Buscador de Noticias

                                    

En tiempo récord, la administración de María Eugenia Vidal logró tener aprobado el Presupuesto 2018 en la Legislatura, y aunque algunos reclamaron para que se reeditara el Fondo de Infraestructura Municipal que permitió a tantas comunas hacer obras, la propuesta oficialista se impuso con gran apoyo opositor, y la llave que permitió cristalizar el acuerdo está en el virtual pacto a nivel nacional por el Fondo del Conurbano, ya que de cerrarse ese entendimiento con Nación por 40.000 millones de pesos, ingresarán 3.200 millones a la Provincia que irán directo a los municipios a través de la coparticipación. Por tanto, aunque no habrá Fondo de Infraestructura, las comunas recibirán más dinero.
Además del Presupuesto, también se aprobó un permiso de endeudamiento de 58.890.000 millones de pesos, la ley impositiva y el llamado Pacto de Responsabilidad Fiscal Municipal. Y como dato relevante, se baja el gasto legislativo que implicará un ahorro de 2.500 millones. Los recursos bajarán del 1,5 al 1,2%, reclamo que habría realizado Vidal, que además quiere recortar 500 millones de pesos en gasto político en el Poder Ejecutivo.
La Legislatura aprobó un permiso para tomar deuda por casi 59.000 millones. El gasto total es de 630.000 y proyectan un crecimiento de la economía bonaerense del 3,5%.
En el desglose de las áreas, Desarrollo Social tendrá un aumento del 30%, se contempla 22% suba en las partidas para Infraestructura (una inversión de más de 30.000 millones de pesos en 861 obras) y un 19% en Salud, donde se prevé destinar 2.000 millones para reconstruir las guardias de los hospitales y para extender a 77 distritos de la provincia el sistema de emergencias SAME.
La baja de impuestos proyectada para 2018 a través del proyecto de Ley Impositiva, tendrá un costo fiscal de 10.000 millones y abarcará a Ingresos Brutos en cada sector: unas 3.900 grandes industrias, por ejemplo, pagarán una alícuota de 1,5% (frente a 1,75% en la actualidad). Estarán exentas, además, las Pymes fabriles que facturen hasta 78 millones pesos, y cuyo tope es hoy de 52 millones, lo que implica una variación de más del 50% y alcanza a unas 40.000 compañías.
Se recorta también la alícuota del impuesto a los Sellos, de 3,6% a 2% para la compra venta de inmuebles y para autos cero kilómetro ese gravamen y el de Ingresos Brutos bajan de 3 y 3,5% respectivamente, al 2,5%.
En tanto, se prevé aumentos en los impuestos Inmobiliario Rural (50% en promedio) y Urbano (56%).
En lo político, debe destacarse que en el Senado el paquete de proyectos se aprobó con 36 de los 45 legisladores presentes, y en Diputados con 77 de los 92 votos, un número holgado para aprobar los expedientes que requerían los dos tercios de los presentes.
Apenas el kirchnerismo más duro intentó plasmar algunas críticas. En el Senado, las divisiones en el peronismo se observaron cuando antenoche el Frente para la Victoria comunicó que sus 10 senadores rechazaban el paquete de proyectos. El Frente Renovador hizo silencio y sus seis senadores votaron favorablemente.
Lo cierto es que habrá cambios, y no sólo para la Gobernación. La avalada ley de Responsabilidad Fiscal establece límites al gasto corriente, la incorporación de personal por parte de los intendentes y el endeudamiento de las comunas. También incorpora pautas de fin de mandato. Buscan limitar el aumento del gasto corriente permanente durante los últimos seis meses de gestión de cada gobierno.
También fue fijado un límite de 1.000 millones de dólares para endeudamiento oficial a través de proyectos de participación pública privada, y que el porcentaje atado a obras del Fondo Educativo baje del 85 al 50% para intendentes del Conurbano y al 40% en el caso de los del Interior.

Todo está en debate en nuestro país, sobre todo aquello que concierne al aspecto simbólico de la política.
En medio de una profunda grieta que enfrenta a kirchneristas con macristas, esta última semana se ha cerrado una disidencia que por más absurdo que parezca, levantó polvareda.
Tras dos años de permanecer tirado a la intemperie, el monumento de Cristóbal Colón que durante un siglo estuvo instalado tras la Casa Rosada, finalmente fue ensamblado en un predio de la Costanera Norte, sobre el Río de la Plata, por lo que vuelve a mirar hacia Europa.
La mudanza generó el repudio de parte de la colectividad italiana.
La polémica comenzó hace cuatro años, tras la decisión de la ex presidenta Cristina Fernández de remover una figura que según ella representa «toda la sangre derramada» y colocar en su lugar a Juana Azurduy, «heroína de la independencia».
El monumento a Colón pasó un siglo inadvertido por las personas que transitan en auto o caminando el paseo de la Rábida, una arteria que circula por detrás de la Casa Rosada y que se vuelve indispensable en horas pico, dado que conecta el centro de Buenos Aires con parte del casco histórico, el sur de la ciudad y el ingreso al extrarradio.
«Estamos conformes», confió Teresa Anchorena, presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos, que tuvo a cargo la tarea de analizar cómo se organizaban los trabajos. «Nos encargamos de chequear que se haga de manera correcta el transporte y el montaje del monumento y todo estuvo bien».
«Según los especialistas que trabajaron en el lugar durante meses, las crecientes del río no afectan la base de la estructura», dijo en respuesta a algunas voces disidentes con el nuevo lugar de emplazamiento, a orillas del Río de la Plata, un sitio muy castigado durante las tormentas. La presentación oficial será dentro de 15 días
Fue el fallecido Hugo Chávez quien, en una visita a la casa de Gobierno en 2011, diera cuenta de la presencia del conquistador español en un punto clave del centro cívico porteño. «¿Qué hace ahí ese genocida? (Cristóbal) Colón fue el jefe de una invasión que produjo no una matanza, sino un genocidio. Ahí hay que poner a un indio», sugirió el venezolano.
Colón fue retirado de la Casa Rosada en 2013, y Juana Azurduy le relevó en 2015, gracias al fundamental aporte de un millón de dólares por parte del gobierno de Bolivia.
El hecho generó el repudio de más de 100 entidades que recordaron que la obra fue un obsequio de la colectividad italiana a la Argentina. Sin embargo, Juana Azurduy permaneció allí solo poco más de dos años, dado que a mediados de septiembre de este año fue mudada unos pocos metros, a la explanada del Centro Cultural Kirchner.
La aggiornada disputa entre realistas e indigenistas dejó al parque presidencial sin estatuas. El lugar será reformulado dado que por allí pasará el Paseo del Bajo, un parque lineal de casi cuatro kilómetros que unirá el Sur con el Norte y creará un enorme parque lineal. Y en el lugar donde estuvieron las esculturas se instalará una gran bandera argentina.
Como para cortar con tantas polémicas.

El anuncio del revalúo inmobiliario 2018, con un incremento de entre el 40 y el 75 por ciento según el caso, tendría un costo para el sector de 4.000 millones de pesos en forma directa y sólo por este ítem, sin tener en cuenta el efecto cascada que tendrá sobre el impuesto a los bienes personales.
Así lo manifestaron desde Carbap, señalando además que este incremento "duplica, en el mejor de los casos, a la tasa de inflación anual", y que "no es cierto -al menos en lo que se refiere al sector rural- que no se hayan actualizado desde hace 12 años ya que en la zona núcleo, desde el 2008 a la fecha el valor por hectárea del impuesto se multiplicó por 20.
"Si lo cruzamos por el precio de la soja para el mismo caso, el impuesto se incrementó un 433 por ciento", observaron desde la entidad gremial.
De acuerdo a lo analizado por Carbap, este aumento genera por sí solo y gracias al excesivo y distorsivo sistema tributario al cual están expuestos los productores, un efecto cascada sobre el impuesto inmobiliario complementario y sobre el impuesto a los bienes personales, en algunos casos particulares la sumatoria de impactos hace que este aumento tenga matices de confiscatorio.
"Si sumamos sus resultados incrementales sobre la tributación total llega a comprometer un 30 por ciento del beneficio de la producción", apuntaron.
"Pero aún todos estos argumentos demuestran por lo menos una falencia importante y es la de no saber cómo se compone la rentabilidad del productor".
Desde Carbap señalaron que los productores agropecuarios saben que no se puede trasladar la incidencia de impuestos a los precios, que se rigen por los precios del mercado. "Si se incrementan los impuestos en base a la inflación está suponiéndose que los precios de los productos están siguiendo esa dinámica, lo cual es una afirmación incorrecta para las producciones", dijeron.
Con este escenario, estiman que si se revalúa tomando un incremento promedio del 50 por ciento de una única vez, sin un escalonamiento que permita reacomodar el sistema productivo, "el golpe va directo al bolsillo del sector y le quita capacidad de reinversión a todos y en algunos casos la imposibilidad del pago, con las consecuencias de punitorios".
"Los tiempos biológicos tienen una dinámica que no parecen entender los entes recaudadores", cuestionaron.
La situación y la oportunidad del aumento para el sector tampoco son los mejores. Hoy hay 6 millones de hectáreas bajo el agua, caminos imposibles, lotes que no se sembrarán o dejarán una parte sin hacerlo por falta de piso (eso sí todos pagarán el impuesto como si se hubieran usado en su totalidad) y además el fuerte impacto del aumento del gasoil en los costos de producción.
"Si sumamos este golpe inmobiliario, esto representará para los campos ganaderos 7,5 kg de ternero por hectárea, y los agrícolas 2,3 qq por hectárea. El productor pequeño y mediano será el más afectado en esta situación", recalcaron desde Carbap.
"El gradualismo en las cuentas fiscales, y la provincia de Buenos Aires no es la excepción, lo siguen pagando los productores agropecuarios".

El Gobierno bonaerense logró un principio de acuerdo con un amplio sector de la oposición y el martes próximo tendrá aprobados el Presupuesto y la Ley Impositiva 2018, con algunos cambios que apuntan a mejorar la distribución de fondos para los municipios.
Aunque las negociaciones se extenderán hasta las últimas horas del lunes, la administración de María Eugenia Vidal logró un acuerdo "de palabra" con el massismo y los intendentes del peronismo, que aportarán el número necesario para aprobar los proyectos. Por esa razón suspendió la sesión prevista en Diputados y convocó nuevamente para el próximo martes, junto con el Senado, con la intención de aprobar todo el mismo día.
Como contrapartida, Cambiemos accedió a modificar el Fondo Educativo para mejorar su uso por parte de los municipios, al tiempo que también acordó direccionar parte de la inversión en infraestructura para obras locales, en lo que se constituirá como una suerte de "Fondo de Infraestructura encubierto", puesto que saldrá de las mismas partidas bonaerenses y será ejecutado por la Provincia.
Vidal obtuvo los apoyos con una negociación a dos bandas. Por un lado, encabezó personalmente la negociación con Sergio Massa, líder de 1País, con quien anoche acordó los términos del acompañamiento de ese espacio, que incluye también los votos de los legisladores enrolados en el GEN. En Cambiemos leen el gesto como una "rendición" del tigrense, ya que aseguran que un "no" le valdría más fugas de legisladores.
Por otro lado, sus principales ministros llevaron a buen puerto las negociaciones con los intendentes del PJ, representados por Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Pablo De Jesús (La Costa) y Hugo Corvatta (Saavedra). La comitiva oficial estuvo encabezada por el Jefe de Gabinete, Federico Salvai, acompañado por los ministros Hernán Lacunza (Economía), Roberto Gigante (Infraestructura) y Educación (Gabriel Sánchez Zinny).
Aunque no está cerrado en un cien por ciento, en el oficialismo esperan superar holgadamente los dos tercios de los votos necesarios para avanzar con los pedidos de endeudamiento, cercanos a los 60 mil millones de pesos. Al apoyo del massismo, el GEN y el PJ suman a los denominados "peronistas sueltos" (que jugaron con Florencio Randazzo en las elecciones y a fin de año se les termina el mandato). En contra, prevén a una parte del kirchnerismo (otros votarán a favor y se despegarán del bloque) y de los diputados que responden a Fernando Espinoza y Julián Domínguez. Esta fractura podría dinamitar las posibilidades de avanzar en un bloque unificado después del 10 de diciembre, e impediría la unidad en las internas partidarias.
Los cambios que por estas horas negocian las partes están centrados principalmente en mejorar las finanzas municipales. Por un lado, el Ejecutivo accedió a modificar el reparto del Fondo Educativo: bajará del 85 al 50% (40% para el interior) los fondos afectados a infraestructura, de modo de atender el pedido de las comunas, que utilizaban ese dinero para atender otros gastos en la materia. También modificará el método de distribución, al reemplazar el CUD (usado para la Coparticipación) por un "mix" que incluya esa variable combinada con otra elaborada por Educación, que hará un ranking contemplando las escuelas y la matrícula de cada ciudad, entre otras variables.
Los intendentes negocian a su vez algunas modificaciones en el reparto de obras locales, como un modo indirecto de reemplazar el Fondo de Infraestructura con una parte del endeudamiento. Esta vez, sin embargo, los trabajos serán controlados directamente por la Provincia. Por estas horas se busca acordar un esquema de reparto proporcional, que respete el tamaño y las necesidades de cada distrito.
Además, los jefes comunales pujan por frenar el tratamiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, que pretende que los municipios limiten el incremento de partidas a la inflación y la contratación de personal al crecimiento de la población. Los intendentes aseguran que, en el estado actual de las conversaciones, el proyecto oficial no será tratado el martes, aunque desde el oficialismo lo incluyeron en el temario de ese día.

El Gobierno Nacional recibió un importante aval de los ejecutivos más importantes del país. Los empresarios remarcaron la importancia de la serie de reformas propuestas para aumentar el empleo y la inversión en el país.
Luego de la presentación del proyecto de Reforma Tributaria del Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, los principales empresarios del país salieron a respaldar la agenda de reformas planteadas por el Ejecutivo Nacional en pos de mejorar las condiciones tributarias para incentivar el trabajo privado.
Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre, destacó la importancia de la reforma tributaria: "Las propuestas de reforma fiscal y laboral anunciadas son un buen paso para generar más empleo y seguir bajando la pobreza en la Argentina".
Desde el sector alimenticio, Luis Pagani, presidente de Arcor, declaró que "la reforma tributaria propuesta va en la dirección necesaria para empezar a corregir las distorsiones que afectan la competitividad".
El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, recalcó la importancia en los incentivos para mejorar la productividad: "Tanto la reforma fiscal como la laboral tienen la particularidad que buscan ampliar la base contributiva, reduciendo así la informalidad, mejorando la productividad y el agregado de valor".
Otro miembro de la UIA, José Urtubey, dijo que "el estar hablando de reforma impositiva para bajar presión tributaria es muy bueno, que se vayan eliminando impuestos distorsivos como el del cheque es necesario y seguramente en un ámbito de discusión se podrán consensuar mejoras sobre algunos impuestos que beneficien economías regionales".
Marcelo Mindlin, CEO de Pampa Energía, resaltó la importancia de la medida para combatir la pobreza: "Con la implementación de estas reformas estamos frente a la oportunidad de encarar definitivamente los cambios que necesita nuestra economía y lograr un crecimiento sostenido que nos permita terminar con la vergüenza del 30 por ciento de pobreza".
Desde AEA, también manifestaron su apoyo: "La reforma tributaria es absolutamente necesaria ya que en nuestro país se requiere bajar la presión impositiva, hacer frente a la evasión y, simultáneamente, reducir el déficit fiscal para promover el desarrollo y la generación de empleos", dijo el presidente de la entidad, Jaime Campos.
El sector de la construcción también le dio el visto bueno a la agenda de medidas planteadas a través de su titular, Gustavo Weiss, quien afirmó que "las reformas fiscal y laboral planteadas por el gobierno son fundamentales para avanzar con un marco legal más moderno que fomente la inversión y el empleo en un mundo globalizado cada vez más competitivo".
Por su parte, Eduardo Constantini, expresó que "todas las reformas que reduzcan los costos, son sin dudas lo apropiado para realizar".
Empresas del sector del software destacaron la importancia de la reducción de la carga impositiva para potenciar el crecimiento a largo plazo. "Las propuestas de reforma tributaria y laboral que se presentaran apuntan en el sentido correcto. Incentivan el crecimiento de largo plazo, la creación de empleo, la reducción de la economía informal y la disminución de la pobreza en Argentina", dijo el CEO de Globant, Martín Migoya.
Alec Oxenford, CEO de OLX, también expresó su conformidad con el proyecto: "Esta reforma tributaria es muy positiva porque reduce impuestos distorsivos generando así los incentivos para que las empresas inviertan y ofrezcan empleo genuino."
Por último, la CAME apoyó también la iniciativa y destacó la importancia que tiene el proyecto para las pequeñas y medianas empresas: "La reforma proyecta reducir el costo fiscal, dando un alivio al sector productivo e incentivando la reinversión de utilidades", dijo su presidente, Fabián Tarrío.