Buscador de Noticias

Как сделать потолок из гипсокартона. Как сделать подвесной потолок в доме. Какой потолок лучше сделать. Отделка ванной комнаты. Быстрая отделка ванных комнат панелями. Отделка ванной комнаты пластиковыми панелями. Кровля крыши профнастилом. Качественные материалы для кровли крыш. Крыша из мягкой кровли. Самоделки для сада. Успешные самоделки для сада своими руками. Самоделки для сада и огорода. Ванная мебель для ванной комнаты. Купить мебель для ванных комнат недорого. Заказ мебели для ванной комнаты. Бизнес малое производство. Самый малый бизнес идеи производство. Новый бизнес производство. Монтаж дверей своими руками. Быстрый монтаж входных дверей. Легкий монтаж пластиковых дверей. С чего начать ремонт квартиры. Быстрый ремонт дома с чего начать. Ремонт своими руками для начинающих.

                                    

19 Mar

Presión tributaria

Publicado en Editorial

El Estado se queda, percibiendo impuestos, con más de un tercio de lo que se produce en el país cada año. "La presión tributaria puede originarse por aplicar tasas nominales altas e incrementar los controles sobre la economía formal, que es la que paga impuestos, para compensar sobre los que no tributan. Otra manera de verlo podría ser, considerando que la economía informal nace, se mantiene y se incrementa por la pesada mochila tributaria que tienen que soportar la economía", explicó José Luis Ceteri en un informe en El Cronista.
Dependiendo la posición que se tome, se fundamentará a la planificación de la política tributaria: acentuándose más la presión para el caso que no se pueda controlar a los informales, o aumentando los controles sobre la economía marginal, sin molestar a los que vienen cumpliendo. Por ejemplo, bajar la alícuota del IVA al 10%, para que paguen todos, agudizando los controles, o dejándola en el 21% para que la paguen los que circulan por el circuito formal.
La economía informal está integrada por "actores justificados", que -aunque quieren- no pueden incorporarse al circuito formal. También por los "no justificados", que eligen transitar intencionalmente ese camino, con la idea es obtener más ganancias de las ganancias. En la economía informal, no existe nadie interviniendo, ni regulando.
En la década de los 90 se probaron medidas de flexibilización laboral. Más tarde se intentó, con un alto costo para la democracia, con la "Ley Banelco". También hubo un blanqueo laboral en 2009, proponiéndose a empleadores realizar correcciones de sus relaciones laborales, quedando liberados de multas y sanciones. El plan permitía registrar trabajadores, rectificar sueldos y la fecha de ingreso. Hubo además reducción de contribuciones patronales para las nuevas contrataciones.
En 2001, el decreto 814 redujo las contribuciones patronales para las Pymes y luego la ley 26.940 aprobó reducción permanente del 50% de las Contribuciones de Seguridad Social para quienes empleaban hasta 5 trabajadores. A eso se le sumó un blanqueo y una moratoria impositiva.
Después de la ley 27.260 de blanqueo de activos y moratoria, que salieron en el mismo texto legal del de la reparación histórica de los jubilados, se sancionó la Ley 27.264, que otorga beneficios fiscales para las Pymes (con diferimiento en el pago del IVA, eliminación de Ganancia Mínima Presunta, compensación para algunas empresas del Impuesto al Cheque, etc.). Más tarde, llegó la ley 27.430 y la sanción de las leyes tarifarias provinciales, que redujeron la carga tributaria para las empresas, pero para compensar subieron los impuestos que recaen sobre los contribuyentes individuales.
Repitiendo el mismo esquema que se utilizó años atrás, y que no produjeron muchos resultados, el Gobierno envió al Congreso un proyecto de ley de promoción al primer empleo y del fomento a la formalización de nuevos empleos, que contempla exenciones de contribuciones patronales de seguridad social y compensaciones económicas para la contratación de trabajadores.
El beneficio consiste en una exención de las contribuciones de seguridad social, que puede llegar hasta el 100%, considerando la base de cálculo de remuneración bruta que no supere una vez y medio el importe del salario mínimo vital y móvil. No hay exenciones sobre las contribuciones destinadas a la obra social ni de las cuotas de ART.
El tercer punto del proyecto alude a la creación de un Régimen de Regularización del empleo no Registrado. Por el mismo se condonan las deudas por hasta 10 trabajadores no registrados, las multas y sanciones tributarias por las deudas previsionales. A partir del trabajador 11 que se regularice, sólo se tendrán que ingresar las cargas sociales correspondientes a ese trabajador.
Esa iniciativa quedó congelada en el Senado y ahora el presidente Mauricio Macri, en su último discurso en el Congreso, anunció que serán enviados proyectos laborales desdoblados. Muchos de los puntos del blanqueo que se proponen coinciden con el texto del año 2009. Es casi una réplica del mismo.
Por tanto, las medidas a implementarse dependerán de si para el Gobierno la presión tributaria es causa efecto de la informalidad. Descifrando eso podrá aventurarse qué ocurrirá.
Lo cierto es que si no se avanza en cambios que dejen de asfixiar a quien produce y emplea, será imposible activar el mercado laboral y combatir la informalidad.

15 Mar

Genio y ejemplo

Publicado en Editorial

"Sólo somos una raza avanzada de monos en un planeta menor de una estrella promedio. Pero podemos entender el Universo. Eso nos hace muy especiales". No soy religioso en el sentido normal. Creo que el universo es gobernado por las leyes de la ciencia. Las leyes pueden haber sido decretadas por Dios, pero Dios no interviene para romper las reglas".
Solo dos frases de Stephen Hawking, que murió a los 76 años y que con cada palabra invitaba a pensar, a reflexionar, a cuestionarse hasta el accionar propio.
Pero no sólo fue un genio de la astrofísica, también fue un ejemplo de superación. Afectado de ELA desde los 21 años, y con mínimas expectativas de vida, sobrellevó la enfermedad degenerativa, que no lo venció ni siquiera en sus últimos años, ya que sentado en una silla de ruedas, desde 2005 sólo podía comunicarse moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz.
No es exagerado afirmar que Hawking se convirtió en el científico más conocido del planeta, a partir de la publicación en 1988 de "Historia del Tiempo", libro que le catapultó al estrellato. Parte de esa fama se debió a su incomparable talento para la divulgación científica en el campo de la astrofísica, condimentada con su ingenioso sentido del humor.
Su vocación y la brillantez que siempre mostró como alumno le abrió las puertas de las dos grandes universidades británicas: primero Física en Oxford, y después Cosmología en Cambridge. Fue durante su primer año como estudiante doctoral en esa última universidad, con 21 años recién cumplidos, cuando empezó a sentirse progresivamente débil, e incluso a caerse al suelo sin ningún motivo aparente. Se le diagnosticó esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que deteriora progresivamente la capacidad motora del organismo. Los especialistas pronosticaron que viviría uno o dos años como mucho. A pesar de que inicialmente se sentía "como un personaje trágico" y pasaba días enteros "escuchando a Wagner", decidió regresar a Cambridge y volcarse de nuevo en sus estudios. Un factor crucial en sus renovadas ganas de vivir fue su noviazgo con Jane Wilde, la mujer que le animó a seguir luchando y se convirtió en su esposa y madre de sus tres hijos (posteriormente se divorció para casarse con su enfermera). A partir de ese momento, su carrera científica y académica tuvo una trayectoria meteórica. Tras completar su licenciatura en Oxford y doctorarse en Física por Cambridge, a los 28 años ya era considerado uno de los astrofísicos más brillantes de su generación, fundamentalmente gracias a sus contribuciones al estudio de los orígenes del universo y la naturaleza exótica de los agujeros negros. Por un lado, apuntaló la teoría del Big Bang, al comprobar que el universo pudo surgir espontáneamente de una "singularidad"; es decir, un punto de densidad infinita "que no pudo haber provenido de un universo previo". O como le gustaba decir al propio Hawking, "preguntar qué ocurrió antes del Big Bang es cómo preguntar qué hay más al sur del Polo Sur".
Luego demostró cómo, en sus propias palabras, los agujeros negros "no son tan negros" como se creía, en el sentido de que estos sumideros cósmicos, aunque ni siquiera dejan escapar a la luz de su atracción gravitatoria, sí emiten algunas partículas (bautizadas como "radiación Hawking", en honor al nombre de su descubridor).
En 1985 debió someterse a una traqueotomía que le dejó sin habla y aprendió a comunicarse a través de un sintetizador de voz que se diseñó para él, y que activaba eligiendo palabras o frases en una pantalla de ordenador mediante movimientos con las manos y los ojos.
Pese a las dificultades, decidió dedicarse cada vez más a llevar sus conocimientos sobre el Universo a la humanidad a través de obras divulgativas como "Historia del Tiempo", que con más de 10 millones de ejemplares vendidos en más de 35 idiomas, batió todos los récords para un ensayo de divulgación científica. Cosechó más éxitos editoriales.
Hawking se reía de quienes le equiparaban a Newton o Einstein porque lo consideraba una exageración absurda, pero es innegable que sus trabajos sobre el Big Bang, la formación de las primeras galaxias y los agujeros negros se consideran aportaciones de gran trascendencia en el campo de la cosmología.
Stephen Hawking será recordado no sólo por demostrar el impacto que puede tener la ciencia en la sociedad, si se cuenta de forma comprensible y divertida, sino por dar con el ejemplo de su vida una impresionante lección de hasta dónde puede llegar un ser humano cuando se propone superar la adversidad más cruel.

14 Mar

El año de Bergoglio

Publicado en Editorial

Desde que fue elegido, hace cinco, Jorge Mario Bergoglio no ha vuelto a su tierra. Salió de Buenos Aires casi con lo puesto para acudir a un cónclave y nunca volvió. En la Argentina dejó a toda su familia, su entorno más cercano, sus contactos políticos y a San Lorenzo.
También dejó la peluquería donde se cortaba el pelo, el quiosquero al que llamó en persona para explicarle que ya no iba a necesitar sus servicios, el popular barrio de Flores donde se crió y las villas miseria que recorría para conocer los problemas de los pobres. Acaba de hacer obispo a uno de esos curas villeros que tanto alentó, pero no vuelve a visitarlos.
En 2013 tenía que asentarse. En 2014 aún estaba en el poder Cristina Fernández de Kirchner, con la que tuvo enfrentamientos durísimos cuando era arzobispo de Buenos Aires. En 2015 había elecciones presidenciales. En 2016 Macri vivía momentos duros de crisis económica y tensión social. En 2017 de nuevo elecciones, esta vez legislativas.
¿Y en 2018? Este año se acabaron las excusas. Y con el viaje en enero a Chile, el Papa Francisco agotó cualquier margen, provocó un fuerte rechazo incluso entre quienes habitualmente son moderados con él, y desató la pregunta que recorre Buenos Aires. ¿Y si no vuelve nunca?
El 2019 es año electoral de nuevo, y la relación -¿tensión?- con Mauricio Macri no remite. Bergoglio tiene 81 años y la posibilidad de que nunca vuelva a su tierra se empieza a plantear por personas como el periodista Joaquín Morales Solá, quien mantiene contactos con el Papa y asegura que estaba previsto que viajara en 2018, algo que él mismo ha descartado recientemente en una conversación con la cúpula de la Iglesia argentina.
¿Qué le pasa al Papa? ¿Por qué un hombre aclamado en todo el mundo no puede volver a su tierra?
Ha dejado caer que no lo hará hasta que no vea que su viaje no será controvertido, no generará división sino unión. Pero cada día parece más lejano ese momento. No hay un solo argentino, incluido Messi, que no genere controversia entre sus propios compatriotas. Pero con el Papa es peor. Francisco se ha convertido en uno de los ejes de la grieta que separa la política local. Hablar bien o mal de él coloca a un lado a otro.
Su indisimulado enfrentamiento con Macri y su regreso a la ortodoxia económica, su acercamiento a personajes muy polémicos de la oposición, como la líder de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, han provocado en el mundo cercano al presidente y en el antiperonismo en general, que en buena parte es de componente católica, un rechazo visceral.
Macri, que para Francisco representa una política económica que rechaza, ha tocado la última tecla que faltaba para chocar con Bergoglio, al abrir paso en el Congreso al debate para la despenalización del aborto.
Ya nadie finge. En la Argentina se escriben cosas del Papa que nadie en ningún otro país se animaría a decir. Una parte lo ve como un político más, implicado en la enrevesada batalla local de la que nadie sale indemne.
La visita a Chile, donde ofreció discursos muy políticos de crítica al capitalismo y se negó a recibir en audiencia a Nicolás Piñera, gran aliado de Macri, ha alentado aún más ese abismo que lo separa de personas que deberían ser devotos del Papa de su propio país, en especial los católicos conservadores de las clases acomodadas.
En ningún país se destacaron tanto los "faltazos" de público en las misas del Papa en Chile como en nuestro país. Muchos parecían disfrutar de esos problemas, mientras otros católicos de base, entusiasmados por la idea de tener un Papa argentino, se quejan de que estas peleas de altura están impidiendo que ellos puedan ver en Buenos Aires a su Santo Padre.
Pero desde el entorno de Bergoglio insisten en que él tiene problemas mucho más grandes que la Argentina, y que "no está pendiente de la política local". Pero las constantes fotos con dirigentes locales y las cartas que envía o gestos que hace indican lo contrario. Ahora, la posibilidad de que no regrese nunca, algo que no sucedió con los últimos papas, el alemán Ratzinger o el polaco Wojtila, que sí viajaron a sus países de origen, consolida la idea que en la Argentina nadie logra ser indiscutible.

Se cumplen hoy diez años del inicio de uno de los mayores conflictos que debió afrontar el kirchnerismo, cuando intentó imponer retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias y desató con el campo uno de los mayores conflictos de su larga gestión de doce años y medio en el poder.
Ideada por el entonces ministro de Economía Martín Lousteau, y aplicada apenas cuatro meses después de que Cristina Fernández de Kirchner asumiera su primer mandato, la medida se convirtió en motivo de choques de alto calibre que incluyeron gigantescas movilizaciones en rutas de todo el país, algunas con represión incluida.
Proyectando un aumento en el precio de los commodities, la administración kirchnerista se entusiasmó rápido con la idea del entonces joven economista, el ahora líder de ECO. Lousteau era el "niño mimado" del gobernador bonaerense Daniel Scioli, quien lo había nombrado presidente del Banco Provincia, y cuando Cristina Kirchner fue electa presidenta, lo integró al Gabinete nacional.
Tiempo después al funcionario se le ocurrió modificar el sistema de derechos de exportación, introduciendo un esquema móvil, por el cual cuanto mayor fuera el precio internacional de la soja, el girasol y sus subproductos, más alta sería la retención que pasaría a engrosar las arcas del Fisco.
Las entidades del agro, enroladas en la Mesa de Enlace, hicieron rápido los números y se dieron cuenta de que en pocos meses miles de millones de dólares pasarían de mano si los pronósticos se cumplían, lo cual puso al campo en estado de ebullición.
Se organizaron asambleas en distintos puntos del país, y comenzaron los cortes de ruta, actos de reclamos en las principales ciudades y hasta una multitudinaria marcha a la Plaza de Mayo. Hubo paros, cacerolazos, movilizaciones y cortes de ruta que pusieron al borde del desabastecimiento al país.
La Resolución 125 impulsó, hasta el presente, la Mesa de Enlace, ya que las entidades agropecuarias que hasta ese momento se ignoraban, decidieron unirse para enfrentar lo que consideraban un nuevo "arrebato estatal". Así, referentes clave fueron los presidentes de Federación Agraria, Eduardo Buzzi; de Sociedad Rural, Luciano Miguens; de Coninagro, Carlos Garetto; y de Confederaciones Rurales, Mario Llambias.
Algunos analistas sostienen que la Resolución 125 profundizó la denominada "grieta" social y política que fue una de las características predominantes durante los gobiernos kirchneristas, y que persiste hasta la actualidad.
La sociedad se dividió entre aquellos que apoyaban el modelo kirchnerista de los que defendían el sistema agroexportador.
El tratamiento mediático del conflicto -con amplias coberturas de canales de gran audiencia- repercutió en las grandes ciudades y transformó un conflicto sectorial en un tópico de alcance nacional.
La norma, publicada el 10 de marzo en el Boletín Oficial, y explicada un día después por Lousteau, establecía un incremento de las retenciones a la exportación de soja del 35% al 44%, de girasol del 32,1% al 39,1%, mientras que se reducían las alícuotas para el maíz y el trigo en 1%.
Un rasgo característico de esta nueva modalidad impositiva era su movilidad, mientras que el porcentaje de los tributos quedaba circunscripto en forma proporcional a la evolución de los precios internacionales, entonces en fuerte alza.
Todo terminó el 17 de julio de 2008, cuando se produjo la derogación de esta polémica norma en el Senado -había sido aprobada en Diputados- con el "voto no positivo" de desempate del entonces vicepresidente Julio Cobos, quien desde ese día pasó a ser considerado un "traidor" por el kirchnerismo.

09 Mar

86.700 denuncias

Publicado en Editorial

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), ha publicado por primera vez los datos registrados de violencia de género. Lo hizo en la víspera del Día Internacional de la Mujer, evidencia de la importancia que ha decidido darle el gobierno de Mauricio Macri a la cuestión. Según los datos recogidos en todos los juzgados y comisarías de Argentina, 86.700 mujeres denunciaron en 2017 algún caso de agresión física o psicológica. El número cuadriplica el registrado cuatro años antes, en 2013, cuando los casos sumaron 22.577. La subida merece una aclaración, porque la cifra de aquel año se basa en datos a veces parciales, aportados por decenas de organismos públicos y sin el rigor estadístico necesario. Pero ha puesto en evidencia, en cualquier caso, que el problema está lejos de resolverse.
Los datos del Indec registran todo tipo de denuncias o pedidos de asesoramiento ante organismos públicos. La cifra suma incluso si la presentación fue realizada por una misma persona, en ocasiones distintas. Con todos esos datos, el Estado creó el Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres (RUCVM), que se difundirá todos los años y permitirá en el futuro comparar estadísticas.
Hasta ahora, eran organizaciones no oficiales, como la Casa del Encuentro, las más activas en el seguimiento de cifras, pero concentradas sobre todo en el número de feminicidios. Según el último informe de esta ONG, entre enero y diciembre del año pasado 295 mujeres fueron asesinadas por hombres, a un promedio de una cada 30 horas. La cifra fue la peor desde el primer registro, en 2008, e igualó el récord de 2013. El 51% murió en su casa y en el 83% la víctima conocía a su agresor. Los feminicidios dejaron, además, a 3.378 niños sin sus padres, el 66% menores de edad.
El Indec recoge ahora mucho más que los casos mortales, con la intención de dar un mapa más general del fenómeno de la violencia de género. El registro oficial encontró, por ejemplo, que las mujeres de entre 20 y 39 años suman el 60,2% del total de todos los casos reportados. Y pone también en evidencia que el 82.7% de las agresiones son responsabilidad de hombres que forman parte del círculo familiar de la víctima: el 45,5% eran pareja de la mujer agredida y el 36,9% su ex pareja. En el caso de las adolescentes, el 17,3% de los agresores fueron sus padres.
Como la estadísticas permiten hacer seguimientos de casos, pudo establecerse la frecuencia y la duración de las agresiones. El 23,8% de las mujeres dijo que su maltrato duró más de 10 años y el 40,5% entre 1 y 5 años. La mayor parte de los actos de violencia fueron psicológicos (86,9%), seguidos por los físicos, con el 67,4%.
La violencia de género no se resuelve en Argentina, pese a la visibilidad que ha alcanzado en los últimos años.