Buscador de Noticias

Укладка ламината на пол. Быстрая укладка ламината своими руками видео. Укладка ламината по диагонали. Пробковое покрытие для пола. Качественная укладка пробкового пола. Пробковый пол плюсы и минусы. Смеси для выравнивания пола. Быстрое выравнивание бетонного пола. Выравнивание пола стоимость. Самоделки для дома. Лучшие самоделки для дома своими руками. Полезные самоделки для дома. Как обустроить кухню. Как обустроить маленькую кухню быстро. Как обустроить кухню фото. Как открыть свой магазин. Хочу открыть магазин с большим капиталом. Сколько стоит открыть магазин. Диван своими руками. Как сделать диван своими руками для дома. Диван своими руками чертежи. Дизайн маленькой кухни. Красивый дизайн интерьера кухни фото. Малогабаритные кухни дизайн.

                                               

26 Ago

Cardio-oncología

Publicado en Editorial

El desarrollo de nuevas terapias oncológicas, así como las clásicas terapias, han demostrado mejorar las probabilidades de curación y sobrevida de los pacientes con cáncer. Estos resultados, aunque alentadores, pusieron en evidencia y permitieron sacar conclusiones acerca del efecto por el uso de drogas oncológicas en detrimento de la salud cardíaca del paciente afectado.
Se sabe que existe una incidencia de entre 10 y un 22% del total de los pacientes tratados con drogas oncológicas que pueden desarrollar algún tipo de afección cardíaca o vascular denominada cardiotoxicidad. Los efectos más frecuentes detectados son la disminución de la contractilidad cardíaca, el desarrollo de insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial y arritmias.
El doctor Daniel Santos, jefe de Servicio de Cardio-Oncología del Instituto Alexander Fleming, en un informe que remitió a La Mañana, explicó que el momento de desarrollo de la cardiotoxicidad distingue la forma temprana, es decir, durante el tratamiento; o la forma alejada, de 7 a 10 años posteriores al haber finalizado el mismo. Por eso, dijo, se requiere una vigilancia cardiológica activa, ya sea durante la administración terapéutica hasta años posteriores a ésta, según los esquemas terapéuticos que realice cada paciente.
Este área de cuidados médicos la realiza un equipo de profesionales de la salud que interactúan permanentemente, constituido por oncólogos clínicos y cardiólogos especializados denominando a esta especialidad cardio-oncología.
La cardio-oncología debe vigilar los distintos momentos de potencial presentación de cardiotoxicidad de cada droga, siguiendo esquemas de monitoreo ya validados internacionalmente. En este sentido, subrayó Santos, es de suma importancia la evaluación por el equipo de cardio-oncología previo al inicio del tratamiento oncológico, no sólo para informar a los pacientes sobre los síntomas clínicos más relevantes sino también controlar los factores de riesgo cardiovasculares clásicos, como la hipertensión arterial, diabetes, colesterol, etc.
A la vez, es también clave la medición de la función contráctil cardíaca por métodos no invasivos, como la eco-cardiografía. Esto permite tener la referencia inicial del valor de función contráctil, que se denomina fracción de eyección ventricular izquierda, y servirá para su futura comparación en los sucesivos controles para medir el grado de cardiotoxicidad de las distintas drogas, al cuantificar la magnitud de su caída que en el 80% de los casos se puede detectar en etapa pre-sintomática y tomar decisiones clínicas correctas.
Este método de vigilancia permanente de la función contráctil del corazón permite detectar cardiotoxicidad en el 90% de los casos dentro de los dos años de finalizado el tratamiento oncológico; e instaurar un tratamiento inmediato con alto grado de recuperación del daño miocárdico.
La cardio-oncología usa tecnología de última generación derivada de la ecocardiografía que se fundamenta en la medición de la calidad de la contracción denominada Strain Rate o deformación miocárdica. Este método permite predecir con un 70% de certeza la cardiotoxicidad por disfunción ventricular. Al igual que los otros métodos, se requiere de una medición previa al inicio de la quimioterapia.
Cabe destacar que los métodos de vigilancia cardio-oncológica comenzaron en el año 2005 y puede ocurrir que muchos pacientes no se encuentren en controles periódicos y puedan ser portadores de cardiotoxicidad con efectos clínicos alejados que pueden comprometer su salud cardiovascular.
Los tumores principalmente recomendados para su control cardio-oncológico son cáncer de mama, enfermedad de Hodgkin, Linfomas no Hodgkin, entre otros. La Cardio-Oncología resulta entonces un valor agregado a los avances registrados en la terapéutica del cáncer, pero requiere de una vigilancia activa.

Alarma el número, porque las consecuencias son terribles para las pequeñas y medianas empresas, pero sobre todo porque generan una desconfianza a la hora de contratar empleados. Esta fue la discusión que los derechos laborales deben cumplirse y respetarse, pero a nadie escapa que hay quienes aprovechan las "ventajas" de las ley para generar juicios y lograr ganancias inmerecidas.
La Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (Uart) difundió que el incremento de juicios laborales en mayo último fue del 20% interanual a nivel país, pero en nuestra provincia llegó al 104%. "Así como en su momento llamó la atención la ´mudanza´ de casos judiciales del interior del país a la Ciudad de Buenos Aires, en parte motivada por la tasa de interés aplicable (actualmente fijada en el 36% anual), ahora es llamativo el crecimiento exponencial en la provincia de Buenos Aires", sostuvo la Uart, advirtiendo que el aumento puede deberse a que la provincia aún no adhirió a la ley nacional que busca frenar la denominada "industria del juicio".
Las demandas de este tipo acumulan en los primeros cinco meses del año un 49%, más del doble que en el total del país. En mayo de 2017 ingresaron a las Art 2.643 nuevos juicios y en el período enero-mayo/2017 10.182 casos, todos provenientes del territorio bonaerense.
Si se considera que a nivel país la cantidad de casos notificados en mayo fue de 12.765 juicios y en el período enero-mayo de 2017 de 55.321, la provincia aglutina el 20,7% de las notificaciones de mayo o el 18,4% de los casos, del período de cinco meses correspondientes al análisis.
Las cifras alarman y tienen mayor significancia por el no avance en el tratamiento legislativo de la adhesión a la Ley Nacional 27.348 -arobada en febrero pasado-, que tuvo aprobación en la Cámara de Diputados provincial, pero se detuvo en el Senado, por falta de acuerdo de la oposición.
El Poder Ejecutivo Nacional, "con amplio apoyo de la oposición, de empresarios y sindicatos", avanzó en un ajuste al procedimiento para fijar las incapacidades en el sistema de Riesgos del Trabajo, pero "tratándose de un aspecto de procedimiento, es preciso que para que entre en vigencia, cada provincia adhiera mediante una ley provincial propia, a ser tratada por las respectivas legislaturas", explicó la Uart.
Esa norma, entre otras cosas, prevé un procedimiento administrativo previo en las Comisiones Médicas, para evaluar las dolencias de las personas; honorarios regulados de los peritos en función del trabajo realizado, uso la Tabla de Evaluación de Incapacidades (Baremo) prevista en la Ley 27.348, a fin de objetivar el porcentaje de incapacidad correspondiente a cada daño.
También fijar el alcance de la cobertura y del cálculo de la indemnización, dando certidumbre a empleadores y trabajadores y celeridad en el acceso a la indemnización.
Con la aprobación de la ley también aumentaron las indemnizaciones en más del 45% promedio. La tasa de crecimiento en las notificaciones de juicios, se comporta en forma paradojal respecto de los indicadores de buen desempeño que posee el sistema. Según datos oficiales, registra una caída sistemática en la cantidad de accidentes y de fallecidos en el ámbito del trabajo, del 30 y del 70%, respectivamente, como así también un aumento importante en las indemnizaciones, que se multiplicaron casi por 7 en los últimos 5 años, a las que adicionalmente se aplica la tasa activa del Banco Nación y en los servicios que se brinda a trabajadores y empleadores.

Muchos y durante mucho tiempo hablaron de los derechos humanos. Sin embargo, en la provincia de Buenos Aires, fue la administración de María Eugenia Vidal la que tomó una determinación que aplauden todos los espacios políticos: exoneró a genocidas que aún figuraban como policías.
El caso más emblemático es el de Miguel Etchecolatz, condenado a cadena perpetua por haber cometido crímenes de lesa humanidad, y mano derecha del siniestro Ramón Camps durante la última dictadura cívico-militar. La medida alcanzó a doce efectivos de esa fuerza, por orden del ministro de Seguridad Cristian Ritondo.
Los otros policías exonerados son el ex comisario general Carlos García; ex comisario mayor Horacio Elizardo Luján; ex comisario mayor Bernabé Jesús Corrales; ex comisario mayor Fernando Svedas; ex comisario inspector Miguel Gerónimo Kearney; ex comisario inspector Raúl Orlando Machuca; ex comisario inspector Sergio Arturo Verduri; ex comisario inspector Pedro Antonio Ferriole; ex suboficial mayor Mario Victor Nicodermo Sita; ex suboficial principal Luis Vicente Patrault y el ex suboficial principal Santiago Antonini.
El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Cristian Ritondo, advirtió mediante un comunicado que "a pesar de haber sido condenados por cometer delitos de lesa humanidad, todavía pertenecen a la fuerza, ya que figuraban como retirados y conservaban sus condiciones como policías".
"No podíamos dejar a estas personas con estado policial, ya que era una falta de respeto a la democracia y un mal ejemplo para la fuerza", agregó.
La medida se concretó tras un trabajo en conjunto e intercambio de información con diferentes organismos de derechos humanos, luego de una investigación administrativa que Asuntos Internos inició el año pasado.
Chequearon y constataron que estos represores todavía eran parte de la fuerza. De este modo, comenzó un trabajo de intercambio de información con el secretario de Derechos Humanos bonaerense con la Comisión Provincial por la Memoria y el CELS, entre otros organismos.
La labor permitió elaborar un listado con policías retirados que estaban involucrados en al menos 270 causas de delitos de lesa humanidad por las que habían sido condenados judicialmente con penas privativas de la libertad.
"Que hayan pasado más de 30 años para exonerar a Etchecolatz, uno de los peores símbolos de la dictadura, es la evidencia de lo mucho que falta por hacer. Desde el primer día estamos trabajando en la Provincia para lograr justicia, verdad y memoria para todos los argentinos", sentenció Santiago Cantón, que conduce la secretaría de Derechos Humanos.
Debido a ello, por haber agredido a particulares y violado sus derechos humanos, lo que representó una falta a la ética, el respeto, la integridad y honestidad del funcionario -situación que verificó una grave afectación a la imagen pública de la Policía de la provincia de Buenos Aires- Asuntos Internos dispuso la exoneración de los efectivos por los delitos cometidos.
La sanción es la más severa contenida en el régimen disciplinario policial e implica la separación definitiva de la fuerza y la pérdida de todos los beneficios inherentes al cargo. Demasiados años transcurrieron para que se tomase esta justa medida. Pero, más vale tarde que nunca.

"No tinc por! ¡No tinc por!". El grito resonó en todo Barcelona y recorrió el mundo a través de los medios de comunicación. Frente a los terroristas islámicos que pretenden aterrorizar a la población para quitarle lo más preciado, su vida y su libertad, una multitud salió a la calle ayer para homenajear a las víctimas del atentado del jueves diciendo "no tengo miedo".
Fue ayer a las 12 del mediodía de España, y estuvieron el rey Felipe VI, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, la alcaldesa Ada Colau, y todos los líderes políticos, españoles y catalanes.
Y allí también se expresaron por un segundo ataque, ocurrido en la madrugada española, en el que seis civiles y un policía resultaron heridos cuando un vehículo arrolló a la multitud en Cambrils, a 120 kilómetros de la capital catalana, un hecho que finalizó con un tiroteo en el que "cuatro presuntos terroristas" fueron abatidos y un quinto murió posteriormente de sus heridas.
Los asistentes al "minuto de silencio", la mayoría ciudadanos de Barcelona, pero también turistas, sobre todo, italianos, franceses, alemanes e ingleses, como los que el día anterior sufrieron el atentado barcelonés, hicieron estoicas colas para que los agentes de seguridad registraran sus mochilas y bolsos.
La televisión de nuestro país reflejó para para cientos de personas ha sido muy difícil, por no decir imposible, llegar a la plaza de Catalunya, donde el minuto se transformó en casi 10 porque la gente, arracimada en los laterales del paseo y en los lados de la Ronda de Sant Pere, no se movía y se sumaba al aplauso cuando el rumor de las palmas le llegaba. Silencio y más gritos de "no tinc por!".
Europa sigue sufriendo la ferocidad e impunidad del yihadismo. Pero, aún herida, no está dispuesta a resignarse a él, sino que busca asimilar las complicaciones que reviste plantar cara a un enemigo abstracto. Porque ya no se trata de controlar armamentos, para estos asesinos basta un automóvil, y hasta un cuchillo.
El Estado Islámico se atribuyó la masacre de Barcelona. No significa que esté implicado en la concepción y en la logística de la matanza, pero siempre patenta el terrorismo, haciendo propaganda de cualquier acción que redunde en el mensaje de la guerra a Occidente. En especial, cuando los ataques acontecen en ciudades para ellos "de perdición", con turistas que se divierten, "infieles" que se bañan con un maya.
Las ciudades son el principal objetivo del terrorismo yihadista, porque representan todo lo que aborrecen. Democracia, libertad, pluralidad de pensamiento.
Cuanto mayor el impacto, como ha sido la mortal embestida de una camioneta en la Rambla, más se multiplica el impacto psicológico del terror.
El terrorismo puede tener muchas causas, pero la mayor parte de los ataques suceden en centros urbanos, donde residen siete de cada diez europeos. Hay controles cada vez más eficientes e investigaciones de las células terroristas, sin embargo es muy difícil el combate cuando basta una mente alienada para causar un desastre. El terrorismo está instalado, y deberán seguir multiplicándose las acciones para combatirlo, porque todo indica que sucesos lamentablemente históricos, como el 11 de septiembre en Estados Unidos, se repetirán, con menos o más víctimas, pero con el mismo mensaje de muerte que hela la sangre.
"No tengo miedo" es la respuesta tras el ataque en Barcelona. Es una postura acorde, aunque está claro que no puede no temerse a tanta atrocidad.

El tema en Argentina se ha politizado. Lamentablemente. Pero la verdad que, más allá de quienes usan cualquier hecho con ese fin, lo central es que Santiago Maldonado aparezca. Y vivo.
Son muchas las conjeturas y más las declaraciones y opiniones al respecto de un caso que ha tomado trascendencia internacional. Carlos Cué escribió ayer en el diario español El País, y logró una perfecta síntesis. Su nota, aún más resumida, la convertimos en nuestro editorial por lo contundente de sus palabras.
La palabra desaparecido produce un escalofrío especial en Argentina. Por eso el caso de Santiago Maldonado, un artesano que vivía en el paraíso hippie de El Bolsón, en la Patagonia, y se volatilizó hace 15 días cuando estaba apoyando a un grupo mapuche que ha ocupado unas tierras del millón de hectáreas que tiene grupo Benetton en la zona, ha causado una gran conmoción. Nadie consigue resolver el misterio. El cuerpo no aparece, y la policía ni siquiera ha conseguido recorrer con calma la zona para buscarlo. El conflicto con los mapuches, que temen que aprovechen el escándalo para echarlos de unas tierras de los millonarios italianos que ocuparon hace dos años, complica todo.
El juez del caso, Guido Otranto, respetado por su imparcialidad, está desesperado porque no logra encontrar una pista definitiva que lleve a concluir lo que piensa buena parte de Argentina, esto es que la policía se lo llevó en medio de un operativo contra los mapuches y lo hizo desaparecer. Han aparecido restos de pelos y algunas manchas que podrían ser de sangre, pero fuentes de la investigación señalan que no hay nada definitivo, ni un gran charco en ningún lugar -son manchas pequeñas y aún no han sido analizadas- ni ninguna evidencia indiscutible de violencia. Y sin cuerpo, es mucho más difícil saber qué pasó.
Cien agentes hicieron el miércoles un último intento para encontrarlo en las tierras de Benetton. Fuentes de la investigación confirmaron que se encontró un collar con una "S" en la medalla, que corresponde con la primera letra de Santiago. Pero de momento no hay más pistas sobre su paradero, en medio de una enorme tensión que forzó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a comparecer durante varias horas en el Senado para defender la actuación policial y su decisión de no apartar siquiera a los jefes del operativo. Ella no asume la hipótesis de desaparición forzada.
La lógica apunta hacia la policía, porque Maldonado desapareció después de que 40 agentes ingresaran a la zona donde están los mapuches el 1 de agosto en un operativo después de que cortaran la carretera. Nadie sabe nada de él desde entonces, y no ha aparecido ninguna hipótesis alternativa sólida. "No sabemos a ciencia cierta que Maldonado estuviera allí. La madre dijo que hablo con él el día anterior y le contó que iba a ir a apoyar a los mapuches. Pero hemos registrado las llamadas y no hablaron ese día", aseguró la ministra Bullrich.
"Hemos investigado con perros para buscar rastros de Maldonado en las camionetas de gendarmería y todas las pruebas han dado negativo. Aún no sabemos si los pelos encontrados son suyos, tenemos que hacer la prueba de ADN. Podrían ser de los agentes. No hay ningún indubitable. Todos los días desaparecen personas en Argentina. En este momento tenemos 5.000. De ninguna manera vamos a aceptar que nos comparen con la dictadura militar y homologar a sus prácticas", se indignó Bullrich. También rechazó que las camionetas hubieran sido lavadas.
Lo cierto es que el caso ha alcanzado un gran nivel político. La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner denuncia la desaparición y está en contacto permanente con la familia. Si aparece el cuerpo y se demuestra que fue la policía quien lo mató será un golpe muy duro para Mauricio Macri. Pero ya han pasado 15 días, y muchos temen que, como sucedió en otros casos, el cuerpo no se encuentre nunca. Ya pasó con Julio López, que desapareció en 2006.
Argentina es uno de los países más sensibles del mundo con la actuación de la policía. Hasta ahora el caso Maldonado no ha supuesto un coste fuerte para Macri porque el misterio se mantiene y también porque este grupo de mapuches, que ha protagonizado varios episodios violentos, tiene grupos de apoyo importantes pero no ha logrado un respaldo mayoritario en la sociedad argentina. Pero si aparece el cuerpo todo podría dar un giro inesperado en plena campaña electoral.