación y la construcción; el tiempo dedicado a la deliberación es mayor que el que empleamos en decidir. No se toman las mejores decisiones cuando se decide sin buena información (como el Brexit) o con un debate presidido por la falta de respeto hacia la realidad (como Trump). Tampoco hay una alta intensidad democrática cuando la ciudadanía tiene una actitud que es más propia del consumidor pasivo, al que se arenga y satisface en sus deseos más inmediatos y al que no se le sitúa en un horizonte de responsabilidad.
La implicación de las sociedades en el gobierno ha de ser entendida como una intervención en su propio autogobierno a través de una pluralidad de procedimientos con espacios para el antagonismo pero también para el acuerdo, que permitan la expresión de las emociones tanto como el ejercicio de la racionalidad.
Hemos de trabajar en favor de una cultura política más compleja y matizada. Cuando las sociedades se polarizan en torno a contraposiciones simples no dan lugar a procesos democráticos de calidad. ¿Cómo promover una cultura política en la que los planteamientos matizados y complejos no sean castigados sistemáticamente con la desatención e incluso el desprecio? ¿Cómo evitar que sea tan rentable electoralmente la simpleza y el mero rechazo? ¿Por qué son tan poco reconocidos valores políticos como el rigor o la responsabilidad? Sólo una democracia compleja es una democracia completa.

15 Dic

Diciembre trágico

Publicado en Editorial

Todos los caminos conducen al 2001, la peor crisis económica de la historia reciente de nuestro país, que acabó con 38 muertos en las calles y cinco presidentes en dos semanas. "Hasta hace poco, muchos aún pensaban que Macri saldría en helicóptero de la Casa Rosada, ahora ya empiezan a ver que vamos en serio, que vamos a cumplir el mandato", aseguró un ministro argentino.
La historia reciente de este país es tan cruenta que sería el primer presidente no peronista que lograr acabar sus cuatro años. Pero para despejar cualquier duda y tratar de olvidar ese drama, Macri eliminó el helipuerto que había en el techo de la Casa Rosada, el mismo que Fernando de la Rúa usó el día en que dimitió, el 20 de diciembre de 2001, para evitar a las masas concentradas en la Plaza de Mayo.
Fue tan brutal el desplome de la economía, el descrédito de la política, el hundimiento moral e institucional, que la referencia a 2001 explica buena parte de la realidad actual argentina.
Cuando hacía campaña para intentar evitar que Mauricio Macri ganara las elecciones, Cristina Fernández insistía en que la gente se preguntara cómo estaba antes de que llegaran los Kirchner al poder -en realidad fue en 2003- y como está ahora. El propio Macri se define a sí mismo y a su partido como una consecuencia de esa crisis, porque nació después. Y cuando tiene que justificar los recortes, Marcos Peña argumenta que "los costos que se viven hoy son para evitar una crisis como la de 2001".
En las manifestaciones contra el presidente, muchos le gritan para que prepare el helicóptero. Todo gira en torno a ese momento dramático.
Macri cumplió un año en el Gobierno al mismo tiempo que Argentina conmemora otro diciembre, el más trágico de su historia reciente, del que han transcurrido 15 años. Desde ese 2001, todos los políticos le temen a los diciembres argentinos.
La Argentina actual sufre aún las consecuencias de aquello, y el 32% de pobreza tiene mucho que ver con las heridas que dejó ese desplome, pero casi nada en la situación actual se puede comparar con aquél desastre. "Lo de hoy es incomparable con esa etapa", admitió el propio De la Rúa. "Néstor Kirchner y Cristina lo dejaron claro, cualquiera que respiraba fuerte era acusado de destituyente. En ese sentido se ha aprendido. Ahora hay respeto por las instituciones, pero a algunos se les sale la cadena, como decimos acá", explica.
También cree que ahora la oposición es "más responsable" de la que le tocó a él. De la Rúa, que hundió su imagen definitivamente con esa huida en helicóptero y con el corralito bancario, quedó como la máxima figura de aquella crisis. Pero él sostiene que hizo lo que pudo y se vio atrapado entre dos frentes: por un lado el FMI, que cortó el grifo del crédito a la Argentina, y por otro la oposición interna, que trabajó para destituirle.
Lo cierto es que ese 32% de pobreza argentina actual es una cifra discreta si se la compara con 2001, cuando llegó al 54% y dejó imágenes únicas como las de unos vecinos faenando en plena carretera la carne de unas vacas que se habían caído de un camión accidentado en Rosario. Cualquier cosa en comparación con aquello parece muy poco.
Desde entonces no se perdió la costumbre de resolver todos los conflictos en la calle, pero ya sin muertos. Los cortes son la rutina diaria sobre todo en Buenos Aires. Pero la policía no actúa precisamente porque aún sigue vivo el recuerdo de 2001 y un nuevo muerto podría acabar con cualquier Gobierno. "La Argentina estuvo al borde de una guerra civil. La gente estaba armada en los techos porque temía que los más humildes los atacaran", recuerda Eduardo Duhalde, el presidente peronista que llegó al poder 10 días después de la caída de De La Rúa y que según este contribuyó a destituirlo.
"Ahora no es como en 2001, tenemos mucho más potencial económico", explica Duhalde. "El estallido se dio con el corralito", recuerda Ramón Puerta, que fue presidente tres días en ese convulso diciembre, nada más dimitir De la Rúa. "En esos días firmé un centenar de decretos. Entre otras cosas levantar el estado de sitio y llenar los cajeros. Cargamos los cajeros y se tranquilizó el país", contó Puerta.
Eduardo Camaño, otro peronista que también fue presidente durante tres días, recordó la locura de esos días: "Vivimos 90 días encerrados. Había puesto carteles en Olivos que decían "se vende". No podíamos hacer nada. Nadie quería ser ministro, pensaban que cualquier Gobierno iba a durar 10 días". Todos coinciden en que esos tiempos están muy lejanos, que por muy compleja que sea la situación actual no se parece en nada a aquella. Así, la Argentina ya no tiene miedo a otro 2001, pero el recuerdo de esa etapa trágica está muy lejos de borrarse.

14 Dic

La ciudad perdida

Publicado en Editorial

Un equipo de arqueólogos internacional de la Universidad de Gotemburgo ha comenzado a explorar una antigua ciudad de la Grecia Clásica, de 2.500 años de antigüedad, llamada Vlochós, que hasta ahora había pasado desapercibida porque se pensaba que era un enclave sin importancia del mundo antiguo.
Sin embargo, el descubrimiento de nuevos vestigios puede cambiar el concepto que se tenía de esta área. El lugar explorado es una antigua ciudad prácticamente desconocida a 300 kilómetros al norte de Atenas, situada alrededor y sobre la colina Strongilovoúni, que forma parte de las grandes llanuras de Tesalia. Los vestigios hallados pertenecen a varios periodos históricos.
Entre los restos encontrados en la colina destacan la plaza de una ciudad y la cuadrícula de una calle que indican que se trata de una gran urbe. "El área que se encuentra dentro de la muralla mide más de 40 hectáreas", explica Robin Rönnlund, estudiante de doctorado en Arqueología Clásica e Historia Antigua en la Universidad de Gotemburgo y líder del trabajo de campo.
El investigador asegura que la colina guarda muchos secretos porque han encontrado restos de torres, paredes y puertas de la ciudad, pero la mayoría de estos vestigios se encuentran enterrados, bajo tierra. El objetivo del equipo es evitar las excavaciones y utilizar otros métodos como el radar de penetración de suelo para no dañar la zona.
"Como los restos son abundantes, nos gustaría registrarlos antes de comenzar cualquier excavación", señala Rönnlund. Además de las ruinas de la ciudad, el equipo ha encontrado fragmentos de cerámica y monedas que pueden ayudar a fechar la antigüedad del lugar.
"Los hallazgos más antiguos datan alrededor de 500 años antes de Cristo, pero el auge de la ciudad parece estar entre el cuarto y tercer siglo antes de nuestra era. Parece que después fue abandonada, tal vez por la conquista romana de la zona", explica Rönnlund.
Según el investigador, lo que más le ha llamado la atención del descubrimiento ha sido el tamaño del asentamiento y su pintoresca ubicación en las amplias llanuras de Tasalia. "La ciudad antigua debe haber sido muy prominente y visible en toda la región", señala.
La exploración forma parte del Proyecto Arqueológico de Vlochós (VLAP) y es una colaboración entre el Instituto Sueco de Atenas y el servicio arqueológico local de Karditsa. El trabajo de campo se realizó durante dos semanas en septiembre por un equipo internacional de la Universidad de Gotemburgo y la Universidad de Bournemouth con el objetivo de explorar los restos para comprobar su importancia.
"Se sabe muy poco sobre las ciudades antiguas de la región y muchos investigadores han creído hasta ahora que Tesalia occidental formaba parte de un remanso sin importancia durante la antigüedad", cuenta Rönnlund, que aclara que los restos explorados se conocen desde hace bastante tiempo por parte de las autoridades locales, pero que no ha sido hasta que han llevado a cabo una investigación más sistemática que han conocido la naturaleza exacta del enclave. El proyecto, por tanto, llena una brecha en el conocimiento de la zona y los investigadores aseguran que aún queda mucho por descubrir en suelo griego.
Rönnlund explica que encontró el lugar con un compañero suyo mientras trabajaban en otro proyecto el año pasado y fue entonces cuando se dieron cuenta de su gran potencial. "El hecho de que nadie haya explorado nunca la colina es un misterio", señala Rönnlund. El investigador asegura que la zona del oeste de Tesalia es muy rica en arqueología, como puede verse en el Museo Arqueológico local del Karditsa, y que los arqueólogos tanto griegos como extranjeros están trabajando mucho en descubrir todos los secretos de este paisaje antiguo. "Es posible que haya más restos en la proximidades", señala.
Rönnlund no cree que los resultados de este proyecto griego-sueco-británico alteren la Historia, pero asegura que demuestran de forma definitiva que la región de la antigua Tesalia fue muy rica e importante. "Y no al revés como se suponía hasta ahora", concluye el investigador.