Buscador de Noticias

Как правильно класть плитку. Как класть плитку на стену быстро. Класть плитку своими руками. Как выбрать ламинат для квартиры. Какой лучше выбрать ламинат сегодня. Какого цвета выбрать ламинат. Как правильно клеить обои. Как клеить обои на потолок вертикально. Как правильно клеить углы обоями. Интересные самоделки своими руками. Качественные самоделки своими руками фото. Самоделки для дома своими руками. Как сделать потолок в доме. Чем лучше утеплить потолок дома на сегодняшний день. Утепление потолка дома своими руками. Бизнес идеи с минимальными вложениями. Успешные идеи малого бизнеса с нуля. Прибыльные бизнес идеи. Как сделать мебель своими руками. Сделать деревянная мебель своими руками. Сделать мебель своими руками видео. Опалубка для фундамента. Как сделать опалубку для фундамента быстро. Опалубка для фундамента купить.

    

El español suele estudiarse en Estados Unidos como lengua extranjera. Pero, eso no es cierto. Los nombres de muchos estados y ciudades estadounidenses proceden del español, herencia de los hispanohablantes que habitaron esas zonas.
Más, muchas palabras en inglés tiene origen español, sin que los propios hablantes sean conscientes. Además, según un informe de 2013 del Pew Research Center, el español es la segunda lengua más hablada en el país, ya que tanto para inmigrantes como para muchos nacidos en Estados Unidos es su lengua nativa.
Son muchos estadounidenses hablando español. Un informe de Roque Planas que acercó a La Mañana el Centro de Colaboraciones Solidarias, apunta que en 2012 aproximadamente 40 millones de personas en Estados Unidos hablaban español en casa, según el U.S. Census. Eso supone el trece por ciento de los residentes del país mayores de 5 años.
Muchos de los estados, ciudades y calles tienen nombres en español Nevada, Colorado, Los Ángeles, Florida, Montana, San Antonio, California y Sacramento son palabras o nombres en español. Y la lista continúa. Además, en lo que hoy es Estados Unidos se hablaba español antes que inglés.
Los españoles pusieron los pies por primera vez en lo que luego sería Estados Unidos en el siglo XVI y fundaron una colonia en San Agustín, Florida, en 1565, mucho antes de que los ingleses se establecieran en Jamestown. En cualquier caso, todas las lenguas europeas son más extranjeras para Norteamérica que el karuk, el cherokee, el natchez o las otras tantas lenguas de los pueblos indígenas del continente.
Otra evidencia es porque Estados Unidos tiene más hablantes de español que la propia España. En 2015, Estados Unidos se convirtió en el segundo país con más población hispanohablante del mundo, por detrás de México.
Además, Estados Unidos no tiene lengua oficial. El inglés no lo es. Aunque varios estados de la nación han adoptado una legislación que establece el inglés como su lengua oficial, no se aplica a nivel país.
El español se está convirtiendo en la segunda lengua más importante en la política.
La mayoría de candidatos políticos reconoce el hecho de que muchos de los ciudadanos de su país hablan español, por lo que cada vez más políticos emiten anuncios en nuestra misma lengua en un esfuerzo por conectar con los votantes.
Hay otros dato singular que subraya Planas: la cadena de televisión en español Univisión supera habitualmente a los canales de lengua inglesa. Los canales de Univisión de Los Angeles, Nueva York, Houston y Sacramento cerraron el período de mayo de 2016 con los telediarios locales de la mañana y la noche más vistos por adultos de entre 18 y 49 años, independientemente de su idioma. Es indiscutible: el español no es una lengua «extranjera» en Estados Unidos.

Las crisis en un hospital suelen generarse por inconvenientes económicos, por carencia de insumos, por reclamos desatendidos… pocas veces acontecen por cuestiones personales. La que lleva casi un año en el Unzué tiene sus raíces más en diferencias entre hombres que en cuestiones políticas y/o económicas. Y lo peor es que el paso del tiempo en lugar de minar las diferencias, las agiganta.
El conflicto que enfrenta a la Asociación de Profesionales con la dirección del Unzué cerró un nuevo capítulo la semana pasado, que dejó otro paro de actividades por 24 horas -en adhesión al de Cicop, a nivel provincial-, certificando que el diálogo entre las partes está roto.
Ya no se trata únicamente del pedido de incremento salarial solicitado a la gestión hospitalaria que encabeza José Horni. Se ha generado una lucha casi personal, potenciada en los últimos días luego que el funcionario decidiera iniciar dos sumarios administrativos. Uno al ex director del Hospital Fabián Galeano por la falta de la cámara del equipo de laparoscopia, adquirido en 1998 bajo la dirección de Luis Jury y utilizado hasta la última cirugía realizada el 26 de noviembre del 2001, cuatro años antes de que el hoy jefe de terapia intensiva asumiera al frente del nosocomio. Otro a la farmacéutica Candelaria Brunero, supuestamente porque informó a los diferentes servicios de la carencia de insumos, y Horni afirma que había.
En cuanto a lo económico, desde el Gobierno municipal apuntan que carecen de fondos para dar respuesta a la solicitud de los profesionales, cuyo reclamo es legítimo, teniendo en cuenta el acuerdo que firmaron con los directivos del Unzué en abril pasado, que incluía el nombramiento de ocho profesionales a partir de haber declinado el cobro de la retroactividad respecto del reajuste salarial, que por entonces -y con la mediación de los concejales- puso fin a un conflicto sin sospechar que continuaría y se agravaría.
La discusión dejó de ser meramente sobre salarios, amén que eso sea siendo el punto álgido de la cuestión. La carencia de diálogo con Horni ha elevado el nivel del conflicto, en el que también se alude a diferencias con la política hospitalaria, aunque en ese punto hay quien gobierna y, si bien pueden marcársele posibles equivocaciones, deben respetarse las decisiones.
La tensa situación que se vive en el Unzué no favorece a los profesionales, cuyo trabajo junto a los pacientes se ve afectado por las diferencias con una Dirección a la que nunca sintieron cercana; ni a Horni, que bien puede encontrar en los integrantes de la APHU un escollo para desarrollar sus políticas públicas cuando en realidad ambas partes deberían sumarse. En esa pugna, la comunidad termina pagando las consecuencias. Esto es, como ya hemos apuntado, lo que debería advertir el intendente Hernán Ralinqueo e intervenir.
Así como hace meses intervención de los concejales permitió allanar el camino para lograr un acuerdo, es el mandatario quien debería involucrarse más y acercar posiciones. No significa que desautorice a Horni -que sin duda no puede tomar decisiones inconsultas con el poder central municipal-, pero si mediante el director médico o la titular administrativa del Ente, Carolina Guillermón, no logra avanzar, tiene que buscar alternativas.
Seguir desoyendo a los Profesionales -algo que no hace con el Sindicato de Trabajadores Municipales-, no es el camino adecuado para superar el conflicto. No se trata de que Ralinqueo ceda a todas las demandas salariales de la Asociación, sino que escuche, explique y fundamente motivos por los cuales no puede dar algunas respuestas positivas, pero admita que otras sí pueden efectivizarse.
Si eso no ocurre, la puja seguirá y la perjudicada seguirá siendo la salud pública de 25 de Mayo.

Las redes sociales son grupos cerrados en los cuales sus integrantes intercambian libremente las más variadas expresiones del pensamiento que, como tales, están protegidas por los artículos 14 y 32 de nuestra Constitución, por el artículo 13.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos y por la ley N° 26.032, que comprende a Internet dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión. Por eso llama la atención que el Juzgado en lo Civil y Comercial Federal N° 2 haya ordenado a la red social Twitter suprimir determinadas imágenes y comentarios referidos a la modelo Victoria Vannucci, por entender que son lesivas para su persona.
A través de esta clase de redes -como es Twitter- los suscriptores pueden buscar, recibir y difundir informaciones, opiniones e ideas de toda índole, contribuyendo a fortalecer el proceso social de comunicación y el pluralismo. Ordenar a esas redes la supresión parcial o total de los contenidos obrantes en su plataforma constituye un acto de censura y cercenamiento de la comunicación social incompatible con la esencia de las democracias republicanas del siglo XXI. Es algo similar a lo que acontecía cuando se disponía el secuestro de una publicación gráfica, o se prohibía su circulación, o cuando se censuraban los contenidos de una obra cinematográfica.
La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) ha manifestado su preocupación y disconformidad con esa decisión, pero también deploró que subsistan ciertos resabios propios de la intolerancia y la cultura autoritaria, como los que resultan de la decisión judicial, sin que ello signifique que avale las expresiones cuya censura fue dispuesta.
De existir un exceso por parte de alguno de los integrantes de la red social, la ley contempla que se le atribuya la responsabilidad civil o penal que corresponda, pero en modo alguno una sanción para el titular de la plataforma, como acertadamente lo resolvió la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Tucumán el 22 de noviembre del corriente año en el caso "Zottoli c/ La Gaceta", así como tampoco la supresión de las opiniones expuestas por sus integrantes.
Por otra parte, el juez olvida que, gracias a la decisiva contribución de Internet a la libertad de expresión, el contenido que pretende censurar ya se encuentra replicado en el espectro digital, sin que exista posibilidad material alguna para que se impida su difusión ya realizada a través de la infinidad de buscadores, redes sociales y páginas web existentes en el mundo. Por el contrario, la decisión judicial, como todo acto de censura, despierta el encanto de lo prohibido e induce a quienes no conocen aquellas opiniones a tener acceso a ellas acarreando una multiplicación difusora cuya responsabilidad recae sobre el juez y la peticionaria de la medida cautelar que, sugestivamente, procuran evitar tal resultado.
La necesidad de preservar la amplia libertad de expresión postulada por nuestra legislación y los tratados internacionales sobre la materia imponen el deber de ser conscientes de que los profundos progresos tecnológicos que se registran en la comunicación social masiva y que fortalecen la vida democrática, impiden acudir a soluciones judiciales y legales decimonónicas y sí al deber de incrementar el nivel de la cultura que fomenta una convivencia armónica para evitar los excesos a que puede conducir la libertad de expresión.

Una vez más, las cooperativas eléctricas del interior bonaerense alzaron la voz contra dos actores preponderantes de la política energética nacional, el presidente Mauricio Macri y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.
¿Por qué? Luego de la incorporación, a mediados de noviembre de este año, del artículo 15 en la ley de Presupuesto Nacional 2017, por el que se revisa el acuerdo de Convergencia de Tarifas Eléctricas que congeló las facturas por dos años en las provincias, el sector cooperativo que brinda electricidad a los pueblos del interior bonaerense pide que el Gobierno nacional también tenga alguna "deferencia" para con ellos.
Como explicó una nota de InfoGEI, el meollo de la cuestión radica en que empresas grandes, como Edenor, Edesur y Edelap, que prestan servicio en el Gran Buenos Aires, podrán evitar el pago de un millonario incumplimiento. Se les condonarán 21.000 millones de pesos que le adeudan a la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista en el país: Cammesa.
En contrapartida, las cooperativas eléctricas de la Provincia, por no tener deuda alguna con el mismo ente, no podrán gozar de idéntico beneficio.
Por eso desde la Federación de Cooperativas de Electricidad y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires (Fedecoba) mostraron su descontento. El portal de noticias La Tecla, el gerente de la entidad advirtió que "se beneficia el que acumuló deuda, sin duda. El que no, por más que el Estado reconozca que existe una diferencia de ingresos que debió percibir en el período de estos dos años, si está al día no tiene manera de apropiarse de esa diferencia".
Sería justo y necesario que "el sector cooperativo sea resarcido", como se ha reclamado al Ministerio de Energía de la Nación.
"Si existe un derecho de percibir una suma de dinero por el hecho de que el Estado nacional congeló las tarifas y ese beneficio sólo se traduce en una moratoria, también se debería reconocer al que estuvo al día a pesar de tener las tarifas congeladas", sentenció Fedecoba.
En tanto, voceros del Ministerio de Energía argumentaron que si bien ya tienen conocimiento sobre el reclamo de las cooperativas, aún no está definido qué propuesta le van a hacer al sector. "No está resuelto qué es lo que va a pasar en esos casos", apuntaron desde la cartera que conduce Aranguren. No obstante, adelantaron que más allá de lo que se defina, primero se abocarán a resolver qué clase de monto deberán compatibilizar las grandes empresas con deuda en Cammesa, y luego verán qué clase de "atención" se puede tener con el sector cooperativo.
Aun así, las prestatarias del interior van a la carga, inclinan la cancha con una insistencia letal y le dejan una sugerencia al ministro de Energía: "Hay que hacer una ingeniería económica para saber cómo van a aumentarnos, pero una posibilidad es que nos otorguen una bonificación por buen cumplimiento y lo que surja de este cálculo sea trasladado a través de un descuento en el precio de la compra de energía que nosotros le realizamos a Cammesa".

La tristeza es depresión, la timidez, fobia social y la frustración un trastorno. La medicina moderna ha hecho que aspectos naturales de la vida de las personas sean enfermedades a tratar.
Vivir conlleva momentos de infelicidad, convertidos en problemas cuya solución no pueden ser solo los medicamentos. El peligro de la medicalización de la sociedad radica en los «efectos secundarios» poco comprobados y en las escasas garantías para la salud, reflexiona Ulises Tuero Rodríguez.
En un informe que envió a este diario el Centro de Colaboraciones Solidarias, se advierte que los fármacos son la tercera causa de muerte en el mundo tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, según expertos en farmacología y estudios hechos en Estados Unidos.
La industria farmacéutica trata de medicalizarlo todo. Rodríguez apunta que «tanto la sociedad como los médicos están influidos por este negocio, que como toda empresa sólo busca máximos beneficios».
La publicidad es la herramienta que utiliza para que cualquier aspecto de la vida cotidiana sea visto con temor. Abordan a las personas con anuncios y noticias sobre nuevas enfermedades que ya tienen un medicamento adjunto para tratarlas.
La sociedad, bombardeada por la publicidad de los nuevos avances médicos que prometen curar lo incurable, niega el sufrimiento derivado del mero hecho de vivir. A la menor percepción de que algo no sale como se espera, la persona va a la consulta médica, de la que con seguridad saldrá con una larga receta de medicamentos en la mano.
La medicalización de la sociedad deriva en la creación de nuevos tratamientos sin tener demasiado en cuenta sus posibles consecuencias. Muchos medicamentos están asociados con el aumento de peso, la debilitación del sistema inmunológico o la descalcificación.
El poco control de la industria farmacéutica fomenta la salida al mercado de medicamentos poco testados. El funcionamiento de las farmacéuticas «es muy opaco ya que los laboratorios no dan acceso público a los ensayos clínicos. Los países aprueban nuevos tratamientos sin ver los datos de todos los pacientes que han participado en los ensayos».
La influencia que el negocio de los fármacos tiene en los países es cada vez mayor. Y el tiempo de retirada de un medicamento ha aumentado de seis o siete años en 2004 a doce o catorce años en la actualidad.
Eso porque, muchas personas recurren a medicamentos sin garantías con la intención de curar las particularidades que nos identifican como seres humanos. La industria farmacéutica promueve este temor a la vida, al anteponer sus beneficios comerciales a la salud de las personas. Todo un sistema de paranoia colectiva que encuentra enfermedades en cada esquina. A esto se denomina iatrogenia, que son los efectos nocivos debidos a la acción de medicamentos.