Buscador de Noticias

    

24 Ene

“Las semillas del Pro-Huerta serán para los que no pueden comprarlas”

“Debido a la reducción de los kits, pedimos a la gente que sea consciente. El que tenga la capacidad de poder adquirir las semillas, que lo haga. Es importante que queden para las familias que realmente las necesiten para su sustento”, dijo.

 

El 2016 fue un año de muchos cambios en el programa Pro-Huerta del INTA. En el caso de Saladillo, se está trabajando mucho con gente con intenciones de emprender. De hecho, a varios emprendedores hortícolas se los acompañó mediante la entrega de insumos y semillas. Se trata de productores que dedican una parte de lo que hacen a la actividad comercial.
“La gente se puede acercar a nuestra oficina para con-seguir asesoramiento y ayuda. Para eso estamos”, expresó la técnica del Pro-Huerta, Rosana Nogareda.
Con respecto a la entrega de semillas, el programa realizó algunas reestructuraciones. En lugar de 500 kits, la oficina de Saladillo distribuirá cerca de 300, a partir del mes entrante, con motivo de la campaña otoño-invierno.
Nogareda indicó que el programa debe apuntar a las familias que necesitan asegurar su alimentación. «Por lo tanto, a partir de este año, las semillas estarán destinadas a las familias de bajos re-cursos que no las puedan comprar en el mercado”, aclaró.
“debido a la reducción de los kits, pedimos a la gente que sea consciente. El que tenga la capacidad de poder adquirir las semillas, que lo haga. Es importante que las semillas del Pro-Huerta queden para las familias que realmente las necesiten para su sustento”, enfatizó.
Nogareda señaló que mucha gente prefiere las semillas del Pro-Huerta porque no siempre las que se compran en los comercios tienen el mismo poder germinativo.

 

Con escuelas
En 2016, el Pro-Huerta de Saladillo recibió menos semillas que las que recibirá para la campaña otoño-invierno de 2017. Ese año, a partir de un convenio, la Escuela Agropecuaria de Cazón pudo comercializar los plantines que produjo en el establecimiento. Por lo tanto, la gente que no pudo recibir semillas, tuvo la posibilidad de adquirir plantines a bajo costo. “Eso fue muy interesante”, subrayó.
Además, el Pro-Huerta está trabajando actualmente con el CEPT de La Barrancosa. Gracias a las semillas que les proveyó el INTA, la Escuela está generando nuevas semillas para la institución y para el Pro-Huerta mismo. “Lo que quiero explicar con esto es que cada horticultor puede generar su propia semilla, a partir de las que se llevan del Pro-Huerta”, señaló.
Días pasados, Nogareda visitó el Vivero Municipal de Cazón para ver cómo está funcionando el proyecto de frutales. “El balance es positivo. En 2016 tuvimos frutales y este año sucederá lo mismo”, adelantó la técnica, e indicó que la intención de este programa es acompañar emprendimientos dedicados a la producción de frutas envasadas. Los interesados se podrán acercar a partir de abril de 2017 para inscribirse.

 

Curso de cocina
A partir de marzo, a través del INTA Pro-Huerta, se llevará a cabo el curso “Se cocina lo que se produce”, a cargo de una chef de Saladillo.
La intención es que toda la gente que tiene huerta pueda darle una mejor utilización a su producción. Constará de siete encuentros mensuales y abarcará temas co-mo elaboración de panificados, conservas dulces y saladas, cómo cocinar hongos comestibles, ensaladas con semillas, jugos y licuados y cocina al disco. Tendrá un costo razonable para cubrir los honorarios del disertante y el material. La actividad será teórica y práctica y se dictará en horario de mañana. En febrero se realizará una preinscripción, una vez que se defina el lugar físico para la capacitación.