Buscador de Noticias

Снять квартиру посуточно. Быстро снять посуточно квартиру в казани. Снять однокомнатную квартиру посуточно. Помощь в получении ипотеки. Удобное получение ипотеки в сбербанке. Что нужно для получения ипотеки. Отопление частного дома. Как сделать отопление частный дом схема. Частный дом монтаж отопления. Восстановление жесткого диска. Быстрое восстановление информации с жесткого диска. Восстановление данных жесткого диска программа. Кредит с плохой историей. Быстрые кредиты онлайн с плохой историей. Срочный кредит с плохой историей. В какой сервер играть в WOW. Топ world of warcraft серверы. Wow серверы pandaria. Круглопалочный станок чертежи. Круглопалочный станок купить дешево. Самодельный круглопалочный станок. Кредит на покупку квартиры. На долго взять кредит на квартиру. Кредит на покупку квартиры.

    

Un relevamiento efectuado por Senasa en los mercados concentradores de frutas y hortalizas de La Plata, General Pueyrredón y Abasto testimonia el descontrol existente en el uso de agroquímicos, y la falta de controles desde el Estado.
Existen registros de problemas derivados del uso inadecuado de los fitosanitarios. En tales casos o no se respetaron las restricciones de marbete, o no se utilizó el activo o la dosis adecuada, o se aplicó en condiciones que no eran las correctas, o no intervino en su prescripción un Ingeniero Agrónomo matriculado en el CIPBA, único profesional que puede recomendar, dosificar e indicar las formas de aplicarlo, incluyendo las condiciones atmosféricas que deben respetarse para obtener un tratamiento eficiente y sin riesgos para quien lo aplica, y para toda la población.
Los agroquímicos, como los remedios, deben ser utilizados por los profesionales preparados para ello, que son los Ingenieros Agrónomos. Cada aplicación debe ser recomendada, receta mediante, por un profesional, que seleccione el producto necesario para combatir la plaga de que se trate y en la dosis adecuada que no comprometa la salud de los seres vivos que habitan nuestra provincia.
El Estado Nacional, buscando garantizar la seguridad alimentaria, la salud de los operarios y la calidad del ambiente, oportunamente ha establecido el protocolo de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), en el que la intervención del profesional asegura una determinada calidad de producto sin daños a la salud de los consumidores y sin impactos negativos al ambiente, utilizando las más variadas técnicas de manejo, las que no necesariamente implican el uso de agroquímicos.
En la Provincia de Buenos Aires rige la Ley de Agroquímicos Nº 10.699/88 y su Decreto reglamentario 499/91, que establecen cómo deben aplicarse los agroquímicos, el uso de la Receta Agronómica, la intervención profesional requerida y quienes son los responsables del control de aplicación de dicha Ley.
Lamentablemente la Provincia ejerce una exigua fiscalización. Hay agroquímicas que venden productos sin exigir la receta obligatoria, y los mercados concentradores no tienen ningún control sobre los productos que reciben y luego expenden a los consumidores.
Es necesario que las leyes se cumplan, que el Estado controle el uso adecuado de los agroquímicos, exigiendo la receta fitosanitaria, que los productores sean conscientes de que están comprometiendo la salud de la población, y que los consumidores también revisen los productos que llevan a su mesa, solicitando un sello de calidad controlado de los mismos.
No es fácil dado los intereses económicos en juego, pero no hay otro camino para garantizar los que comemos y cómo vivimos.
Es preciso que se cumplan las normas, que exista un control fehaciente del Estado, autoridad de aplicación de la normativa a nivel nacional, provincial y municipal, y que se creen las condiciones para controlar la cadena de producción, que implica transporte, distribución, venta y aplicación de los agroquímicos.

Nadie puede ni podrá desconocer la gran lucha que la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ha entablado para la recuperación de la identidad de tantos hijos de desaparecidos y en favor de los derechos humanos. Sin embargo, eso no puede justificar sus exabrutos y hasta sus pedidos para atacar al gobierno de Mauricio Macri, porque significa ir contra la democracia que ella misma defendió.
Tampoco puede justificar la corrupción. Está sospechada, imputada y será la justicia quien determine qué grado de responsabilidad ha tenido en el manejo, por lo menos desprolijo, de millones de pesos del Estado.
El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi finalmente decidió procesar a de Bonabini y a su ex apoderado en la Fundación de las Madres, Sergio Schoklender, por el presunto desvió de 200 millones de pesos.Lo hicieron por Sueños Compartidos, programa de construcción de viviendas sociales que se financió con fondos públicos.
El procesamiento implica que el juez encontró pruebas suficientes para juzgar a ambos, y ahora todo indica que se terminará en un juicio oral.
La causa se remonta a 2011 y Hebe de Bonafini, de 88 años, delegó siempre la responsabilidad del manejo de los fondos de la fundación en Schoklender.
Pero, fuel a la costumbre de sus declaraciones altisonantes y con argumentos débiles, Hebe de Bonafini eligió responder mediante un video subido a redes sociales, donde dijo que las Madres "decidimos jugarnos la vida por la libertad de la misma manera que se la jugaron nuestros hijos. El precio es este, que el Poder Judicial, no la Justicia, me procese. Estoy honradísima de ser procesada por este Poder y por este Gobierno. Gracias Macri por darme este honor de ser procesada", ironizó Bonafini en un descargo de cinco minutos que hizo a través de un vídeo publicado en redes sociales.
Ultrakirchnerista, de Bonafini logró que, través de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, encarar un plan de viviendas sociales financiadas por el Estado, para lo que recibió entre 2005 y 20011 266 millones de dólares.
El proyecto era construir 4.757 casas en distintos lugares del país, pero Sueños Compartidos sólo entregó 822 viviendas y dejó de pagar los salarios a los obreros que las construyeron. Madres quedó entonces en la mira por el destino del dinero y se abrió por presunta malversación de fondos públicos.
En Sueños Compartidos Hebe de Bonafini decidió que estuviese Sergio Schoklender, quien junto a su hermano Pablo estuvo 14 años preso por asesinar a sus padres en 1981.
Schoklender se convirtió en apoderado de las Madres, bajo el ala protectora de Bonafini, hasta que la titular de Madres le endilgó todos los cargos de malversación en la construcción de viviendas. Bonafini se considera víctima en la causa, pero al ser citada en agosto pasado para que prestase declaración, se resistió a la detención rodeada de cientos de seguidores
Sergio Schoklender, por su parte, afirma que Bonafini era la única responsable del manejo de los fondos de Sueños Compartidos.
El juez también procesó al ex secretario de Obras Públicas, José López, preso y famoso por intentar ocultar en un convento un bolso con casi 9 millones de dólares. Y a Pablo Schoklender. En cambio, sobreseyó al ex ministro de Infraestructura, Julio de Vido.
Lo cierto es que la causa avanzó. Y de Bonafini, no sólo debe declamar, sino demostrar su inocencia.

Lo decidió la Gobernación bonaerense para quienes integran la fuerza policial. Y ahora, el diputado por la Séptima Sección Electoral, Eduardo "Changui" Barragán, presento en la Cámara de Diputados un proyecto promoviendo la eliminación del consumo de estupefacientes y sustancias prohibidas dentro de los distintos órganos de la administración pública, y fijando un procedimiento para el control del consumo de dichas sustancias para las personas que ocupen cargos de relevancia en los tres poderes del Estado.
Si bien no es la primera vez que un político propone que los funcionarios se realicen estudios para detectar el consumo de drogas, es la primera ocasión que un diputado provincial bonaerense presenta un proyecto de ley por el que se establece un mecanismo de control en los tres poderes del Estado y las sanciones contra los posibles consumidores.
La iniciativa del legislador del Frente Cambiemos establece como condición obligatoria para la asunción y permanencia en los cargos públicos la inexistencia de dependencia de substancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas ilegales, a menos que se justifique su consumo por un tratamiento médico.
"El deber fundamental que tiene el Estado frente al abuso de drogas es tener un diagnóstico preciso, franco y consensuado. Es esencial que sus dirigentes y funcionarios tomen medidas urgentes e inmediatas para abordar este enorme flagelo que impacta de lleno sobre la salud y la vida de millones de bonaerenses", dijo el diputado.
Para Barragán, todo aquel que ejerce responsabilidades públicas, sea diputado, senador, intendente o concejal, debe estar "física y psíquicamente apto para ejercer el cargo en el que fue designado, libre de cualquier tipo de dependencia a sustancias que afecten su vida personal y laboral".
"Es imprescindible propugnar como requisito de permanencia en los niveles políticos y jerárquicos de la función pública el carecer de adicción a drogas ilegales", sostuvo el Diputado.
Bajo esa concepción, también debería someterse a las pruebas a fiscales y jueces, entre otros poseedores de cargos públicos cuyas decisiones gravitan en la sociedad.
Claro que no debe estigmatizarse, y para aquellos que arrojan resultados positivos en un control, quizá deba mantenérselos en el anonimato, alejarlos de los cargos transitoriamente, y mientras tanto acercarles herramientas para el combate de la adicción.
Es decir, en lugar de castigar, facilitar el camino para la rehabilitación.
Para algunos, la medida tiene algún viso de inconstitucionalidad porque roza la intimidad de las personas, pero por otro lado es cierto que los funcionarios tienen obligaciones.
Quienes ocupan cargos toman decisiones, firman resoluciones, generan leyes y ordenanzas, trabajan para la gente y eso demanda una responsabilidad.
Por otro lado, está claro que quien se droga se vincula con la ilegalidad, y mientras el Estado encara campañas contra las acciones, los gobernantes deben dar ejemplo.

Lo que será la 74 Exposición de Ganadería, Agricultura, Industria, Comercio y Productos de Granja, transformada en "Expo25", porque ampliará el abanico de participantes y sumará eventos de diferentes características, aparece como una gran oportunidad para que 25 de Mayo demuestre su potencial.
Debe celebrarse la decisión de la Sociedad Rural de volver a organizarla y de arriesgar económicamente para que sea de acceso libre y gratuito. "Era un clamo popular. Los vecinos siempre nos preguntaban por qué no se hacía, cuándo volvería. La comisión directiva determinó emprender el desafío, que implica mucho trabajo, pero hay mucho entusiasmo", dijo a La Mañana el presidente de la entidad, Alberto Larrañaga.
Apenas anunciada, las expectativas crecen con el transcurso de los días pese al tiempo que resta para vivirla, tanto que son muchos los empresarios, comerciantes y emprendedores veinticinqueños y de la región que están comunicándose para alquilar stand o tomar parte con charlas, muestras, etc.
La Expo empezará el 11 de octubre con los tallares y charlas técnicas y los remates de hacienda y tendrá sus días centrales el sábado 14, domingo 15 y el lunes 16, feriado.
Habrá concursos y remates de vacunos y ovinos, exposición de aves, y charlas para productores ganaderos y agrícolas, sabiéndose las capacitaciones a través de profesionales entendidos en la economía y las producciones son fundamentales en un tiempo donde el mercado mundial exige producir bien y con eficiencia.
Más allá de lo estrictamente rural, la Expo constituirá un espacio de encuentro e intercambio de experiencias, donde se publicitarán productos y servicios, se venderá, se comprará y, sobre todo, se compartirán jornadas agradables como las que la Rural siempre acostumbró a regalar en su predio.
Pensar en la Expo es imaginar decenas de personas trabajando, propiciándose la creatividad, movilizándose energías sociales que ayudan a fortificar la identidad de la comunidad, porque como pocas cosas el evento integra a todos los sectores de la sociedad.
Y es, por supuesto, advertir la oportunidad para que 25 de Mayo se ofrezca como lugar de visita para foráneos, porque no puede omitirse que la muestra, por su abanico de actividades y ofertas y su accesibilidad gratuita, es igual o más convocante que el carnaval que distingue a la ciudad.
Por años fue un acontecimiento que motorizó, jerarquizó y caracterizó a 25 de Mayo, y a partir de la edición de octubre seguramente ocurrirá lo mismo.
En ese sentido, y amén de la labor intensa y comprometida de la Sociedad Rural, es importante que cada actor de la comunidad haga su aporte, apostando con un stand, concurriendo, difundiendo… todo suma para alcanzar el éxito que se descuenta, y que significará un movimiento social y económico para la comunidad, porque cada stand requiere comprar artículos en comercios, contratar el servicio de diferentes oficios, generando por algunos días mano de obra intensiva.
La "Expo" hará mover la rueda económica, algo que mucho necesita 25 de Mayo. Y también, que es lo más relevante de cara al futuro, invita a que cada ciudadano se sienta partícipe de mejorar la realidad individual y colectiva. La muestra es una excusa perfecta para entusiasmarse, para creer, para hacer, para crecer. Así como siempre es un buen momento para plantar un árbol, que se haya retomado la realización de la Exposición es un buen momento para un abrazo veinticinqueño que rompa las grietas en diferentes aspectos de la vida y muestre que hay una comunidad que, si se une y se decide, puede y tiene todo para crecer.

Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, escribió un ensayo sobre ética, carácter, justicia y felicidad que invita a reflexionar para modificar, si es necesario y cada no lo considera, el andar individual y colectivo por la vida.
Entre tanto bombardeo de información, noticias que deben cotejarse para confirmar veracidad, sobre todo porque en las redes sociales puede publicarse lo que se le ocurra a alguien sin censura ni castigo legal aún cuando se sobrepasan límites, es bueno detenerse, leer, nutrirse de pensamientos y actuar.
Un resumen del escrito de Cortina sirve para eso: La palabra ética es hermosa. Viene del griego êthos, que significa carácter. Todas las personas se forjan un carácter, las instituciones se forjan un carácter, los pueblos se forjan un carácter. Nacemos con un temperamento, pero nos vamos haciendo por repetición de actos un carácter. Nuestra vida, la de las personas, la de las instituciones y los pueblos consiste, a fin de cuentas, en la forja de ese carácter que necesariamente adquirimos. Y de eso trata la ética: de la forja de un buen carácter. Pero, ¿qué quiere decir forjarse un buen carácter?
A lo largo de la historia dos candidatas se han ido ofreciendo como orientaciones para forjarse un buen carácter: justicia y felicidad. Y las dos han ido generando utopías, las utopías de la justicia y las de la felicidad. Los seres humanos nos hemos orientado muy acertadamente hacia crearnos un carácter en el sentido de la justicia y también en el sentido de la felicidad. Y así como las personas y las instituciones tienen que ser justas, las personas tienen que ser felices.
La justicia es una obligación de las instituciones y de las sociedades, de la misma manera que la verdad es una obligación de los sistemas científicos. Una institución que no pretenda ser justa es ilegítima, una sociedad que no pretenda ser justa es una sociedad inhumana. Las instituciones y las sociedades tienen que pretender ser justas, las personas además de ser justas sueñan con ser felices. Por eso las instituciones han de establecer las bases de justicia indispensables para que las personas puedan proyectar su felicidad como bien les parezca, siempre que no atenten contra la felicidad de los demás.
Lamentablemente, al hilo del tiempo las utopías de la justicia han entrado en conflicto con las de la felicidad. ¿Por qué? Porque la felicidad ha venido a entenderse como bienestar, como simplemente estar bien.
"El que esté bien, que no se mueva", reza un dicho. El bienestar nos hace acomodarnos, y si vienen otros de otra tierra porque no están bien, y por eso se mueven, les podemos tirar al mar o enviarlos de nuevo al lugar donde no estaban bien. Porque ellos no están bien, pero nosotros sí, para qué tenemos que movernos. Ese principio ha sido la causa en muchas ocasiones de que los afanes de justicia hayan entrado en conflicto con la aspiración a la felicidad; o, mejor dicho, con el bienestar.
¿Quién ha dicho que tener muchas cosas materiales produce la felicidad? Pensar así es cinismo puro, y es imperdonable.
El gran desafío es diseñar una idea de felicidad que incluya, como un componente suyo ineludible, el afán de justicia. Hemos depauperado excesivamente la felicidad, la hemos dejado en elemental bienestar, en estar bien, en tener lo suficiente. Somos muy modestos y no nos atrevemos a hablar de felicidad, sino, a lo sumo, de calidad de vida: llevar una vida de calidad, todo pequeñito, modesto, poco ambicioso. Y, sin embargo, es preciso recuperar la aspiración a la felicidad.
El objetivo es diseñar una idea de felicidad que tenga como componente ineludible la justicia. Entonces sí podremos entender de qué se tratan los derechos humanos.